Contáctanos a través de:
Cena a ciegas con Club Premier. Foto Pxhere Cena a ciegas con Club Premier. Foto Pxhere

CDMX

Mi primer cena a ciegas. Una cucharada de realidad con Club Premier

Una experiencia gourmet que cambiara la forma en que percibes al mundo y a ti mismo. Déjame contarte de mi experiencia en la cena a ciegas organizada por Club Premier.

Cuando los de Club Premier me invitaron a participar en una cena a ciegas lo primero que imaginé es que nos taparían los ojos con un antifaz y nos harían probar diferentes platillos.

Para mi sorpresa la experiencia fue mucho más grande y gratificante que solo… apagar la luz y la cita fue en el restaurante Astrid y Gaston de Polanco.

El salón del restaurante Astrid y Gaston nos estaba esperando. Foto: El País.

Cena a ciegas con Club Premier

Los anfitriones fueron muy insistentes con el horario, puesto que una vez iniciada la cena no se podría ingresar. Solo fue cuando llegamos que nos dimos cuenta el porqué.

Una sección entera del restaurante había sido acondicionada para el evento. Bueno, al menos así lo parecía ya que las mantas del techo al suelo no dejaban ver más allá.

Cena a ciegas con Club Premier. Foto Helena Lopes
Cena a ciegas con Club Premier. Foto: Helena Lopes.

Algunas personas tomaban una copa en el bar de la entrada mientras esperábamos que nos llamaran. El ambiente era como si los viejos conocidos se hubieran reunido para ponerse al día.

De hecho, algunas personas si se conocían de eventos anteriores, ya que, como mencionamos, la cena a ciegas fue organizada por Club Premier.

Y fue exclusiva para sus socios como parte de su programa “Experiencias”. Programa que busca ofrecer opciones de entretenimiento originales para sus afiliados.

Reencontrarse debió ser grato para ellos. Foto: Helena Lopes.

Más que cenar sin luz

Algunas personas comentaban que se sentían nerviosas de lo que podría pasar. ¿Pues qué será? Pensaba yo. ¿Solo cenaremos a obscuras y ya, no? .

¡Ah qué equivocado estaba! No podía imaginar lo que estaba a punto de presenciar en mi primer cena a ciegas. Uno a uno nos fueron llamando.

De no entrar agarrados del hombro no habríamos llegado a nuestros asientos Foto bbc.
De no entrar agarrados del hombro no habríamos llegado a nuestros asientos. Foto: bbc.

Al parecer tendríamos que entrar en grupos y tomados del hombro para no caernos. Pronto llego mi turno y para mi sorpresa no nos vendaron los ojos.

La obscuridad dentro del área era tal que aunque me pusiera la mano frente a mi cara no la podía ver. Debo de aceptar que los primeros minutos me sentí algo ansioso.

Jamás pensé que la ausencia absoluta de luz me pudiera afectar de esa manera. Después de un rato, decidí que lo mejor era cerrar los párpados para no forzar la vista.

Cena a ciegas con Club Premier. Foto Food and Pleasure.
Cena a ciegas con Club Premier. Foto: Food and Pleasure.

Primer acercamiento a las sorpresas de la noche

Fue entonces cuando me di cuenta que en realidad estaba abriendo los ojos hacia el interior. Al no contar con la vista, lo único que nos quedaba era afinar todos los demás sentidos.

Empezamos a platicar sin buscar el celular. A oler tratando de adivinar los aromas y a tocar la mesa para identificar los cubiertos, los platos y las copas.

Cena a ciegas con Club Premier. Foto Nenad Maric
Cena a ciegas con Club Premier. Foto: Nenad Maric.

Pronto se acercó una chica quien nos atendería, su nombre era Nancy. Nos contó que era invidente y que sería la encargada de guiarnos a cada momento. ¡Y vaya que nos hacía falta!.

Era como si hubiéramos permanecido en la selva por mucho tiempo y de repente nos llevaran a la civilización. Todo era nuevo, diferente o envuelto en una nube de misterio.

Nos colocaron el primer plato frente a nosotros, o al menos esos nos comentaron puesto que no nos percatamos en qué momento lo sirvieron.    –¿Qué es?–, pregunté, y alguien a lo lejos me dijo –¡Quién sabe! Pruébalo”–.

