Contáctanos a través de:

Ecoturismo - Turismo Sustentable

¿Sabias que Acapulco tiene su propio Jardín Botánico?

El lugar dedicado a la propagación, conservación y preservación de la biodiversidad.

En el vibrante corazón de Acapulco se encuentra el Jardín Botánico “Esther Pliego de Salinas”, un verdadero museo de plantas vivas dedicado a la propagación, conservación y preservación de la biodiversidad.

Este oasis ecológico, que funciona como pulmón verde para el puerto, celebra más de dos décadas de compromiso con la naturaleza y la educación ambiental.

Acapulco Jardín Botánico. Foto por Time Out México.

Desafortunadamente, el huracán Otis impactó duramente este refugio natural, destruyendo el 80% de sus árboles más antiguos y afectando gravemente a la flora nativa y endémica, incluyendo palmas y especies diversas de sus colecciones.

No obstante, a solo cinco meses de este desastre natural, el Jardín Botánico de Acapulco muestra un impresionante espíritu de resiliencia. Hoy, el jardín ha reabierto parcialmente algunos de sus senderos, permitiendo que visitantes y locales puedan volver a disfrutar de la impresionante flora y belleza paisajística que ofrece este paraíso.

La variedad de especies que alberga es vasta, incluyendo palmas, heliconias, bromelias, crotos, plantas de sombra, desérticas, acuáticas, zamias y cycas.

Acapulco Jardín Botánico. Foto por Time Out México.

Todos estos elementos se combinan para crear un ambiente de inmersión total en la selva tropical, promoviendo un espacio de recreación y aprendizaje para visitantes de todo el mundo.

El jardín no solo se centra en la flora, sino también en la accesibilidad. Con la instalación de un elevador, personas con discapacidad y adultos mayores pueden fácilmente acceder y disfrutar de la espectacular vista de la bahía desde una plataforma a 13 metros de altura.

Acapulco Jardín Botánico. Foto por Constellation Services.

Ubicado en las Cumbres de Llano Largo, y a pocos minutos de la Base Naval, el Jardín Botánico ofrece una entrada conveniente para todos los visitantes, $70.00 pesos en admisión general, $30.00 pesos para
maestros y estudiantes y $900.00 pesos por recorridos guiados de 1 a 6 personas y los domingos recorrido gratis pagando la entrada general.

Esta entrada es un donativo que ayuda a a la conservación del lugar. La entrada es libre para menores
de 10 años, adultos mayores con credencial de INAPAM y estudiantes de ULP con credencial vigente, por último los martes la entrada es libre.

Desde su inauguración, el Jardín Botánico de Acapulco ha demostrado un compromiso firme con la educación ambiental y la participación comunitaria.

A través del programa “Mini naturalistas” y diversos cursos de verano, ha acogido anualmente a más de 2,000 estudiantes de escuelas locales y del estado.

Estos programas no solo incluyen recorridos educativos sino también talleres didácticos que fomentan el respeto y conocimiento sobre el medio ambiente. La participación de estudiantes universitarios es notable, con muchos de ellos realizando su servicio social y participando en estudios cruciales de flora y fauna.

Acapulco Jardín Botánico. Foto por Expedia.

Además, el Jardín ofrece una variedad de cursos que van desde artesanías y diseño floral hasta jardinería básica y poda de árboles.

Estos cursos están abiertos tanto para la comunidad local de Cumbres de Llano Largo como para el público en general, fomentando así una cultura de conservación y respeto por la naturaleza.

Clases de diseño floral. Foto por JBA.

A lo largo de los años, el Jardín ha alcanzado logros significativos en la conservación de plantas en peligro de extinción, con especial atención a especies como el Palo morado y el Palo de cera a través de su Unidad de Manejo Ambiental (UMA).

Los esfuerzos han sido reconocidos tanto a nivel nacional como internacional, haciendo del Jardín Botánico un destino turístico destacado y un modelo de conservación ambiental.

