Contáctanos a través de:
Mitla, la región en la que se encuentra el segundo centro ceremonial más importante de Oaxaca Foto. Pixabay Mitla, la región en la que se encuentra el segundo centro ceremonial más importante de Oaxaca Foto. Pixabay

Oaxaca

Mitla, la región en la que se encuentra el segundo centro ceremonial más importante de Oaxaca

De herencia ancestral: el centro ceremonial donde la cultura zapoteca rindió tributo a sus muertos; conoce la zona a la que migraron otros pueblos mesoamericanos, quienes también dejaron aquí sus vestigios.

Mitla, la región en la que se encuentra el segundo centro ceremonial más importante de Oaxaca, es decir es el segundo más importante de este estado del Sur de México, ya que el primero es Monte Albán.

La emblemática zona arqueológica Mitla o Mictlán, ya nos da una pista de sus antiguas actividades mediante su nombre, ya que se trata de una palabra de origen náhuatl que significa “Lugar de los Muertos” o “Inframundo”; en zapoteco se llama “Lyobaa” que quiere decir “Lugar de entierros”.

Fue un lugar donde alrededor del 750 D.C. se concentró fuertemente las corrientes políticas y religiosas de las colonias zapotecas, esto hasta la llegada de los españoles. Las construcciones de esta ciudad llegaron a albergar hasta 10,000 habitantes aproximadamente.

Mitla, la región en la que se encuentra el segundo centro ceremonial más importante de Oaxaca:

La mayor característica de esta zona arqueológica, de Oaxaca,  es su estilo ornamental con mosaicos de grecas de un mismo tipo, pero en diferentes modelos, que no se encuentran en ningún otro lado del país.

Se localizan tumbas debajo de los palacios donde se presume que lo más probable es que pertenecieron a sacerdotes e importantes personajes políticos. Según estudios, posteriormente de los zapotecas, se establecieron los mixtecos, esto se sabe debido a algunos cambios en los ornamentos, en las arquitecturas y monumentos culturales.

También se aprecian cinco grupos de construcciones conocidos como: Grupo del Sur, Grupo del Adobe, Grupo del Arroyo, Grupo de las Columnas y Grupo de la Iglesia.

Es cierto que con el paso de los años estas joyas arqueológicas se van deteriorando, pero a pesar del paso de los años, las estructuras de este enigmático lugar siguen estando bien conservadas y se pueden apreciar todos los pequeños detalles de los ornamentos.

Una vuelta por el mercado

Muy cerca de la zona arqueológica se encuentra el mercado de San Pablo Villa, puedes aprovechar y consumir artesanías, pequeñas esculturas, collares, pulseras, entre otros productos típicos.

Lo que más se vende son los sombreros hechos artesanalmente, “es algo muy típico el llevar un sobrero en Mitla”, además, ya que la mayoría de los lugares cerca de Mitla que se pueden ir a conocer son al aire libre, protege a los turistas de los fuertes rayos del sol.

La Columna de la vida

La Columna de la vida es un monumento hecho totalmente de piedra, se dice que la columna puede determinar cuánto tiempo nos queda de vida.

Esto se determina al rodear la columna con ambos brazos, según los antiguos sabios indígenas la distancia que queda entre las manos es el tiempo que te queda de vida.

Museo de arqueología

El más importante es el Museo Oaxaqueño de Arqueología Ervin Frissell, el cual cuenta con 8 salas y alrededor de 40,000 piezas que han sido exhibidos en lugares como Bellas Artes y Nueva York.

Las salas muestran gran parte de la cultura oaxaqueña, la historia del pueblo de Mitla, escultura, cerámica, la historia del museo y sus dueños pasados, entre otras.

Dónde hospedarse

En la zona hay variedad de hoteles cerca de las zona arqueológica, uno de estos hoteles y de los más recomendables es el Hotel Hacienda Don Cenobio, se encuentra en el pueblo de San Pablo Villa, a 44 kilómetros de la ciudad de Oaxaca de Juárez; cuenta con los servicios básicos, amplias habitaciones, zona de jardín, piscina al aire libre y cuenta con su propio restaurante.