El tener la guía de nuestra mesera me tranquilizaba bastante de la primer impresión. Foto: Archivo.

Que comience la cena a ciegas

En ese momento me di cuenta de lo que era vivir con ceguera, no era ningún juego ni una cena de algunos minutos. Era olvidarse del mundo como lo conocía y volver a aprender de él, pero con otras habilidades.

El primer bocado fue el verdadero reto. Resultó muy divertido tratar de adivinar qué era lo que estaba masticando. La textura era lo más sencillo.

Cena a ciegas con Club Premier. Foto Twm
Cena a ciegas con Club Premier. Foto: Twm.

Bastaba con llevarlo a la boca para saber si era solido, grumoso, liquido o crocante. Desafortunadamente mi paladar no está acostumbrado a separar individualmente el sabor de cada platillo, eso sí, sabía delicioso.

Pero fue hasta que terminamos que nos dijeron que se trataba de un cebiche con leche de tigre acompañado de granada. Una verdadera delicia fusión peruano-mexicana.

El maridaje fue la parte más complicada y emocionante, teníamos tres copas frente a nosotros y debíamos  tomar la adecuada para ese momento.

Me imagino que nuestro primer platillo se pudo haber visto algo así. Foto: Astrid & Gastón.

Los retos de nuestra cena a ciegas con Club Premier

Tuvimos que ser muy cuidadosos al deslizar nuestras manos torpes por la mesa para encontrar la bebida adecuada sin derramar ni una gota. Al final, la recompensa fue ese sabor fresco del vino blanco.

El siguiente plato de la cena a ciegas estuvo lleno de sorpresas, solo meter el tenedor para descubrir qué contenía era todo un desafío. Hubo quien de plano metió los dedos para sentir qué era lo que se llevaría a la boca

Todo un desafío el encontrar la copa para el primer maridaje. Foto: Archivo.

¿Te imaginas tener meter tu dedo a la comida cada vez que quieras comer? Pero supongo que la seguridad de comer sin saber a ciencia cierta lo que te estás llevando a la boca, es una habilidad que se desarrolla con el tiempo.

Cada que daba un mordisco pensaba que de no ser por la vista, seguramente me daría la oportunidad de comer más cosas que hasta el momento no me había atrevido.

Seamos sinceros, todos juzgamos el sabor de un alimento por cómo se ve. Así, entre pláticas y risas llegó la hora del plato fuerte.

Cena a ciegas con Club Premier.Foto Maria Orlova.
Cena a ciegas con Club Premier. Foto: Maria Orlova.

Fase final: plato fuerte y postre

Había tres diferentes alimentos, pero hizo falta que los probáramos para descubrir qué se trataba de: un rollito primavera, una empanada calientita y un tamal de maíz.

La combinación de sabores despertaba la boca como si nunca hubiera sido utilizada, como si estuviera yo comiendo por primera vez.

De nuevo, mi conjetura es que nuestro plato fuerte en la cena pudo verse así. Foto: Archivo.

La culminación de la noche fue el postre, pero antes de probarlo tuve que preguntar a mis compañeros si no tenía chocolate. Ya que desde algún tiempo para acá, lo tengo prohibido.

Una vez más tuve una probadita de realidad, la imposibilidad de no saber qué tenía frente a mí me ayudó a no dar por sentado ninguno de mis sentidos.

Además, valoré el trabajo excepcional de los meseros ciegos quienes estaban haciendo su mejor esfuerzo por atendernos.

El hecho de no poder apreciar a las personas me hizo replantear algo, la vista. Foto: Taras Chernus.

Más allá de la vista

Ninguno de ellos sabría quienes éramos ni cómo lucíamos, pero a cada momento estuvieron pendientes de que nada nos faltara.

La entrega de nuestros meseros a nuestra experiencia me conmovió. Foto: Archivo.

Al momento de prender la luz, todos en la mesa nos miramos con otros ojos, el hecho de habernos acompañado solo con la voz nos permitió conocernos de una forma que tal vez no hubiéramos permitido.

Al final de la noche no solo nos fuimos con una cena deliciosa, sino también con una nueva conciencia acerca de uno mismo y del valor que debemos de dar a las personas que viven con algún tipo de incapacidad.

Con Club Premier te dejarán con el mejor sabor de boca Foto: Anastasia Shuraeva.

