Contáctanos a través de:
Comida Mineira. Foto: Tiago Geisler Comida Mineira. Foto: Tiago Geisler

América

Cocina mineira de Brasil, toda una experiencia gastronómica

Aquí te mostramos por qué los cortes de carne no son las únicas delicias que podrás degustar en este colorido país.

Es común que para los extranjeros la gastronomía brasileña se reduzca a espadas y carne, así como lo es la cocina mineira de Brasil. Sin embargo la comida del país sudamericano abarca todo un abanico de sabores y texturas dignas de ser experimentadas en un viaje gastronómico.

Para conocer un poco más acerca de la gastronomía brasileña me dirigí al estado sureño de Minas Gerais, lugar en donde se crearon muchos de los platillos típicos.

Minas Gerais. Foto: Márcia Werlang Cocina mineira de Brasil

Minas Gerais. Foto: Márcia Werlang

Combinación de sabores, olores y colores

Su cocina es fruto del legado de los portugueses, de los esclavos negros que trabajaban en la minería y de los mismos brasileños de otras regiones. La cocina “Mineira”, es una combinación de deliciosos sabores, olores y colores que provienen de diferentes rincones de Brasil, pero son los productos lácteos los que sobresalen de entre todos ellos.

Principalmente el “queso mineiro”, que es muy parecido al queso panela o queso fresco, es cremoso, rico y sobre todo muy sano.

Sin embargo, hay una gran variedad de los mejores quesos para escoger, de entre todos ellos los mejores son: queijo prato, requeijão y minas frescal, sólo por nombrar algunos.

Queso. Foto: Aliona Gumeniuk Cocina mineira de Brasil

Lácteos característicos de la gastronomía brasileña. Foto: Aliona Gumeniuk

Otros de los favoritos entre los comensales es el chicharrón de puerco mezclado con harina y frijol, el arroz con carne seca y la Feijoada Mineira que es el platillo nacional.

Sin embargo, el ingrediente tradicional de la cocina mineira que mas llamó mi atención fue la pimenta, la cual es parecida al chile mexicano en cuanto al picante.

Para absorber su olor y sabor es concentrada en una garrafa con aceite y bastan un par de gotitas para llevarse la sorpresa de la vida por lo fuerte que puede llegar a ser.

Feijoada. Foto: Gylmarkc Cocina mineira de Brasil

La famosa Feijoada Mineira. Foto: Gylmarkc

Y ahora…¡Un poco de dulzura!

Si pasamos al terreno de los postres o “sobremesas” como se dice en portugués, podemos encontrar diversos dulces de guayaba que son preparados en ollas de cobre.

También hay una gran opción de frutas en almíbar y jaleas para disfrutar en diferentes presentaciones, que si se acompañan de los tradicionales quesos mineros no tienen comparación.

Justo a esa combinación de queso con dulce de guayaba se le conoce como Romeo y Julieta.

Romeo y Julieta. Foto: Villefort Atacarejo Cocina mineira de Brasil

Romeo y Julieta. Foto: Villefort Atacarejo

Desde mi punto de vista los postres se caracterizan por ser algo empalagosos, sin embargo observé como los niños se vuelven locos ante la barra de los postres.

Si quieres bajarte un poco el sabor del azúcar puedes tomar un rico café amargo, característico por ser una bebida muy barata en Brasil.

Si alguna vez visitas Minas Gerais no puedes perder la oportunidad de visitar sus mercados, donde tendrás la oportunidad de adquirir los mejores quesos, carnes, pimentas, vinos, frutas y verduras de todo el país.

Mercado. Foto: Nick Karvounis Cocina mineira de Brasil

Mercado Brasileño. Foto: Nick Karvounis

Si lo que buscas es toda una experiencia gourmet…

Entonces es obligatorio dar una visita al restaurante “Xapuri”, en la ciudad de Belo Horizonte, uno de los mejores restaurantes que he visitado en la vida.

Recomendado por taxistas, guías de turistas y hasta la recepcionistas del hotel, Xapuri prometía ser uno de las mejores experiencias culinarias.

Sin embargo yo trataba de no predisponerme o dejarme impresionar, no creía lo que me contaban y mucho menos estaba preparado para disfrutar de una comida tan espectacular, afortunadamente no sólo me acabe hasta el último plato, sino también me comí mis palabras.

