Contáctanos a través de:
Tlacolula Foto Ibz Omar Tlacolula Foto Ibz Omar

Comida Prehispanica

El pueblo de Tlacolula, la esencia zapoteca de Oaxaca

Tan antiguo como el siglo II antes de Cristo, en un gran valle oaxaqueño se ubica este pueblito que mantiene las originales tradiciones zapotecas.

La llamada Ruta del Mezcal en Oaxaca tiene pequeños destinos que van más allá de las fábricas del destilado y talleres artesanales, podemos descubrir tantas cosas con tan solo asomarnos al pueblo de Tlacolula ubicado en este tradicional estado. 

Esta población milenaria se asentó en un gran valle con prados verdes, lagos y espacios que permitieron el gran apogeo cultural de los zapotecas.

Tlacolula Foto Matt Borden

Tlacolula. Foto Matt Borden

Desde su fundación en el siglo II (A. C) Tlacolula fue de gran importancia y hoy en día muchas tradiciones siguen latentes como si fuera otra época. 

Pueblo de Tlacolula, la esencia zapoteca de Oaxaca

Tlacolula, como todos los pueblos antiguos, desde sus inicios se caracterizó por costumbres como “el trueque” y aún conserva esta actividad milenaria.

Tlacolula Foto Pablo Sierra

Pueblo de Tlacolula. Foto Pablo Sierra

En el pueblo se realiza este intercambio y también la venta de productos agrícolas en su mercado municipal.

Vendedores y compradores llegan de pueblos vecinos (o de la ciudad de Oaxaca) porque aquí es el lugar en el que la frescura es sinónimo de calidad. Además todo huele y sabe delicioso, es un momento para poner a prueba los sentidos.

Tlacolula Foto Graha Mulligan 1

Tlacolula. Foto Graha Mulligan

Al entrar al mercado podrás ver a mujeres con sus vestidos típicos, sentadas de rodillas vendiendo “blandas”.

Se trata de tortillas grandes de unos 40 centímetros de diámetro que muchas personas usan para realizar empanadas (quesadillas) de amarillito o flor de calabaza.

Tlacolula Foto Hanoi Mark

Tlacolula. Foto Hanoi Mark

Es indiscutible percibir los aromas de adobo, carnes y el quesillo que de pasar por los pasillos se te antoja todo platillo que se prepara en las fondas.

Sus productos son increíblemente frescos

Los vegetales y las frutas son increíblemente frescas, aquí encontrarás productos como el miltomate, el jitomate riñón (con esta peculiar forma), guajes, bules, maíz, chiles secos, pitiona y la hierba de conejo (quelites comestibles muy característicos de la cocina oaxaqueña)

Tlacolula Foto Graha Mulligan

Pueblo de Tlacolula. Foto Graha Mulligan

En cada puesto tu olfato será extasiado por los singulares ingredientes.  Pero ¡qué tal el pan! es otra estrella que identifica al pueblo.

Hay muchos, desde los que llevan doble mantequilla, el dulce marquesote, el de yema, hasta el delicioso Pan de Cazuela, hecho con una suave miga, pasta de cacao, pasas y canela.

Tlacolula Foto Angelica Portales

Tlacolula. Foto Angelica Portales

Recomendaciones para disfrutar del pueblo de Tlacolula

Pan y conversación:

Te recomendamos sentarte a tomar una taza de chocolate con un pan y ver la actividad de los habitantes, incluso si corres suerte podrás escuchar platicas en zapoteco. 

Tlacolula Foto Protoplasma

Tlacolula. Foto Protoplasma

Aroma a flores en el templo:

No te pierdas el gran mural con elementos pictóricos de la identidad del pueblo. Camina unos pasos y llegarás a la Parroquia de Santa María de la Asunción, un templo con dos pequeños campanarios y una portada muy sobria.

Flores en Iglesia Foto El Souvenir

Flores en Iglesia. Foto El Souvenir

Al entrar el aroma  de flores y copal invade la nariz. La mirada te llevará a mirar su desgastada cúpula y sus detalles decorativos de gran belleza. 

Tlacolula Foto El Souvenir 2

Tlacolula. Foto El Souvenir

Capilla del Cristo de Tlacolula:

En un rinconcito de este templo está la Capilla del Cristo de Tlacolula, se dice que fue la primera construcción católica de la región (1561).

Tlacolula Foto Manuel Neunte Flickr

Pueblo de Tlacolula. Foto Manuel Neunte Flickr

El lujo de su interior es tan misterioso como fastuoso. Existen esculturas de gran relevancia como el Cristo, pero algunas que son un poco tétricas como los mártires (obispos y santos decapitados).