Otro buen hotel es el hotel-restaurante Donaji, también en el pueblo de San Pablo Villa de Mitla, cuenta con restaurante y jardín, es un establecimiento para no fumadores y se encuentra a 3 kilómetros de Mitla, las instalaciones; es uno de los hoteles con el mejor precio-calidad de la zona. Buena opción -con todos los servicios- para alojarse y conocer más de los sitios que están en sus alrededores

Por último, te recomendamos llevar mucho bloqueador, ropa cómoda y tener toda la actitud de disfrutar este viaje a través de la cultura y la arqueología y llevarte una de las mejores experiencias de la vida.

¡Nunca dejes de Viajar!

México

Valle de Tehuacán-Cuicatlán, refugio de aves únicas y uno de los más espesos bosques de cactus y musgos del mundo

Flora desértica en lo que se cree hace millones de años fue un océano; 200 pinturas rupestres, flora de miles de años de antigüedad y senderos sin fin para admirar el valle patrimonio de la Humanidad.

Valle de Tehuacán-Cuicatlán Foto. Visit México

Entre las montañas de los estados de Oaxaca y Puebla, se localiza el milenario y casi místico Valle de Tehuacán-Cuicatlán, en el que gigantescas cactáceas y águilas reales tienen su hogar.

Los arqueólogos han encontrado fósiles marinos en esta zona, y se sabe que en hace millones de años este desierto era un océano.  Se han descubierto patas de elefante de entre 6 y 12 metros de altura, y cactus enormes que datan de unos 2 mil 500 años de antigüedad aproximadamente.

Además se ha encontrado evidencia de que hace milenios, había asentamientos humanos que se dedicaban a la agricultura y las pinturas rupestres del valle realmente lo dejan boca abierta.

La belleza natural y cultural de la Reserva de la Biosfera le ha valido ser declarado recientemente por la UNESCO, Patrimonio Mixto de la Humanidad; este mágico sitio ha sido también escenario de varios filmes, si lo recorres  sabrás por qué ¡Vamos a conocerlo!

Valle de Tehuacán-Cuicatlán camino entre especies animales

Aquí lo recomendable es  el senderismo, ya que a  tu paso te darás cuenta que hay una gran variedad de especies de aves, 141 para ser exactos; residen especies como la guacamaya verde, el águila real, que lamentablemente está en peligro de extinción, así como colibríes que suponen un vital desempeño en el proceso de polinización de los cactus.

En la Reserva de la Biosfera, también habitan cinco de los seis tipos de felinos que se pueden encontrar en toda la República Mexicana como lo son el puma, el ocelote y el jaguar, éste último tuvo una gran importancia en la época prehispánica.

Valle de Tehuacán-Cuicatlán admirar su particular flora

El Jardín Botánico “Helia Barvo Hollis”, un sitio imperdible, en él se exhiben 53 especies, la mayoría de ellas son cactus, sin embargo,  en el Valle se pueden encontrar más de 2 mil 700 especies de flora, en las que también destaca una gran variedad de chiles y agaves – El 11% de la flora es endémica de ésta zona de México-

En el  Valle de Tehuacán-Cuicatlán se organizan recorridos en los que los expertos te explican un poco de la historia del lugar y también explican cómo es que se comporta la flora en esta parte de México, así como sus cuidados.

Valle de Tehuacán-Cuicatlán, vestigios prehispánicos

Durante alguno de estos recorridos también conocerás el lado cultural de Tehuacán, hace milenios había asentamientos humanos que se dedicaban a la agricultura, quienes lograron la primera domesticación el maíz.

En “La Cuenca de los Músicos” podrás apreciar más de 200 pinturas rupestres, los antiguos pobladores de la zona plasmaban su día a día como la cacería o como actividades agrícolas en las pinturas que aquí encontramos. También hay cementerios pozos y presas de más de 2 mil años.

#Nunca dejes de Viajar

Continua Leyendo

México

El pueblo de Tlacolula, la esencia zapoteca de Oaxaca

Tan antiguo como el siglo II antes de Cristo, se sitúa en un gran valle de verdes prados donde los vestigios de una de las más culturas mesoamericanas más importantes se ven por todas partes.