Restaurante Xapurí. Foto: Flávio Jota de Paula Cocina mineira de Brasil

Restaurante Xapurí y la cocina mineira de Brasil. Foto: Flávio Jota de Paula

El restaurante se encuentra localizado a las orillas de Belo Horizonte, cerca de la Pampulha, cuando llegamos nos dijeron que el tiempo de espera era de una hora; cosa que me pareció extraña porque desde donde yo me encontraba veía el restaurante vacío.

Minutos después me di cuenta que las mesas vacías que yo observaba no eran las del restaurante, sino las de la sala de espera.

Restaurante Xapurí. Foto: ICAS 2018 Cocina mineira de Brasil

Instalaciones del lugar. Foto: ICAS 2018

Después de aguardar el tiempo que nos habían indicado nos condujeron hasta el restaurante, en donde había más de 200 personas, sobre todo familias; recuerdo un par de mesas con más de 20 personas reunidas para celebrar algún aniversario o fecha importante.

¡A comer se ha dicho!

Pedimos los platillos que nos recomendó el mesero, cuyas porciones eran enormes, un plato alcanza para que coman dos personas, fue entonces cuando me tragué el enfado de esperar tanto tiempo mientras regresaba a cada bocado mi felicidad.

Cada elemento de los platillos es una delicia, los ingredientes están mezclado de una forma tal que no domina uno en particular, es como si todos se desdoblaran en tu boca.

Restaurante Xapurí. Foto: ICAS 2018 Cocina mineira de Brasil

Cocina Mineira Gourmet. Foto: ICAS 2018

Puedes comenzar con pedir las entradas de la casa como la salchicha o el Bolinho de Mandioca. Para después probar alguno de los platos más pedidos de la casa, las costillas Sinha o el pollo Jéca.

Todo esto se puede acompañar con unas calabazas rellenas, ensalada, arroz y por supuesto la cerveza artesanal. El mérito de esta grata experiencia gourmet se la debemos básicamente a la chef y dueña del lugar.

Bolinho de Mandioca. Foto: Comida di Buteco Goiânia Cocina mineira de Brasil

Bolinho de Mandioca. Foto: Comida di Buteco Goiânia

La señora Nelsa Trombino quien es una excelente anfitriona y encargada de supervisar el trabajo de la cocina; y sobre todo de preguntar en cada mesa si los alimentos son adecuados.

Todas las personas aprovechan esta oportunidad para tomarse una foto con ella y reconocer su labor y el éxito que ha cultivado en su restaurante.

Belo Horizonte. Foto: Luiz Felipe Silva Carmo

Belo Horizonte. Foto: Luiz Felipe Silva Carmo

Sin duda alguna, fue de las mejores experiencias gourmet que he vivido. Es un “must” cuando se visita Belo Horizonte, hermosa ciudad cosmopolita que se aferra por conservar las costumbres y tradiciones mas arraigadas de sus pobladores. #NuncaDejesDeComer

Continua Leyendo
Click para comentar

Deja una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

América

¡Conoce los lugares de filmación de la famosa serie LOST!

Si eres un fan de ésta serie ¡Debes conocer estos fantásticos lugares!
🏝

Isla Oahu, uno de los lugares de filmación de Lost. Foto: Go Hawai’i

En esta ocasión hablaremos sobre el fenómeno televisivo Lost y sus lugares de filmación. ¡Conócelos todos!

Lugares en donde se filmó Lost

Lost, una serie en dónde nada es lo que parece

Lost es una exitosa serie estadounidense que fue estrenada en 2004, a pesar de contar con 6 temporadas, logró mantenernos pegados a la tv.

Ésta serie narra las aventuras de los sobrevivientes del accidente del vuelo 815 de Sidney, Australia hacia Los Ángeles, California.

Cartel que indica que ahí se filmó la serie Lost. Foto: Daniel Ramírez
Cartel que indica que ahí se filmó la serie Lost. Foto: Daniel Ramírez

La serie comienza con la caída del avión en una isla del Océano Pacífico aparentemente deshabitada, pero con grandes misterios por descubrir

Una de las grandes características de Lost son los “saltos temporales”, a lo largo de los capítulos muestran la vida de los personajes, sus motivos para abordar el vuelo, sus relaciones familiares y lo mas importante, ¡Todos sus secretos!