En 2021, fue honrado con el reconocimiento de “Parque del Mes” por la Asociación de Parques de México, y ha sido sede de eventos importantes como la XXI Reunión Anual de la Asociación de Jardines Botánicos Mexicanos.

Jardín Botánico Acapulco. Foto por Chilango.

El Jardín Botánico de Acapulco es un centro de comunidad y aprendizaje donde se celebran fiestas tradicionales y se fomenta la participación activa de todos los sectores de la sociedad.

Con cada visita, los visitantes no solo disfrutan de la belleza natural y la biodiversidad, sino que también se convierten en parte de un movimiento más grande hacia la sostenibilidad y el respeto por nuestro entorno natural.

Jardín Botánico. Foto por Hotels In Acapulco.

Este lugar representa no solo una oportunidad para explorar la rica biodiversidad de Acapulco, sino también para testificar la resilencia de la naturaleza y el espíritu humano frente a adversidades.

En tu próxima visita a Acapulco, asegúrate de visitar el Jardín Botánico, un lugar donde la belleza natural y el esfuerzo humano se unen para crear el espacio más espectacular y enriquecedor de la región. ¿Viajas a Acapulco? Entonces te sugerimos darte una vuelta en la pagina oficial de Autotur, en donde vas a encontrar todo lo relacionado con transporte seguro, cómodo, y con paquetes que se ajustan a tu presupuesto. Y recuerda, #Nuncadejesdeviajar!

Conoce los paquetes que Autotur tiene para ti. Foto por Autotur.
¡Viaja con Autotur!. Foto Archivo.

Baja California Sur

La Purísima, el imperdible en Baja California Sur ¡solo para los mas aventados!

¡La Purísima es el oasis con mayor riqueza específica en Baja California Sur!

Enclavada en el corazón de Baja California Sur, específicamente en la zona norte del municipio de Comondú, La Purísima se erige como un destino inigualable para los amantes de la naturaleza, la historia, la gastronomía y los deportes de aventura como el kayak.

A continuación, te comparto algunas razones para elegir La Purísima como el próximo destino para disfrutar de una estadía memorable.

Aventura en La Purísima. Foto por Discover Baja Travel Club.

La rica historia de La Purísima se remonta al año 1717, cuando el padre Nicolás Tamaral fundó la Misión de la Purísima Concepción de María Cadegomo, la octava de las edificadas en la península de Baja California.

Este lugar fue elegido por su imponente cerro del Pilón, cuya forma piramidal sorprendió a los misioneros jesuitas del siglo XVIII. Ellos vieron en su forma la imagen de la Virgen María, interpretándolo como una señal divina para asentarse en este lugar.

La Purísima. Foto por Jumping Places.

La misión jugó un papel crucial en la evangelización y colonización de la región. A lo largo de los años, se convirtió en un centro de desarrollo agrícola y cultural. Aunque la misión original ya no está en pie, las ruinas y la historia que la rodea siguen siendo un testimonio del impacto de los misioneros jesuitas en la región.

Visitar La Purísima permite adentrarse en paisajes de ensueño, donde las montañas se reflejan en las aguas cristalinas y la flora y fauna locales se revelan en su esplendor.

Ruinas de la misión. Foto por Sudcaliforniano.

Este destino ofrece a los visitantes una experiencia visual impresionante, ideal para aquellos que
buscan desconectarse y disfrutar de la naturaleza en su máxima expresión.

Los alrededores de La Purísima están adornados con montañas escarpadas, valles fértiles y cuerpos de agua cristalina que proporcionan un contraste sorprendente en medio del desierto.

Estos paisajes ofrecen oportunidades infinitas para los fotógrafos y los amantes de la naturaleza que buscan capturar la belleza salvaje de Baja California Sur.

La Purísima. Foto por ResearchGate.

En Baja California Sur existen solo cuatro oasis con extensiones mayores a 2.0 kilómetros cuadrados, y La Purísima, con sus 2.25 km², representa el tercero en extensión. Este oasis no solo es un refugio de vida silvestre, sino también un lugar perfecto para relajarse y disfrutar de la serenidad que ofrece el entorno natural.