Tlacolula, la esencia zapoteca de Oaxaca Foto. Pixabay

La llamada Ruta del Mezcal en Oaxaca tiene pequeños destinos que más allá de las fábricas de mezcal y esos talleres artesanales, en los que podemos descubrir tantas cosas como las que tiene un pueblo de gran importancia llamado Tlacolula. 

Pueblo milenario ubicado en un gran valle con prados verdes que muestra evidencia de lagos y espacios con gran apogeo cultural de los zapotecas. Desde su fundación en el siglo II (A. C) Tlacolula fue de gran importancia y hoy en día muchas tradiciones siguen siendo preservadas.

Tlacolula, la esencia zapoteca de Oaxaca

Tlacolula, como se sabe desde sus inicios se caracterizó por costumbres como “el trueque” y aún conserva esta actividad milenaria. En el pueblo se realiza el trueque y también la venta de productos agrícolas en su mercado municipal, donde tanto vendedores como compradores llegan de pueblos vecinos (o de la ciudad de Oaxaca) porque aquí es el lugar en el que la frescura es sinónimo de calidad. 

Al entrar al mercado podrás ver a mujeres con sus vestidos típicos de rodillas vendiendo “blandas” es decir tortillas de unos 40 centímetros de diámetro que muchas personas usan para realizar empanadas (quesadillas) de amarillito o flor de calabaza. Es indiscutible percibir los aromas de adobo, carnes y el quesillo que de pasar por los pasillos se te antoja todo platillo que en fondas se preparan.

Sus productos son increíblemente frescos

Los vegetales y las frutas son increíblemente frescas, aquí encontrarás productos como el miltomate, el jitomate riñón (con esta peculiar forma), guajes, bules, maíz, chiles secos, pitiona y hierba de conejo (quelites comestibles característicos de la cocina oaxaqueña) y en cada puesto tu olfato será extasiado por los singulares ingredientes. 

El pan es otra estrella que identifica el pueblo. Desde los que llevan doble mantequilla, el dulce marquesote, el de yema hasta el delicioso Pan de Cazuela, hecho con una suave miga, pasta de cacao, pasas y canela.

Recomendaciones para disfrutar el pueblo

Pan y conversación:

Te recomendamos sentarte a tomar una taza de chocolate con un pan y ver la actividad de los habitantes, incluso si corres suerte podrás escuchar platicas en zapoteco. 

Aroma a flores en el templo:

No te pierdas el gran mural con elementos pictóricos de la identidad del pueblo. Camina unos pasos y llegarás a la Parroquia de Santa María de la Asunción, un templo con dos pequeños campanarios y una portada muy sobria.

Al entrar el aroma  de flores y copal invade la nariz. La mirada te llevará a mirar su desgastada cúpula y sus detalles decorativos de gran belleza. 

Capilla del Cristo de Tlacolula:

En un rinconcito de este templo está la Capilla del Cristo de Tlacolula, se dice que fue la primera construcción católica de la región (1561).El lujo de su interior es tan misterioso como fastuoso. Existen esculturas de gran relevancia como el cristo, pero algunas que son un poco tétricas como los mártires (obispos y santos decapitados).

También hay figuras graciosas como una pequeña mulita, un detalle de la ornamentación muy extraña en un templo, la cera de las veladoras invade el ambiente con su perfume y el titilar de la lumbre ilumina el altar con baja luz.

Después de visitar la iglesia puedes descansar con una nieve de garrafa en el Parque municipal viendo las casas coloniales que hay en su contorno.

Las deliciosas de calle Juárez:

La calle Juárez es la vía que conecta y atraviesa a todo el pueblo, es aquí donde negocios tradicionales venden y cautivan a los visitantes con productos de la región, tal como el mole y el chocolate.

En molinos es donde se fusionan las moliendas de chiles y cacao, desprendiendo una fragancia tan exquisita que es difícil no llevarte un par de bolsas. 

Puntos imperdibles:

A los alrededores de la cabecera municipal está la cruz monumental de Yagüi y las zonas arqueológicas de Lambityeco y Dainzú, con pequeños edificios prehispánicos tan interesantes para el viajero como importantes para la población local.