Lugares de filmación de la serie Lost

La filmación de la serie se llevó a cabo en la Isla Oahu, en ella se montaron diferentes sets de filmación.

Conoce la isla Oahu. Foto: El Cheech
Conoce la isla Oahu. Foto: El Cheech

Oahu es una de las islas que conforman al estado de Hawái y curiosamente cuenta con casi 1 millón de habitantes mientras que para Lost fue una isla desierta.

Police Beach

Esta playa fue escenario de grabación durante una gran parte de la historia, se encuentra al norte de Oahu y es completamente hermosa.

Police Beach está rodeada de otras playas que son famosas debido al tamaño de sus olas por lo que son visitadas por surfistas de todo el mundo.

Escenario y realidad de la playa en la caída del avión Foto: hollywood_irl | Instagram
Escenario y realidad de la playa en la caída del avión Foto: hollywood_irl | Instagram

Mokuleia, playa testigo de la filmación de la famosa serie Lost

La escena más impactante de Lost fue el accidente y la caída del avión en la playa, y la playa en donde cae es Mokuleia.

En éste lugar hay una carretera que se encuentra muy cerca de la playa por lo que tuvo que ser cubierta con arena para extender el set.

Playa Mokuleia, lugar de filmación de la famosa serie Lost. Foto: Daniel Ramirez
Playa Mokuleia, lugar de filmación de la famosa serie Lost. Foto: Daniel Ramirez

Mokuleia no sólo es una playa, es un destino donde se pueden realizar actividades familiares, nocturnas y conciertos.

Papa’iloa Beach

En esta playa se montó el campamento donde los sobrevivientes se reunían.

También se encuentra el famoso “Árbol de Sawyer” en el que el personaje llamado Sawyer crea su refugio con partes del avión.

Actualmente los fans de Lost, además de visitarlo, suelen dejar pequeñas anotaciones en el árbol.

Papailoa Beach el lugar del campamento Foto: Ewen Roberts
Papailoa Beach, el lugar del campamento Foto: Ewen Roberts

En las grabaciones de época invernal, la marea subía demasiado por lo que se requirió trasladar el set a otra playa para poder culminar sin mayores retrasos, esta playa alterna se llama Haleiwa.

Otros lugares de filmación de la serie Lost

Haleiwa

En la isla también se encuentra la casa del padre de un personaje, la casa está en un poblado de nombre Kaneohe.

Es un lugar real, réplica del templo Fuji de Japón pero que representa una residencia coreana llamada Templo Byodo Inn.

Conoce el Templo japonés Byodo, un lugar de filmación de la serie Lost. Foto: tomparsons930
Conoce el Templo japonés Byodo, lugar de filmación de la serie Lost. Foto: tomparsons93

Al inicio de la serie, los sobrevivientes deben esconderse de una amenaza desconocida y mortal que los persigue, ellos los hacen en un árbol que encuentran.

Éste famoso árbol llamado Massive Banyan, además de ser hermoso, es un lugar increíble para tomarse la foto del recuerdo.

Refugio en el árbol Massive Banyan, lugar de filmación de la famosa serie Lost Foto: petrogrom | Instagram
Refugio en el árbol Massive Banyan, lugar de filmación de la famosa serie Lost Foto: petrogrom | Instagram
  • Datos curiosos sobre la filmación de Lost

Para mejorar las condiciones en que se realizaron las filmaciones, los actores y actrices se trasladaron a vivir a la isla en los grandes períodos de grabación y después de esto, al parecer debido a las condiciones paradisíacas de las islas, algunos de ellos no querían ser “encontrados”.

Otros atractivos de la isla

Hay otros lugares espectaculares dentro de la isla que vale la pena visitar, ¡Sin duda debes visitarlos!

La playa de Waikiki es ideal para aprender a surfear, además de que es el mejor lugar para observar el imponente volcán Diamond Head.

Disfruta de la maravillosa playa Waikiki. Foto: dlhnpdx
Disfruta de la maravillosa playa Waikiki. Foto: dlhnpdx

En la playa Nort Shore se cree que tiene las olas más grandes del mundo, además de hacer senderismo en el valle de Waimea, podrás disfrutar de las cataratas de Waihi.