Si deseas vivir una cena a ciegas como esta, más vale que te pongas al pendiente de las noticias de Club Premier ya que no se llevan a cabo con mucha regularidad, pero esperarlas vale mucho la pena.

No olvides comentarnos si has tenido una experiencia de este tipo o si te gustaría vivirla.  Y recuerda… ¡#NuncaDejesDeSorprenderte!

Cena a ciegas con Club Premier. Foto Pixabay
Cena a ciegas con Club Premier. Foto: Pixabay.

CDMX

Cencalli, esta es “La Casa del Maíz” en México

Ya está abierta y está en el Bosque de Chapultepec ¡Vamos!

PORTADA-Cencalli-La-Casa-del-Maíz-Foto-Luis-Juárez-J.

En una ciudad tan grande como la CDMX, en pleno Bosque de Chapultepec, dentro de lo que fuera en Molino del Rey se localiza Cencalli, un nuevo museo gastronómico dentro del Centro Cultural Los Pinos y que expone ante la mirada de todos los visitantes a nuestro “ingrediente identidad”, para dar como resultado “la Casa del Maíz”.

Molino del Rey y Acueducto de Chapultepec - Foto Luis Juárez J.
Molino del Rey y Acueducto de Chapultepec – Foto Luis Juárez J.

Cencalli: un proyecto único

Desde que se pensó en abrir las puertas de la residencia de Los Pinos al público, después de funcionar por décadas como residencia presidencial, se buscó una oferta cultural interesante para todos los mexicanos y extranjeros.

El sitio ideal para este proyecto era el Molino del Rey, aquel lugar que sirvió desde el siglo XVII para la producción del trigo y pan.

Cencalli La Casa del Maíz - Foto Luis Juárez J.
Cencalli La Casa del Maíz – Foto Luis Juárez J.

En épocas pasadas los molinos hidráulicos se utilizaban para la molienda de granos y semillas y eran propulsados con el cause del agua de los ríos o en este caso de los afluentes del Cerro del Chapulín (Chapultepec). Incluso en tu visita podrás ver los vestigios del acueducto .

Cencalli tiene 5 pisos y 8 salas donde están repartidos un sinfín de atractivos culturales y gastronómicos. La curaduría y cédulas explican y proveen de información interesante sobre toda la cosmogonía del maíz de acuerdo a nuestras raíces prehispánicas.

Molino del Rey, hoy Cencalli - PORTADA Cencalli La Casa del Maíz - Foto Luis Juárez J.
Molino del Rey, hoy Cencalli – PORTADA Cencalli La Casa del Maíz – Foto Luis Juárez J.

Salas de la Casa del Maíz

En la primera sala se pueden visualizar maquetas del molino, así como parte de la historia de todo el sitio, incluyendo crónicas de batallas, algunos óleos y fotografías de este lugar antes de comenzar con el proyecto “La Casa del Maíz”.

No te pierdas ver las radiografías iluminadas de varias especies de maíz, algo muy creativo y visual.

Museo del Maíz - Foto Luis Juárez J.
Museo del Maíz – Foto Luis Juárez J.

Al subir puedes percibir una curaduría llena de mazorcas y olotes, donde la información que conocerás te ayudará a entender la milpa y su complejo sistema. De igual forma verás el mapa con los vestigios y restos arqueológicos encontrados ¡hace más de 6000 años!

Instrumentos para el cultivo - Foto Luis Juárez J.
Instrumentos para el cultivo – Foto Luis Juárez J.

Al subir en los siguientes niveles aparecerán frente a ti, las herramientas de cultivo, los dioses aztecas y las infografías sobre otros ingredientes que participan en la dieta de los mexicanos como: el chile, la calabaza, el frijol, el jitomate y los quelites.

Inforgrafías museográficas - Foto Luis Juárez J.
Inforgrafías museográficas – Foto Luis Juárez J.

Abriendo el apetito en Cencalli

En los últimos pisos también se encuentran lineas del tiempo y cronologías sobre diversos temas en el que el maíz se involucra como parte importante de la historia. Desde su cultivo, hasta su exportación.

Arte con maíz - Foto Luis Juárez J.
Arte con maíz – Foto Luis Juárez J.

Los interesantes videos informativos muestran comunidades y mujeres indígenas usando el fogón, metates y arando el campo para poder obtener desde los elotes frescos hasta la elaboración del nixtamal.