Tlacolula Foto El Souvenir 22

Tlacolula. Foto El Souvenir

También hay figuras graciosas como una pequeña mulita, un detalle de la ornamentación muy extraña en un templo

Tlacolula Foto El Souvenir 20

Tlacolula. Foto El Souvenir

La cera de las veladoras invade el ambiente con su perfume y el titilar de la lumbre ilumina el altar con baja luz.

Después de visitar la iglesia puedes descansar con una nieve de garrafa en el Parque municipal viendo las casas coloniales que hay en su contorno.

Tlacolula Foto El Souvenir 4

Tlacolula. Foto El Souvenir

Las Moliendas de la calle Juárez:

La calle Juárez es la vía que conecta y atraviesa a todo el pueblo, es aquí donde negocios tradicionales venden y cautivan a los visitantes con productos de la región, tal como el mole y el chocolate.

Los molinos son aquellos locales antiguos en donde se fusionan las moliendas de chiles y cacao, desprendiendo una fragancia tan exquisita que es difícil no llevarte un par de bolsas. 

Tlacolula Foto El Souvenir 5

Tlacolula. Foto El Souvenir

Puntos imperdibles:

A los alrededores de la cabecera municipal del pueblo de Tlacolula, está la cruz monumental de Yagüi y las zonas arqueológicas de Lambityeco y Dainzú, con pequeños edificios prehispánicos tan interesantes para el viajero, como importantes para la población local.

mezcal Aaron Rodriguez

Mezcal. Foto Aaron Rodriguez

Además de echarte un par de mezcales en la Ruta del Mezcal en Oaxaca; cuando vas hacia el Pueblo Mágico de Mitla o a idílico Hierve el Agua, haz una parada en Tlacolula para descubrir parte de la esencia zapoteca de Oaxaca. #NuncadejesdeViajar

Tlacolula Foto El Souvenir 1

Tlacolula. Foto El Souvenir

Comida Mexicana

Quesadilla… ¿con o sin queso? ¡Descubre su historia!

¡Desde la quesadilla de harina en el norte, hasta la tlayuda en Oaxaca!

Portada quesadillas. FOTO- Cardamomo

¿Alguna vez te has preguntado por qué es tan especial? Y, sobre todo, ¿por qué ha generado uno de los debates culinarios más intensos de todos los tiempos: debe o no debe llevar queso? La quesadilla, un platillo tan sencillo pero tan versátil, ha sido un pilar de la gastronomía mexicana desde tiempos inmemoriales.

Una comida importante y famosa en México. FOTO- Rossenham
Una comida importante y famosa en México. FOTO- Rossenham

Cada bocado te transporta a través de siglos de historia, cultura y tradición. Un viaje donde cada sabor te cuenta una historia, cada textura te lleva a un lugar diferente. Ese viaje comienza con la humilde pero poderosa quesadilla.

Quesadilla: Historia

Se dice que los antiguos mexicanos ya preparaban un tipo de tortilla conocida como “tlaxcalli”, que se hacía con maíz. Estas tortillas se rellenaban con una variedad de ingredientes, tales como frijoles, carne, hierbas y flores.

Tlaxcalli, como el _nombre original_ de las tortillas. FOTO- Bullfrag
Tlaxcalli, como el _nombre original_ de las tortillas. FOTO- Bullfrag

La quesadilla mexicana más auténtica es originaria de las regiones del centro-sur de México. Con la llegada de los españoles, la manera en que se preparaban las quesadillas empezó a cambiar. Se empezó a incorporar ingredientes como el queso, traído por los conquistadores, y se generalizó el uso de diversos rellenos, como pollo, chorizo y verduras.

El origen de la tortilla.FOTO- Bullfrag
El origen de la tortilla.FOTO- Bullfrag

Con el tiempo, la tortilla de harina se hizo muy común en las quesadillas y otros alimentos de la cocina mexicana. Las tortillas de harina, inspiradas en las tortillas de maíz, están hechas de harina de trigo en lugar de maíz. Estas quesadillas se calentaban en comales de piedra.

¿Con queso o sin queso?

Es muy popular que en la Ciudad de México se tenga establecido que cualquier alimento puede o no llevar queso, mientras que, en el resto del país, la quesadilla debe llevar queso. ¡Entonces, vamos a descubrir la verdad!

Comida mexicana. FOTO- Cocinafacil
Comida mexicana. FOTO- Cocinafacil

Vayamos por partes; primero, cabe destacar que la palabra “quesadilla” es de origen español, por lo tanto, es una derivación del vocablo “quesada”, añadiendo “illa”, refiriéndose a un pastel pequeño de queso.

Por otra parte, esta palabra también puede referirse a diferentes alimentos, ya sea a un tipo específico de pastel elaborado con queso y masa, a un dulce elaborado como un pequeño pastel que se rellena con almíbar u otra delicia.