La Isla Oahu fue perfecta para grabar una serie tan interesante, así que viaja y recorre los hermosos parajes del gran show televisivo.

¿Ya sabes por qué lugar empezarás la aventura?

#NuncaDejesDeViajar

Continua Leyendo

América

Monte Shasta: una vista espectacular y una aventura extrema en California

Un reto para aquellos aventureros que buscan adrenalina, para los que no ¡También hay actividades!
🗻⛷

Vista aérea Monte Shasta. Foto: Archivo

El increíble Monte Shasta es tan perfecto que parece haber salido de la imaginación de un niño pequeño que buscaba dibujar una montaña, ¡Pero resultó ser un volcán!

Éste majestuoso monte es el segundo volcán más grande de la Cordillera de las Cascadas y se encuentra en el estado de California, EE.UU.

Monte Shasta. Foto: Ancient Origins
Monte Shasta. Foto: Ancient Origins

El impresionante e imponente volcán ha atraído la atención de millones de personas cómo poetas, autores y ¡Observadores de ovnis!

Muchas personas consideran al Monte Shasta un centro de poder espiritual.

El Monte Shasta

El Monte Shasta se eleva a casi 3000 metros sobre el terreno circundante, ya que no está conectado a ninguna montaña cercana.

Tiene un volumen estimado de 350 km3, lo que lo convierte en el volcán más voluminoso del arco volcánico en cascada.

Escala y domina éste gran reto en California. Foto: Hotbook
Escala y domina éste gran reto en California. Foto: Hotbook

Actividades en el Monte Shasta

Sí, si podrás escalarlo, pues es el destino favorito para los escaladores profesionales, ya que el último tramo para llegar a la cima ¡Es de 1,800 metros y no tiene ningún sendero para subir! Lo cual lo vuelve todo un reto.

Claro que debes de estar preparado, tener el equipo adecuado y de preferencia llevar un guía de la zona.

Escala el Monte Shasta ¡Todo un reto! Foto: Travernicolas
Escala el Monte Shasta ¡Todo un reto! Foto: Travernicolas

Si tú, al igual que yo, no eres un experto escalando, podrás incursionar en las laderas más bajas, ya sea en los senderos de excursionismo o esquiar en el Parque de Esquí del Monte Shasta.

Si eso no te interesa mucho, te recomiendo realizar alguna de las rutas de senderismo o ciclismo en los alrededores de éste monumental volcán, ya que tendrás una vista espectacular en tu recorrido.

En dado caso de que estés interesado de realizar alguna ruta del Monte Shasta da click aquí.

Bosque Shasta Trinity cerca del Monte Shasta. Foto: Blanca Tello Cadivich
Bosque Shasta Trinity cerca del Monte Shasta. Foto: Blanca Tello Cadivich

Actividades en tierra

Otra recomendación de viaje que te daré, es el visitar el Bosque Nacional Shasta Trinity, el cual tiene un área de 894.552 hectáreas.

Así que tendrás bastantes cosas que hacer en este increíble bosque.

En dado caso de que viajes con tu familia, te recomiendo realizar un pequeño safari desde la comodidad de tu auto por Modoc Volcanic National Scenic Byway.

El águila calva es una de las especies que podrás ver aquí. Foto: Anipedia
El águila calva es una de las especies que podrás ver aquí. Foto: Anipedia

Podrás observar fauna cómo águilas calvas, ciervos de cola negra, osos, coyotes y zorros.

Actividades acuáticas

Si eres amante de las actividades en el agua te recomiendo ir de pesca deportiva a McCloud, Upper Sacramento y Trinityson, que estos ríos reconocidos a nivel internacional por la pesca de trucha y el rafting por ríos rápidos.

Si buscas algo más tranquilo, ve a los lagos Lewiston, Castle y Siskiyou ya que son los favoritos entre los aficionados del kayak y los paseos en canoa.

Kayak en el Lago Lewiston. Foto: Visit the USA
Kayak en el Lago Lewiston. Foto: Visit the USA

Obviamente en todos estos lugares tendrás la vista increíble y espectacular Monte Shasta.