Metate - Foto Luis Juárez J.
Metate – Foto Luis Juárez J.

Algunas partes de Cencalli “La Casa del Maíz” son interactivas, en donde los sensores se activan con nuestro movimiento sin necesidad del tacto (modalidad post-pandemia) y las animaciones y audio se unifican para que escuches todo acerca de las tortillas, los deliciosos tamales, las regiones de cultivo y muchas más cosas interesantísimas.

Exposiciones interactivas - Foto Luis Juárez J.
Exposiciones interactivas – Foto Luis Juárez J.

Una de las salas más atractivas te mostrará todo lo que se puede comer y que incluye al maíz como ingrediente principal.

Tamales, tortas, bebidas, tacos, dulces, tlacoyos, bocoles, pan, huaraches, chilaquiles, pozole, esquites, panuchos e incluso brebajes de herbolaria para uso medicinal. ¡Qué tal!

Disfruta de unas tortillas hechas a mano. Foto hekoer_1
Disfruta de unas tortillas hechas a mano. Foto hekoer_1

El arte del maíz en México

Te recomendamos prestar atención a las grandes fotografías que se encuentran en cada salida de los elevadores, pues son a gran formato y transmiten emociones encontradas conforme realizas tu recorrido.

Cocinas mexicanas - Foto Luis Juárez J.
Cocinas mexicanas – Foto Luis Juárez J.

No puede pasar desapercibida la última sala donde el arte cobra forma en las representaciones del maíz sobre el arte mexicano: textiles, jícaras, comales, puertas atriales y hasta cocinas a escala.

Aquí mismo conocerás de las rutas y sobre cómo el maíz viajó por todas partes del mundo; desde África hasta Filipinas el maíz ha sido vital para el ser humano, muy a pesar de esas iniciativas de producción trangénica.

Jícaras y puertas atriales - Foto Luis Juárez J.
Jícaras y puertas atriales – Foto Luis Juárez J.

Incluso podrás ver una cortina de mazorcas hechas con yeso y pintadas de diferentes colores y en las afueras del Molino del Rey está un Cuexcomate, un granero de la época prehispánica que merecerá un par de fotos. Aquí una de ellas.

Cuexcomate - Foto Luis Juárez J.
Cuexcomate – Foto Luis Juárez J.

Todo sobre Cencalli, la casa del maíz

Al ser un museo nuevecito ya se planean hacer diferentes actividades que se irán activando poco a poco como talleres, conferencias y presentaciones.

Debes enterarte que en ciertas fechas se llevan a cabo muestras folklóricas y gastronómicas donde -por supuesto- hay mucha comida hecha a base de maíz.

Dioses aztecas - Foto Luis Juárez J.
Dioses aztecas – Foto Luis Juárez J.

Cencalli, “La Casa del Maíz”, se une a la propuesta cultural de la CDMX donde más allá de un ingrediente fundamental para los mexicanos, se demuestra que todo el país está hecho de Maíz y en el Molino del Rey conocerás cada elemento que te hará sentir orgulloso de tus raíces de Milpa.

Cortina del maíz - Foto Luis Juárez J.
Cortina del maíz – Foto Luis Juárez J.

Guía rapida:

Cencalli / Casa del Maíz y Cultura Alimentaria

Molino del Rey / Complejo Cultural Los Pinos / Bosque de Chapultepec 1ra Sección. Metro Constituyentes. CDMX

Entrada libre / Martes a Domingo 10:00 – 17:00hrs.

Continua Leyendo

Bebidas

Café de la Gran Ciudad, una terraza muy chula en la CDMX

Un cafecito y las mejores vistas de la ciudad, ¡por favor!

En El Souvenir, somos fieles creyentes de que no existe mejor momento del día que aquel en que puedes desconectarte un ratito del mundo y disfrutar de una buena taza de café. Es por eso que te traemos el Café de la Gran Ciudad, un must en tu lista de sitios por conocer en CDMX.

El lugar ha sido reconocido como uno de los cafés con las mejores vistas de la Ciudad de México. ¿Nos acompañas a conocerlo?

El Café de la Gran Ciudad se ubica en el 9º piso de la Torre Latino. Foto por Pierre Selim.