Quesadilla de masa azul. FOTO- Pinterest
Quesadilla de masa azul. FOTO- Pinterest

Este postre se realizaba desde el siglo XVIII, solo que era reservado para festejos especiales y exclusivo para familias adineradas.

Una tradición gastronómica

Cada estado tiene su forma de prepararlas; por ejemplo, en el norte del país se pueden encontrar las quesadillas preparadas con tortilla de harina, mientras que, en Oaxaca, se prepara la famosa “quesadilla de tlayuda”, que lleva ingredientes como tasajo, chorizo, nopales y salsa de chile.

Tradición Culinaria. FOTO-Web
Tradición Culinaria. FOTO-Web

¡Parece ser que este debate no tiene fin! Pero en lo que todos estamos de acuerdo es que las quesadillas son parte de una tradición gastronómica y lo que las caracteriza es su gran evolución, adaptándose a los ingredientes y sabores de cada región.

#NuncaDejesDeComer

Continua Leyendo

Comida Mexicana

POZOLE: Del palacio de Moctezuma a tu mesa

Este platillo emblemático con raíces prehispánicas ha evolucionado en más de 10 variantes a lo largo del país.

PORTADA Pozole

Hoy te queremos hablar sobre uno de los platillos más emblemáticos y deliciosos de la gastronomía mexicana: el pozole. ¡Este manjar nos transporta a tiempos ancestrales con cada cucharada!

Rojo. Foto - MSD
Rojo. Foto – MSD

El pozole tiene raíces prehispánicas, y su historia es tan rica como su sabor. La carne de cerdo es el ingrediente estrella en más de 10 variantes de pozole que se disfrutan en todo el país. ¡Y no es de extrañar, ya que el consumo per cápita de carne de cerdo en México es de 22.1 kilos al año!

Un platillo ceremonial

La leyenda del pozole es fascinante. Se dice que el emperador Moctezuma tenía un favorito, el “Pozotl” de Guerrero, que se enriquecía con carne de xolochcuintle, venado o de guerreros para hacerse más fuerte. ¡Incluso se menciona que los sacerdotes lo usaban en ceremonias! La carne de cerdo se incorpora a este platillo hasta la llegada de los españoles.

Leyenda. Foto - web
Leyenda. Foto – web

Todas sus versiones

Cada región de México tiene su propio pozole único. En Guerrero, te enamorarás del blanco, simple pero delicioso. Jalisco y Michoacán te conquistarán con su pozole rojo, picoso y aromático. Si buscas algo fresco, el verde de Guerrero te va a gustar.

Negro. Foto - web
Negro. Foto – web

Este platillo no se limita al cerdo. Hay de frijol, con una textura cremosa que te dejará sin palabras. En Colima, puedes probar el pozole seco, ahumado y suave. Michoacán te ofrece el pozole batido, cremoso y lleno de sabor. Y si te gustan los mariscos, no te pierdas el de mar y tierra de Colima y Jalisco, una combinación única de sabores.

Mar y Tierra. Foto - web
Mar y Tierra. Foto – web

También hay opciones vegetarianas como el pozole negro o vegetariano, que es perfecto para quienes prefieren una versión libre de carne, pero llena de sabor y nutrientes.

Un platillo que conquista todos los paladares

Embajador de Japón en México comiendo platillo. Foto - web
Embajador de Japón en México comiendo platillo. Foto – web

Ya sea blanco, rojo, verde o de mariscos, el pozole es un platillo que conquista a todos los paladares. Su versatilidad y riqueza de sabores lo convierten en un verdadero tesoro de la gastronomía mexicana. Así que, ¡alista tu cuchara y prepárate para disfrutar de este platillo que es pura historia en cada bocado!

#NuncaDejesDeComer

Continua Leyendo

Comida Prehispanica

La historia del pozole: Un platillo con historia en cada bocado

Una delicia con cientos de historias por contar….

México se cuenta a través de su historia y esta se compone de personajes que dejaron huellas, colores que dieron lugar a este gran cuadro de vida tricolor y por supuesto; sus sabores. La gastronomía mexicana es una de las más diversas y colorida a lo largo, ancho y basto del mundo y es que nuestra patria goza de un repertorio incontable de propuestas en todos y cada uno de los 32 estados; la carne asada en Chihuahua, la barbacoa en Hidalgo, el pescado zarandeado en Nayarit, el mole en Puebla, las enchiladas en su versión potosina o queretana, la cochinita en Yucatán por mencionar solo algunos.

El Souvenir, tenemos el gusto (guiño, guiño) de relatar la historia de uno de estos platillos emblemáticos de nuestro país; El pozole, un origen prehispánico que en su porvenir conlleva diversos periodos de historia en cada cucharada.

Maíz para pozole. Foto por Fundación Tortilla.

Para hablar de los orígenes de este exquisito platillo, debemos viajar unos cientos de años atrás en la historia de nuestro país; en época precolombina.