Datos curiosos del Monte Shasta

  • Los nativos californianos creían que era el hogar de un gran espíritu celestial.
  • Los peregrinos new age dicen que es un vórtice de energía, ¿Lo crees?
  • Un explorador de finales del siglo XIX, afirmó que en sus túneles habitaban supervivientes de un continente perdido. ¿Te imaginas? ¡Es alucinante!
Sé el Monte Shasta es espiritual. Foto: Archivo
Sé el Monte Shasta es espiritual. Foto: Archivo

Así que cuando viajes y conozcas el lugar ¡Cuéntame qué dato es el verdadera!

Y recuerda, ¡Nunca dejes de viajar!

Continua Leyendo

América

El “casado”, playas y recuerdos: un viaje padre e hijo a Costa Rica

Cada año viajo al extranjero con mi papá, esta ocasión a Costa Rica y fue ¡Un viaje inolvidable!

Viaje a Costa Rica. Foto: Jorge Peralta

Cada año mi papá y yo realizamos un viaje a algún país en el extranjero, con el fin de probar y conocer nuevos lugares, y así poder agregarlos al currículum de viaje, ¡Costa Rica era ideal!

San José, parte de nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Axel Peralta
San José, parte de nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Axel Peralta

Me entusiasmaba la idea de conocer otro país que no fuera México o Cuba, así que comenzamos a buscar hoteles y qué sitios iríamos a visitar en Costa Rica.

Selva Internacional Foto: Axel Peralta
Selva Internacional Foto: Axel Peralta

Mi papá quería relajarse y dejar atrás el estrés de la ciudad, por lo que buscaría playas para poder nadar y estar bajo el sol un buen rato.

Yo quería encontrar buenos restaurantes para poder conocer la gastronomía y los sabores de Costa Rica.

¡Manos a la obra!

Mi papá encontró los vuelos y el hotel en el que nos hospedaríamos, pero le propuse que, como Costa Rica tiene a un lado el Caribe y el Pacífico, fuéramos a ambas playas para saber la diferencia que había de un lado al otro.

Así estaba buscando opciones de hospedaje.

Él aceptó y buscamos hoteles u hostales en los que pudiéramos quedarnos por una noche y que contará con conexión a internet.

Comienza el viaje a Costa Rica

Para el viaje a Costa Rica tuvimos que tomar dos vuelos, el primero a Panamá y cuándo aterrizamos, mi papá y yo entramos en conflicto, pues no sabíamos en dónde estaba la puerta por la que salía nuestro siguiente vuelo.

Teníamos una hora para encontrar el hangar y formarnos para entrar, pero íbamos de un lado al otro perdiendo el tiempo.

¡A quién no le ha pasado algo similar en un viaje!

Hasta que un guardia nos señaló la forma rápida de llegar a la puerta, ¡Aún le agradezco!

Afortunadamente pudimos llegar y abordamos el avión sin tanto problema…

Comenzaron las complicaciones en el viaje a Costa Rica

Perdimos el primer día de seis que estaríamos en nuestro viaje a Costa Rica debido a la revisión de maletas, y cuando nos entregaron las maletas ya eran las 9 de la noche.

Al salir del aeropuerto, tomamos un camión que nos dejaría en el centro de la capital.

Toma panorámica en Puntarena de nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Axel Peralta
Toma panorámica en Puntarena de nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Axel Peralta

El trayecto fue de unos 30 minutos aproximadamente, y cuando estuvimos en las calles de San José buscamos un taxi para poder llegar al hotel.

Lo malo fue que el taxista nos perdió ¡Y tardamos 1 hora más en llegar! No tuvimos oportunidad de hacer mucho.

El “casado”, la gastronomía de Costa Rica en el viaje familiar

El hambre no nos dejaba en paz, los mapas de los celulares no indicaban nada abierto y teníamos que aventurarnos a viborear entre las calles para encontrar algo.

Casado Platillo Foto: Mexiticas
Casado Platillo Foto: Mexiticas

Cómo un milagro, encontramos un local y aquí vendían “guisados” típicos de Costa Rica: casados, arroz, frijoles, pollo, pescado y res.

Probablemente tengas una pregunta, y la hice qué era el “casado” y resultó ser una “comida corrida” de típica.

Incluye arroz con plátano frito, ensalada de lechuga con jitomate, frijoles y un guisado.