Además de echarte un par de mezcales en la Ruta del Mezcal en Oaxaca; cuando vas hacia el Pueblo Mágico de Mitla o a idílico Hierve el Agua haz una parada en Tlacolula para descubrir parte de la esencia zapoteca de Oaxaca.

Nunca dejes de Viajar

Continua Leyendo

Oaxaca

Jalatlaco, el barrio más bohemio de la ciudad de Oaxaca

Un sitio de asombroso colorido: amas de casa regando las macetas en sus grandes balcones y ventanales; vendedores de pan y gaznates recorriendo las calles; pasan las calendas mientras las campanadas suenan desde la Iglesia; el arte urbano lo ha llenado todo de murales.

Jalatlaco, el barrio más bohemio de la ciudad de Oaxaca Foto. Pixabay

Un lugar tan mágico como Oaxaca de Juárez, siempre tiene tesoros por descubrir, entre ellos se encuentra un trocito de encanto llamado Jalatlaco, el barrio más bohemio de la ciudad de Oaxaca ¡Te invitamos a conocerlo!

De día es un barrio con asombrosos contrastes, amas de casa regando las macetas en sus grandes balcones y ventanales; vendedores de pan y gaznates recorriendo las calles y las campanadas suenan desde la Iglesia de San Matías, un bello ejemplo de la arquitectura del siglo XVIII.

Justo en frente del templo, se localiza la calle de Aldama, donde comercios como cafeterías, restaurantes y algunos negocios tradicionales aparecen entre ventanas ataviadas con macetones y artesanías folklóricas.

¡Color por todas partes!

Cada acera de este barrio, de Oaxaca,  tiene escrito una expresión artística, músicos se dan cita en algunas esquinas o negocios para deleitar con canciones tradicionales;  artistas urbanos pintan paredes con enorme fascinación que le dan una personalidad única a Jalatlaco:  Desde astronautas hasta catrinas bailando en los marcos de las puertas.

Entre tanto atractivo, lo mejor es descubrir los rincones de Jalatlaco, presta atención en los detalles, como puedes ver colibríes pintados en los timbres de las casas, hasta encontrarte con naturaleza muerta que envuelve casas abandonadas, regalando un sitio ideal para tomarte fotos.

Incluso hay calles que se pintan de colores, no sólo por la pintura sino por las enredaderas de flores que se desplazan con ir y venir del viento, sucede lo mismo con cactáceas y árboles de frutas que se asoman muy coquetamente entre los balcones.

Jalatlaco, el barrio más bohemio de la ciudad de Oaxaca

Lo ideal es caminar entre cada una de sus calles y sentir la forma en que se conducen, tal como el flujo de un río. Es aquí donde la historia se hace presente y pone en evidencia el pasado del barrio.

Piedras de río en el trazo donde por colinas se desplazaban los cuerpos de agua rodeados de “bancos de arena” (significado de la palabra Jalatlaco) qué bajaban de los manantiales de San Felipe, al norte de la ciudad.

Hoy, en ese sitio encontramos parte del río y un puente con arcos que siguen de pie después de tanto tiempo.

El templo que despliega la sorpresa

La fachada del templo, San Matías, es muy sencilla: cantera amarilla, roca, nichos con decoros simétricos a su alrededor y una exquisita torre colorida que resalta entre su estructura. Lo que siempre sucede en Oaxaca es que por fuera los templos son muy discretos y sobrios, pero en el interior se despliega toda la sorpresa.

El coro alto con su órgano y el altar neoclásico principal es digno de admiración, si sales por la puerta lateral encontrarás una tranquila plaza donde puedes sentarte al lado de imponentes árboles.

¡Vayámonos de boda!

Cuando las personas se casan en este sitio y hacen las calendas de bodas (un desfile de baile y canto con las chinas oaxaqueñas, así como invitados “el pueblo) el tumulto va avanzando y parece que se quedan capturados para siempre, porque a lo largo del barrio encontramos simbolismos de estos bailes típicos.

Por si fuera poco todo esto, desde aquí, Jalatlaco, puedes irte caminando al centro de la ciudad de Oaxaca y seguir explorando más retratos de un pueblo lleno de magia e historia.

¡Nunca dejes de Viajar!

Continua Leyendo

Trending