Partiendo con la aclaración de uno de los mitos en torno a esta delicia hecha a base de condimentos, maíz, lechuga, cebolla, chile y carne, siendo este último ingrediente un mal contado dato que nos dice que los primeros platillos llevaban también carne de seres humanos… NO.

La realidad es que su base fue la carne de un anima que el pueblo Mexica criaba para su consumo; Itzcuintlis, un antiguo canino mala mente confundido hoy en día con el xoloitzcuintle, también se
empleaba la carne de pacas comunes (familiar de los cerdos).

Historia del pozole. Foto por Cocina Fácil.

Sin embargo, en antiguos escritos de frailes españoles rescatan registros de que por lo menos en
unas cuantas tribus si era habitual su consumo con carne humana, practica que fue rotundamente prohibida durante su labor evangelizadora post conquista.

La conquista introdujo el cambio más importante en la composición del llamado por la población hasta entonces “la sopa cura penas”, sustituyendo todo tipo de carne por carne de cerdo.

Y según registros de también conquistadores españoles que llevaron de vuelta a Europa el conocimiento del llamado “Nuevo Mundo”, fue gracias a la intervención de navíos provenientes de Asia cuando la carne de pollo seria también añadida y agregada como otra variante de este manjar de maíz y carne.

Historia del pozole. Foto por Mas de México.

Previo al choque de culturas que significo para nuestros pueblos indígenas un cambio no solo de costumbres, sino de su total realidad; prepara este platillo era en su mayoría destinado únicamente para la elaboración de rituales y ceremonias que fungían como ofrendas y tributos a sus dioses, en el pueblo Mexica incluso se rescatan escritos y jeroglíficos en los que se narra el gran señor Xipe Tótec, dios
de la fertilidad y el maíz, así como también de la guerra, tenía especial aprecio y devoción por este sabroso tributo.

De la palabra en Náhuatl “Tlacatlaolli”, viene esta combinación divina a base de maíz, agua y carne de pierna o muslo; “maíz de hombre”.

Historia del pozole. Foto por CDMX Secreta.

En estos rituales que hoy en día representan un acto inhumano y cruel, se ofrecía la sangre y el corazón de los sacrificados para apelar a la dicha y bendición de los dioses, rogando por la sobrevivencia de los que venían, fertilidad de la tierra, más rayos de sol, protección de las cosechas y lluvia para purificar la
vida.

Por este valioso significado y simbolismo, este platillo era solamente destinado para la alta jerarquía, guerreros de élite y sacerdotes.

Elopozole de Puebla. Foto por Con Sabor.

Tras una herencia tan rica y basta de historia el pozole pasaría a ser uno de los platillos más representativos en México, volviéndose en tradición y patrimonio de la nación tras lograrse la independencia y soberanía de nuestra nación, pasando a formar parte de nuestra cultura e identidad, consumiéndose en masas, en eventos públicos y políticos y siendo una carta de presentación de nuestro México lindo y querido para el mundo.

Y es que como no considerar al pozole como una de las comidas más mexicanas, si contamos con los tres colores de nuestra patria en cada una de sus versiones; blanco en la mayoría del territorio, rojo, muy adoptado y disfrutado en Jalisco y Baja California y verde, popular en la zona sur en estados como Guerrero y Oaxaca.

Pozole verde. Foto por Mi Mero Mole.

Hoy en día existen por lo menos 20 variantes de pozole, siendo el más popular el pozole blanco con carne de cerdo o pollo, siendo el predilecto de la zona central del país, acompañado con orégano como el toque esencial, lechuga para el frescor, chile, cebolla y rábanos picados y para que pique como se debe, chile piquín molido o una salsa elaborada con chile de árbol, coronado este manjar digno de los dioses por unas gotas de limón.

El pozole tiene su representación en todos los estados, algunos quitando, o agregando o nidificando,
pero manteniendo la base en todas sus versiones; el pozole seco y sin caldillo en Colima. La versión de cueritos y cilantro en Chihuahua. El muy popular “elopozole” de Puebla, sustituyendo el grano de maíz típico por grano de elote en rojas tonalidades, pues chile guajillo y molido es también implementado.

Pozole seco de Colima. Foto por Diario Colima.

La versión con camarones de Nayarit. El pozole de garbanzos de Morelos y camarones secos. Estas por repasar en algunas, en El Souvenir te invitamos a degustar y disfrutar todas y cada una de estas deliciosas versiones.

Recordándote que en cada cucharada de pozole hay un pedacito de historia, colores de cada rincón del país, un toque prehispánico, esencia europea, una pizca asiática, y un todo que grita ¡Viva México! ¡Y viva el pozole! #Nuncadejesdecomer!

Pozole con mariscos de Nayarit. Foto por Kiwilimon.
Continua Leyendo

Trending