En nuestro viaje a Costa Rica conocimos el “casado”. Foto: Archivo
En nuestro viaje a Costa Rica conocimos el “casado”. Foto: Archivo

Así que pedí uno con pollo y me lo entregaron en menos de 5 minutos, mi papá, pidió un plato con pollo y preguntó si había tortillas… y ¡Rápidamente nos identifican como mexicanos!

El “casado” venía acompañado de una salsa que los locales afirmaban picaba demasiado, pero al probarla en la carne del pollo no se sentía demasiado el picor, en fin, mexicanos.

El sabor del pollo se compensaba bastante con la salsa y el arroz, los tonos neutros de la ensalada hacían juego con los tonos salados y poco picantes de la carne.

El “casado” es un plato con muchas variantes. Foto: Archivo
El “casado” es un plato con muchas variantes. Foto: Archivo

El plátano encaja con el sabor neutro del arroz, pero ésta variante del plátano era más dulce, por lo que para los paladares delicados y no tolerantes al picante el plátano será ideal para contrarrestar el sabor del chile.

El platillo de mi papá no parecía fuera de lo común, venía acompañado con ensalada solamente, y era parecido a un pollo frito, pero sin capear.

Con el estómago lleno nos regresamos al hotel y dormimos, ya que al día siguiente iríamos a Puerto Viejo y mi profesión gastronómica había tenido sus primeras experiencias.

Mochilazo en Puerto Viejo

Para llegar, tuvimos que tomar un autobús que nos llevara hasta allá, y ¡El viaje duraba 5 horas! Pues teníamos que llegar hasta el Caribe y nosotros estábamos en el centro.

El viaje no se hizo tan pesado, así que llegamos con energía y ganas de conocer Puerto Viejo, que la verdad es muy parecido a Cancún o Acapulco.

Puerto Viejo playa Foto Puerto Viejo
Puerto Viejo playa Foto Puerto Viejo

La gente es amable, el sol toca tu piel con gentileza, el calor hace que te de sed, la arena era suave, tersa y caliente, ¡Era como estar en casa!

Al bajar del autobús, buscamos el hostal en el que nos quedaríamos y desempacar las mochilas, pero antes pasamos a un mini súper, compramos un par de cervezas y unas cuantas botanas.

Playa Puerto Viejo Foto: Axel Peralta
Playa Puerto Viejo Foto: Axel Peralta

Fuimos a la playa y estuvimos bastante tiempo disfrutando de la relajación que tanto habíamos buscado, ¡Al fin! Claro, tomamos unas cuantas fotos y al anochecer buscamos un restaurante que nos habían recomendado los lugareños.

La Playa Negra era un establecimiento que ofrecía comida caribeña con el toque y sazón de Costa Rica, por lo que ya ansiaba probar dichos manjares.

Visitamos esta hermosa playa en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: My Guide Costa Rica
Visitamos esta hermosa playa en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: My Guide Costa Rica

Los manjares de la comida caribeña

Mi papá pidió un Cerdo en Salsa Caribeña y yo volví a pedir un Casado; la salsa del cerdo era agridulce, tenía tintes dulces y unos cuantos poco picantes.

La carne era suave y parecía estar marinada en una salsa similar ya que tenían un sabor parecido, aunque era ajeno a ella.

Venía acompañado de un tazoncito de frijoles negros, arroz blanco y ensalada.

Plato Casado Foto: Vivi L.
Plato Casado Foto: Vivi L.

Mi casado fue similar al de San José, sin embargo, lo probé con carne de res; el toque caribeño estaba presente en cada bocado, se sentía diferente al de la capital, más tradicional, y elaborado, ¡Un gran sabor!

Regresamos al hostal y vimos una película para quedarnos dormidos ya que al día siguiente iríamos en bicicleta a una de las playas vecinas, ¡Nuestro viaje a Costa Rica seguía!

Una bici que me lleva a todos lados

Siempre me ha gustado andar en bicicleta, pero casi nunca he podido, así que no desperdicié la oportunidad en nuestro viaje a Costa Rica, y le propuse a mi papá ir a pedalear un rato.