Un escenario perfecto en la Torre Latinoamericana

El Café de la Gran Ciudad se localiza en el noveno piso de uno de los edificios mas emblemáticos del centro histórico: La Torre Latinoamericana.

La terraza se encuentra en el eje central número 2, esquina con Madero y al paso del tiempo se ha convertido en el spot ideal para tomar fotos muy instagrameables.

En el Café de la Gran Ciudad podrás tener vistas increíbles. Foto por CDGC.

Si aún te sigues preguntando, ¿qué es lo que vuelve tan especial al café de la gran ciudad?, pues es nada mas y nada menos que una magnífica vista al Palacio de Bellas Artes.

El palacio es un recinto histórico que se inauguró en 1934 y actualmente alberga la casa de la ópera, los museos del palacio y de arquitectura, y es sede de la orquesta sinfónica nacional.

Palacio de Bellas Artes desde Café de la Gran Ciudad. Foto por Timothy Neesan

Desde aquí también tendrás una vista a la Alameda Central, el jardín más antiguo de México y que fue nombrado de esa manera debido a los álamos que se plantaron en la zona desde 1574. ¡Todo un espectáculo!

En el Café de la Gran Ciudad existe una gran variedad de bebidas para todos los gustos; tanto frías como calientes, además de alimentos para acompañarte en tu increíble tarde.

Alameda Central y Palacio de Bellas Artes desde las alturas. Foto por Javier Castañon.

Hablemos de los precios en el Café de la Gran Ciudad

Su menú es muy extenso, aquí los cafés clásicos como capuchino, americano, caramelo y cajeta tienen un costo aproximado de $50 hasta $67. El chocolate también se prepara en distintas presentaciones; frío, caliente, blanco y con un costo promedio de $65.

Tienes la opción de personalizar tu bebida ya sea con una crema de whisky o un toque de licor por $35, además de que podrás añadir otros tipos de jarabes de distintos sabores por $14 extras.

El Café de la gran ciudad. Foto_ Chilangazo
El plan ideal para cualquier día de la semana. Foto por Chilangazo.

Pero si con el calorcito de la ciudad se te antoja algo más refrescante, entonces prueba las exquisitas chamoyadas, smoothies y frappés de sabores que van de los $66 a los $75.

Para acompañar tu bebida con algo dulce en el menú encontrarás tartas de frutas, rebanadas de pastel, y brownies con helado en $69 pesos cada uno, muffins en $40 y galletas de avena, salvado, mermelada y más en $35.

Tartas, brownies, pasteles y mas en el Café de la Gran Ciudad. Foto por Jazz Hernandez.

Y si prefieres algo salado, puedes elegir entre las chapatas o croissants de jamón y queso, bagels de pepperoni, empanadas de rajas con queso o una ensalada de queso de cabra con arándanos si andas en el mood fitness. Los precios van de $33 a $75.

Todo aquí es una delicia así que elegir tu platillo y bebida será un reto sin duda alguna, ¡provechito y a disfrutar!.

Terraza del Café de la Gran Ciudad. Foto por CDGC.

Coffee Lovers, tomen nota

Porque el Café de la Gran Ciudad tiene un horario de 8:00 am a 10:00 pm de lunes a viernes, y de 10:00 am a 10:00 pm los sábados y domingos.

Como era de esperarse, es un sitio muy concurrido así que trata de llegar con tiempo suficiente para que no esperes mucho por tu mesa.

Para tener acceso, debes indicar en la recepción de la Torre Latinoamericana que te diriges al noveno piso y te permitirán usar el primer elevador.

Interior del café. Foto por CDGC.

Al llegar, te darás cuenta de que no es un lugar muy grande, pero con una decoración moderna y muy buena iluminación.

Tiene sillones con una mesa de centro y sillas con mesas redondas en caso de que quieras degustar tus alimentos en la parte de adentro, pero si quieres tener una mejor experiencia es más recomendable hacerlo desde la terraza.

Descubrir el Café de la Gran Ciudad es un excelente plan para cualquiera de los días de la semana, ya sea con amigos, con tu familia, o bien, una cita solo para ti en la que las vistas serán tan increíbles que te harán olvidar absolutamente todo el estrés. Y recuerda, #Nuncadejesdeviajar!

Snacks en Café de la Gran Ciudad. Foto por Mari Hernandez.
Continua Leyendo

CDMX

Museos del Ferrocarril en México ¡Sorprendentes!

