santa marina02

Como sabrás Querétaro se ha caracterizado por ser una de las entidades coloniales cercanas a la Ciudad de México con mayor vocación por el queso y el vino. Muestra de ello, es el festival que organizan año con año en Tequisquiapan y la famosa ruta de estos productos que abarca vinícolas y queserías con una alta demanda turística y gastronómica.

Si bien los mexicanos gustamos del queso en sus diferentes presentaciones, la mayoría del consumido proviene de la leche de vaca o de cabra, pero es muy raro encontrar uno de ovejas. Son pocos los productores en el país que le dedican un cuidado especial a otro queso proveniente de este tipo de ganado y que prontamente se coloca como favorito entre los degustadores de estos cuajados.

Por ello es que me interesó visitar el Rancho Santa Marina, que hoy en dia está abierto al público para todos aquellos amantes de los lácteos y en donde amablemente te pueden explicar el proceso de producción de quesos de ovejas de una manera entretenida y a la vez, pasar un excelente día en medio un ambiente sano de granja.

Pero las simpáticas ovejas no fueron el único detonante de mi interés por dicho Rancho, también lo fue el sello que presumen los productos de ser orgánicos, artesanales y gourmet.

Bajo esa curiosidad llegué al Rancho que comprende una extensión de 20 hectáreas de pastizales, en dónde las ovejas divididas en 3 grupos, viven libres, comen, duermen y se reproducen en un ambiente independiente casi en su totalidad, libres del ser humano.

santa marina03

Son cuatro machos los encargados de preñar a las 336 emancipadas ovejas hembras, quienes hoy día son una mezcla entre ovejas lecheras suizas y mexicanas. Esta combinación fue necesaria para conseguir una raza productora de leche propia, que a su vez pudiera sobrevivir en un clima semidesértico, como el de Querétaro.

Lo interesante del Rancho es el proceso de pastoreo pues dividen a las ovejas en grupos según su etapa de vida y estado láctico.

santa marina01

Las que están listas para dar leche son separadas y ordeñadas diariamente por 5 minutos para conseguir un aproximado de 600 ml. de leche por oveja, misma que se utilizará para crear alguno de los variados tipos de queso.

Hay algunas ovejas que dan leche por 200 días (como promedio) y otras hasta por 400 días y esto dependerá de la alimentación que tengan, la serie de hormonas que producen la secreción láctea y sus periodos de gestación.

Vale la pena mencionar que la leche adquiere sabores distintos dependiendo de los pastizales que hayan comido las ovejas. Por lo que, al ser ordeñadas se mezclan las leches y se obtiene el gran elixir que dará pie a la producción de los quesos de la temporada. Así que el sabor cambia un poco año con año lo cual los hace aún más interesantes y deliciosos.

Dentro de los productos que podemos degustar, el Rancho produce un queso fresco: El feta, y los demás son quesos maduros derivados de pastas lácticas con un reposo de hasta 25 días, un semi-madurado de dos meses, el madurado de hasta tres meses, y por último, el madurado en vino tinto que se deja curtir por 10 días y luego se introduce en vino hasta que adquiere el color Burdeos, se saca y se deja secar.

El Rancho Santa Marina cuenta con el certificado de orgánico desde 2003el cual se distingue por consentir a los animales y dejarlos en libertad mínimo el 90% de su vida, además de no usar pesticidas, ni químicos en el alimento, ni pastizales.

Otra característica para conseguir el título de “orgánico” es el compromiso de sustentabilidad del Rancho, pues éste produce su propia electricidad gracias a los paneles solares. Cuenta con un huerto y un pozo donde se acumula el agua de lluvia, misma que utilizan para regar los pastizales y el huerto. Formando con ello un ciclo ambiental y el correcto cuidado de la energía.

santa marina04

Dentro de los planes a mediano plazo del rancho, se presume abrir un restaurante único en dónde los comensales podrán cosechar su alimento, lavarlo, cocinarlo y degustarlo. Una idea que nos muestra el valor sobre el cuidado de la tierra y el amor hacia el mundo.

Te recomiendo ampliamente visitar el Rancho Santa Marina, porque encontrarás sabores de quesos y otros derivados de la leche que jamás has degustado. Son fuertes en su mayoría, pero muy placenteros al paladar, libres de lactosa y, ¡Provenientes de ovejas felices!.

Aquí más de la filosofía del Rancho, a través de este video:

GALERÍA DE IMÁGENES

Dejar respuesta