Viaje en bicicleta Foto: Jorge Peralta
Viaje en bicicleta Foto: Jorge Peralta

Rentamos unas bicicletas y nos fuimos por la mañana, pudimos admirar la vegetación de la selva y llegamos a la Playa Manzanillo.

Nos empapamos en la lluvia que salió de la nada, platicamos de muchas cosas, tomamos muchas fotos del camino, incluso disfrutamos de una bajada un tanto pronunciada.

Obviamente gritamos bastante y nos reímos de cómo sonábamos, ¡Nuestro viaje padre e hijo a Costa Rica estaba siendo una maravilla!

Playa Manzanillo Foto: Axel Peralta
Playa Manzanillo Foto: Axel Peralta

Llegamos a Manzanillo y resultó ser una reserva natural, caminamos por los senderos que iban y venían a las distintas playitas que había dentro de la reserva, ¡Y tomamos muchas fotos de éste maravilloso escenario!

Al terminar el día devolvimos las bicis, recogimos nuestras mochilas en el hostal y subimos al autobús para regresar a San José.

Ya que al día siguiente ¡Nos esperaba otra aventura!

Playa Manzanillo Foto: Jorge Peralta
Playa Manzanillo Foto: Jorge Peralta

Puntarenas, una visita en nuestro viaje a Costa Rica

Al día siguiente despertamos temprano y fuimos directo a la central camionera para llegar a Puntarenas, fue un viaje sin tantas complicaciones.

Llegando a nuestro destino, notamos que la experiencia sería totalmente diferente a lo que nosotros queríamos: el cielo estaba nublado, no había playas en las que pudiéramos estar.

Puntarenas Foto: Axel Peralta
Puntarenas Foto: Axel Peralta

Aún esperanzados de que todo fuera bien, caminamos en busca del hotel en el que nos quedaríamos.

Tomamos un camión que nos dejó en la esquina del hotel y entramos a registrarnos, éste era elegante y se veía que llevaba pocos años en funcionamiento, pues se veía limpio, nuevo y con poco uso.

Nuestra habitación y era enorme, tenía una cama King size, cafetera, un pequeño refrigerador y una televisión enorme; era la definición correcta del “cuarto perfecto para descansar”.

Puntarenas es uno de los lugares que visitamos en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Jorge Peralta
Puntarenas es uno de los lugares que visitamos en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Jorge Peralta

Continúa la experiencia gastronómica…

En el centro de la ciudad había varios restaurantes o “fondas”, entramos a una y nos atendió una señora muy amable, que nos llevó a nuestra mesa y nos reconoció como extranjeros.

Le recomendó a mi papá una sopa de mariscos, él accedió muy convencido de querer probar la sopa y yo volví a pedir un casado, ya teníamos una relación.

Mi casado fue un tanto diferente a los anteriores, pues en éste el arroz ya no era blanco, sino amarillo, mi carne de cerdo estaba jugosa y se acoplaba bien a los demás sabores, los frijoles parecían estar refritos y hacían juego con el arroz aún teniendo el plátano frito.

Arroz Amarillo Foto: Cocina delirante
Arroz Amarillo Foto: Cocina delirante

Quedé maravillado de que los casados varían entre cada región o lugar; depende del toque personal o la manera de prepararlos lo que lo define.

La sopa de mi papá se veía diferente a lo que habíamos pensado; era un caldo blanco con cilantro encima, trozos de pescado dentro, y lo curioso del asunto ¡Lo servían con un plátano!

La mesera nos dijo que el plátano le daría más sabor a la sopa, mi papá le creyó y se lo agregó.

Caldo de Pescado Foto: Axel Peralta
Caldo de Pescado Foto: Axel Peralta

Lo comió sin tanto problema y al terminar dijo que el sabor del plátano no afectaba tanto al de la sopa, pues no era dulce sino neutro.

Regresamos al hotel y vimos una película, platicamos un rato y nos dormimos para el día siguiente ir a Playa Naranjo.

Una vista asombrosa en el ferry

Cuando despertamos, mi papá me comentó que el hotel incluía un desayuno de 7 am hasta las 11 am, nos cambiamos rápidamente y alistamos todo para llevarnos las mochilas con nosotros.

Pedimos indicaciones a la recepcionista sobre cómo llegar al ferry y resultó ser más rápido de lo que habíamos pensado.