Conoce el pasado y futuro de los ferrocarriles en México

PORTADA-Museos-del-ferrocarril-en-México-Foto-Luis-Juárez-J.-1

Era época del Porfiriato cuando se establecieron las primeras vías del ferrocarril en todo México, principalmente para poder conectar las rutas comerciales entre Veracruz y Acapulco. Hoy los museos del ferrocarril rinden homenaje a esos periodos de bonanza en el país.

El ferrocarril antes - Foto Luis Juárez J.
El ferrocarril antes – Foto Luis Juárez J.

Antiguas estaciones han sido condicionadas para ofrecer una curaduría interesante que muestra locomotoras, maquetas, fotografías y objetos que a inicios del siglo XX formaron parte de toda esta experiencia que era viajar en tren por México.

Museo del Ferrocarril de San Luis

En la capital potosina se establece uno de los museos más completos sobre el tema. El Museo del Ferrocarril Jesús García Corona el cual dispone de diversas salas donde se cuenta la historia de las rutas mineras y comerciales del estado.

Museo del ferrocarril de San Luis Potosí - Foto Luis Juárez J.
Museo del ferrocarril de San Luis Potosí – Foto Luis Juárez J.

Las exposiciones se ambientan entre objetos, murales y fotografías de gran interés como la galería de accidentes, donde se ven evidencias de algunos choques, descarrilamientos y atropellos de los trenes.

También se aprecian locomotoras y un gran número de herramientas que se utilizaban en aquella época. De igual forma no te pierdas la sección de maquinas o las fotografías de las primeras mujeres en la mecánica del tren.

Interior del museo del ferrocarril y murales - Foto Luis Juárez J.
Interior del museo del ferrocarril y murales – Foto Luis Juárez J.

Museo Nacional del Ferrocarril en Puebla

Puebla es sin duda una de la principales ciudades de México y un punto clave en la construcción de vías férreas, es por eso que en lo que eran los antiguos talleres se remodelaron las instalaciones para este acervo.

Interior de vagones - Foto Luis Juárez J.
Interior de vagones – Foto Luis Juárez J.

Ver herramientas, herrajes, documentos, uniformes e interesantes planos y mapas hace que la experiencia sea única.

Subir a los vagones para poder revivir aquella atmósfera te será grato, ver desde camarotes hasta la sala de maquinas es como volver al pasado.

En el exterior se encuentran intervenidas las paredes con murales de la expresión ferroviaria antigua, como marchas, expropiación y es también desde aquí donde parte el tren turístico Puebla – Cholula.

Tren turístico Puebla - Cholula - Foto Luis Juárez J.
Tren turístico Puebla – Cholula – Foto Luis Juárez J.

Museo de los Ferrocarrileros en CDMX

En la Antigua estación de La Villa, se estableció el Museo de los Ferrocarrileros. Fue a finales de la primera década del siglo XX cuando se construyó una de las primeras estaciones de la ruta México – Veracruz dentro de lo que era la Hacienda de Santa Ana de Aragón.

Estación de la Villa - Foto Luis Juárez J.
Estación de la Villa – Foto Luis Juárez J.

Hoy en día el lugar muestra a “La Guadalupana” la única locomotora “sin fuego”, es decir de vapor a presión en México, además verás un conjunto de vagones bien conservados sobre sus vías.

En este museo se honra más la memoria de los personajes involucrados en la operación de este transporte. Desde los movimientos sociales, huelgas y claro, los ferrocarrileros más conocidos como héroes o villanos.

Museo de los Ferrocarrileros La Villa - Foto Luis Juárez J.
Museo de los Ferrocarrileros La Villa – Foto Luis Juárez J.

Museo del ferrocarril de Oaxaca

La verde Antequera -como era conocida la ciudad de Oaxaca- tiene a las faldas del Cerro del Fortín la Antigua Estación que hoy alberga un museo dedicado a los ferrocarriles de esa zona.

Museos del ferrocarril Oaxaca - Foto Luis Juárez J.
Museos del ferrocarril Oaxaca – Foto Luis Juárez J.

Fotografías, maquinas, piezas y toda la usanza ferroviaria está aquí como si el tiempo se hubiera detenido.

De la misma forma, los corredores tienen más de un siglo como parte de esa estructura original desgastada que da un toque de belleza extraña al museo.

