Cualquier persona que regrese a la CDMX después de una ausencia de 10 años seguramente la encontrará irreconocible. Los edificios emblemáticos siguen ahí pero se les han sumado algunos que pasarán a la posteridad como las construcciones donde se escribió la historia del país.

Edificios icónicos de la Ciudad de México los hay por todas partes, desde la fastuosa Catedral Metropolitana hasta edificios inconclusos como el Monumento a la Revolución.

Algunos han desaparecido como el Antiguo Toreo de Cuatro Caminos mientras que otros resurgen del abandono como el recién remodelado Frontón de México, y unos más surgirán para seguir decorando la bella capital del país.

Acompáñanos a dar un recorrido por el pasado y presente de la arquitectura contemporánea de la Ciudad de México.

Viejos conocidos de la CDMX

Torre Latinoamericana, CDMX
Torre Latinoamericana, CDMX

La impresionante Torre Latinoamericana fue el primer rascacielos que marco a la capital hace más de 50 años. Es considerado una obra maestra de la arquitectura debido a que es de los poco edificios de su época que se construyeron en una zona altamente sísmica.

Pesa 25,000 toneladas, tiene 44 pisos y mide casi 182 metros. En su interior se encuentan museos, restaurantes, oficinas y unos de los mejores miradores de la CDMX. “La Latino”, como la conocemos los chilangos, está siendo intervenida por el gobierno para proyectar muestras de luces lo que la mantendrá como lo que siempre ha sido: Un imponente símbolo de la metrópoli.

Edificio de Banobras, CDMX
Edificio de Banobras, CDMX

El edificio de Banobras o Torre Insignia está sobre la avenida de los Insurgentes en las inmediaciones de la zona de Tlatelolco. Es el único edificio que supera los 120 metros al norte de la ciudad.

Su forma de prisma triangular le da un singular estilo que sobresale en el horizonte capitalino. La peculiaridad es que cuenta con un carrillón (órgano) en la cúspide, el cual fue donado por una empresa de origen belga.

Torre Pemex, CDMX
Torre Pemex, CDMX

Considerado por muchas décadas el edificio más alto de la ciudad, la Torre Pemex es una serie de siete edificios que forman el corporativo petrolero. En su explanada está un gigantesco busto de Lázaro Cárdenas. La torre principal cuenta con 214 metros y 53 pisos desde donde se pueden observar diferentes partes de la capital, como el aeropuerto, el cerro del Chiquihuite y el Centro Histórico.

El WTC (World Trade Center) originalmente iba a ser un hotel de 207 metros y múltiples habitaciones, pero nunca vio la luz como proyecto turístico. Con el paso del tiempo empezó a ser utilizado como sede de empresas que encontraron ahí el lugar perfecto para sus oficinas.

Desde finales del siglo XX ofrece un espacioso centro de exposiciones y el Polyforum donde se puede observar el mural más grande del mundo hecho por Siqueiros. Cuenta con tiendas departamentales, salas de cine, un concert hall y un restaurante giratorio en la cima.

Nuevos inquilinos de la CDMX

Sobre la Avenida Paseo de la Reforma se localizan muchos edificios que hasta el día de hoy compiten por ser el más alto no sólo de la ciudad sino de México. Al día de hoy existen la Torre Mayor (225.4m), la Torre BBVA Bancomer (234.9m) y la hasta ahora más alta de la ciudad, la Torre Reforma con sus 244 metros.

Estos tres edificios cuentan con mecanismos hidráulicos en caso de sismos, son sustentables, tienen jardines, azoteas verdes y una vista impresionante desde cualquiera de sus pisos.

Corporativo Arcos Bosques, CDMX
Corporativo Arcos Bosques, CDMX

Santa Fe es una zona aislada de la ciudad en donde muchas empresas han invertido para construir ambiciosos complejos arquitectónicos. El Corporativo Arcos Bosques fue uno de los proyectos más impactantes de Teodoro González de León, un arquitecto mexicano que tiene diversas obras icónicas en el país.

Fue el primer edificio inteligente de Latinoamérica y desde 1990 es símbolo de la modernidad en México. Hoy en día es un centro comercial, cuenta con oficinas y es referente de la zona. Sus dos torres tiene la peculiaridad simétrica de las ventanas y el espacio de su arco le ha dado el apodo de “El Pantalón”.

Torre Virreyes, CDMX
Torre Virreyes, CDMX

Si de edificios raros con apodos hablamos hay tres construcciones contemporáneas que sobresalen dentro de todos los habidos en la ciudad. “El Dorito” (Torre Virreyes) es un edificio que pareciese va a desplomarse por su forma de triángulo invertido.

Posiblemente muy pocas personas saben cuál es Conjunto Calakmul, pero si se les pregunta por la Lavadora de Santa Fe todos sabremos señalarla. Su forma cubica nos recuerda un centro de lavado desde 1997 se le considera un edificio futurista.

Museo Soumaya, CDMX
Museo Soumaya, CDMX

Finalmente “El Inodoro” es un extraño edificio que alberga la colección artística del Museo Soumaya, su forma de escusado con paneles que reflejan la luz solar hacen que parezca también un panal de abejas.

Cuéntanos, alguno de ellos es tu favorito ¿Cual crees que es el más bello? ¿El más funcional? Y ¿El que más apreciarán las futuras generaciones?

Dejar respuesta