Compramos los boletos y subimos a la parte superior del ferry para poder apreciar la marea, las olas y el mar, ¡Una gran experiencia!

Viaje en Ferry  Foto: Jorge Peralta
Viaje en Ferry Foto: Jorge Peralta

El viaje fue de hora y media y cuando llegamos el guía del grupo comentó que había varias playas a las cuales ir, pero había que esperar un transporte.

Mi papá, como buen mexicano, dijo que lo haríamos a nuestra manera, así que caminamos al contrario que la gente que esperaba el transporte y encontramos un camino que nos llevó a una playa y un bar llamado “El Perla Negra”.

Unos tragos aquí nos regalaron amistades en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: My Guide Costa Rica
Unos tragos aquí nos regalaron amistades en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: My Guide Costa Rica

La playa y la medusa

Tomamos unas cuantas bebidas y nos hicimos amigos del dueño, quien nos platicó sobre sus ideas de hacer un hotel sobre el bar e incluso nos lo mostró.

Terminamos nuestras bebidas, bajamos a la playa tal y como el dueño nos había explicado, pero no era una playa como las que habíamos visitado, sino que tenía piedras en vez de fina arena y pasto cerca de la orilla.

Playa Naranjo Foto: Viatgelovers
Playa Naranjo Foto: Viatgelovers

Nos sentamos a platicar y el oleaje trajo una medusa; de lejos parecía una bolsa transparente pero cuando nos dimos cuenta sacamos los pies del agua para prevenir un accidente.

Una medusa pudo ocasionar un accidente durante nuestro viaje, ¡Pero la salvamos!

La sacamos del agua con ayuda de una rama que estaba cerca y la dejamos lejos de la orilla, por mera curiosidad recorrimos la costa viendo qué más podía haber, pero no encontramos nada excepto piedras porosas por la marea.

Nos sentamos a terminar de platicar y cuando dieron las 5 pm regresamos a donde estaba el ferry.

Con nuestras maletas en mano, subimos al pequeño barco y llegamos a Puntarenas de nuevo, solo para tomar aire y correr para tomar el camión a San José.

Último día: adiós, Costa Rica

Llegando al hotel arreglamos todo para regresar a México al día siguiente, pero le dije a mi papá “No nos podemos ir sin regresar a los casados del primer día”.

Fuimos de nuevo y encontramos a las mismas personas que nos atendieron la ocasión pasada, así que comenzamos a platicar sobre cómo había estado nuestro viaje y qué lugares habíamos visitado.

Casados Cena Foto: Buen día Teletica
Casados Cena Foto: Buen día Teletica

Nos dijeron que nuestros recorridos habían estado bien porque habíamos visitado lo más característico de cada lugar.

Para comer, mi papá pidió el mismo casado que yo, y ésta vez le agregué más salsa de la que debía, ¡Terminé enchilando demasiado y mi papá se empezó a reír de mí!

Ya era la hora de regresar

Por la mañana nos recomendaron un restaurante típico del centro en el que servían un “Hot Cake de maíz”, lo servían con crema, queso y su sabor era parecido a los panqués de elote que tenemos en Mexico

Era un platillo muy grande y muy delicioso, la crema y el queso le hacían juego porque le daban un toque fresco, cremoso y salado que contrastaba con la dulzura del maíz.

Hot Cake de Maíz Foto: Axel Peralta
Hot Cake de Maíz Foto: Axel Peralta

Cuando terminamos de desayunar, nos dirigimos al hotel por nuestras cosas y de ahí al aeropuerto, estuvimos esperando, hasta que nuestro vuelo estuvo listo para abordar y llegamos a Panamá.

Mi papá regresó por sus tenis que había visto en el vuelo de ida y parecía niño pequeño con su juguete nuevo.

Llegamos a la CDMX casi a las 11 pm y cuando finalmente estuvimos en casa, nos fuimos directamente a dormir.

Playa Negra fue uno de nuestros destinos en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Archivo
Playa Negra fue uno de nuestros destinos en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Archivo

Éste viaje a Costa Rica me dejó un recuerdo muy bonito junto a mi papá, sin dudarlo es uno de mis favoritos.

Atrévete a visitar Costa Rica y recuerda, ¡Nunca dejes de viajar!.

Continua Leyendo

Trending