Información sobre trenes - Foto Luis Juárez J.
Información sobre trenes – Foto Luis Juárez J.

Hoy también este sitio se le conoce como MIO (Museo Infantil de Oaxaca) en el que incluso los pequeños pueden apreciar la importancia de este transporte en la ciudad de Oaxaca a través de un tren de pedales.

Además hay varias actividades relacionadas a este transporte en donde niños y adultos podrán participar.

Museo Infantil de Oaxaca - Foto Luis Juárez J.
Museo Infantil de Oaxaca – Foto Luis Juárez J.

Museo del Ferrocarril en Querétaro

Una de las estaciones de paso dentro de la ruta México – Laredo era precisamente Querétaro y su Antigua Estación.

Hoy este lugar conserva su traza y arquitectura inglesa característica de sus andadores, puertas y muros de cantera para ser sede de uno de los museos del ferrocarril en México más bellos.

Maquetas del ferrocarriles - Foto Luis Juárez J.
Maquetas del ferrocarriles – Foto Luis Juárez J.

En la planta baja donde estaba la sala de espera, las taquillas hoy se presentan y desarrollan actividades culturales.

En la planta alta -rincón de despachadores- se localiza una maqueta asombrosa donde se muestra una réplica de la estación en su época de bonanza.

Taquillas del tren de Querétaro - Foto Luis Juárez J.
Taquillas del tren de Querétaro – Foto Luis Juárez J.

Otros museos del ferrocarril en México

Desde Mérida en la península de Yucatán, hasta Torreón Coahuila, pasando por Matamoros y ciudades de las cientos de rutas del ferrocarril mexicano -como Otumba, Aguascalientes, Tulancingo- existen recintos adaptados o estaciones viejas que fungen como escenario de la cultura.

Vagones de Tulancingo - Foto Luis Juárez J.
Vagones de Tulancingo – Foto Luis Juárez J.

A través de muestras artísticas, exposiciones permanentes y temporales estos museos del ferrocarril te mostrarán la gran riqueza e importancia que los trenes tienen en México como parte de su historia.

Presta atención también a esas locomotoras que se exhiben en glorietas o plazas públicas como la Estación del Suburbano Buenavista, la Maquinita en Apizaco o las de Xalapa y Orizaba, en Veracruz.

Estación Buenavista - Foto Luis Juárez J.
Estación Buenavista – Foto Luis Juárez J.

Antiguas estaciones del ferrocarril

No está de más mencionar que aún existen estaciones de paso abandonadas que puedes apreciar en la mayoría de los estados del país.

Incluso los trenes de carga como La Bestia siguen dando servicio y sus estaciones están relativamente activas.

El Tren La Bestia - Foto Luis Juárez J.
El Tren La Bestia – Foto Luis Juárez J.

Para muestra te dejamos un breve listado de estaciones que podrás visitar y que son puntos turísticos:

Honey en Puebla

Wadley y Catorce en San Luis Potosí

Huichapan en Hidalgo

La bella estación de Durango capital.

Estación Wadley SLP - Foto Luis Juárez J.
Estación Wadley SLP – Foto Luis Juárez J.

Ferrocarriles y trenes hoy en México

Los viajeros estamos a la espera de que el tren poco a poco regrese para devolver un esplendor de aquellos años.

Actualmente sólo tenemos 5 rutas que hoy circulan en México como transporte de pasajeros

Vías del tren en México - Foto Luis Juárez J.
Vías del tren en México – Foto Luis Juárez J.

El Chepe en Chihuahua recorriendo las Barrancas del Cobre; El tren de pasajeros de Cholula – Puebla; El Tequila Express en Jalisco; El suburbano de la CDMX a Cuautitlán y algunas corridas en el Tijuana – Tecate.

Pero hay esperanza de que sigamos con trenes en un futuro no muy lejano con 3 proyectos que ilusiona a todos los viajeros:

Estos son: El Tren Maya, El México – Toluca y el Transístmico, pero no comas ansias, pronto podrás viajar sobre sus rieles y sentir como una industria que fue tan importante resurge para que sigas viajando.

Estación Cancún Aeropuerto (Tren Maya) - Foto FONATUR
Estación Cancún Aeropuerto (Tren Maya) – Foto FONATUR
Continua Leyendo

Trending