Los oasis son formaciones raras en el desierto, y La Purísima se destaca por su tamaño y biodiversidad. Estos oasis han sido cruciales para las comunidades locales durante siglos, proporcionando agua y recursos en un entorno árido.

La Purísima. Foto por Where Sidewalks End.

Los visitantes pueden explorar estos refugios verdes y aprender sobre su importancia ecológica e histórica.

Purísima es hogar de una gran variedad de especies de aves, peces y otros animales silvestres. La flora de la zona incluye carrizo, tul, guatamote y chicura.

Guatamote. Foto por iNaturalist.

Según Pronatura, La Purísima es el oasis con mayor riqueza específica en Baja California Sur, lo
que la convierte en un destino ideal para los amantes de la biodiversidad y la observación de la naturaleza. Entre las especies de aves que se pueden observar, destacan el halcón peregrino, el águila
pescadora y diversas especies de garzas y patos.

Los cuerpos de agua albergan peces como la tilapia y la carpa, mientras que los mamíferos incluyen coyotes, zorros y conejos.

Esta rica biodiversidad ofrece a los naturalistas y a los turistas una oportunidad única de experimentar la vida silvestre en su hábitat natural.

Halcón peregrino. Foto por Sexado de aves.

La Purísima goza de un clima templado y soleado prácticamente durante todo el año, lo que asegura condiciones perfectas para el desarrollo de diversas actividades al aire libre, como el senderismo, la escalada y el kayak.

Este clima agradable permite a los visitantes disfrutar de la belleza natural del lugar sin preocuparse por condiciones climáticas adversas.

Estofado de cipae. Foto por Unilever food.

La gastronomía de La Purísima es una experiencia que no te puedes perder. Los langostinos son una de sus especialidades, junto con exquisitas carnes, chorizo de abulón y el estofado de cipae.

Además, se pueden disfrutar dulces en conserva y frutas como guayaba, naranja, dátiles, higos, uvas o mango, dependiendo de la temporada. El orégano y el delicioso queso, así como el café de talega, son los compañeros perfectos para la machaca con tortillas de harina recién hechas.

Kayak en La Purísima. Foto por Wikiloc.

Las lagunas y ríos de La Purísima presentan aguas calmadas, ideales tanto para principiantes como para kayakistas experimentados. El kayak en el río de Comondú permite una inmersión total en la naturaleza, ofreciendo una forma de reconectar con el entorno natural y disfrutar de su belleza y serenidad.

Remar por las aguas tranquilas del río de Comondú es una experiencia que ofrece paz y una conexión profunda con la naturaleza. Los kayaks permiten a los visitantes explorar áreas inaccesibles a pie, descubriendo rincones escondidos y observando la vida silvestre desde una perspectiva única.

La Purísima es un destino único que combina historia, naturaleza y aventura en un solo lugar. Con su rica historia, paisajes espectaculares, oasis de ensueño, biodiversidad, clima perfecto, deliciosa gastronomía y aguas serenas, es el lugar ideal para quienes buscan una experiencia inolvidable. No esperes más y planea tu visita a La Purísima, #Nuncadejesdeviajar!.

La Purísima. Foto por Where Sidewalks End.
Continua Leyendo

Ecoturismo - Turismo Sustentable

Parque Nacional de Fiordland, ¡el mas grande de Nueva Zelanda!

Este parque, con sus vastos fiordos, exuberantes selvas tropicales y majestuosos picos, es un paraíso para los aventureros.

¡Bienvenidos a la maravilla natural de Nueva Zelanda! Este hermoso país, conocido por sus impresionantes paisajes y su compromiso con la conservación, es el hogar de 14 parques naturales que son verdaderas joyas para los amantes del ecoturismo. Desde majestuosas montañas y densos bosques hasta lagos cristalinos y playas doradas, cada parque ofrece una experiencia única y una oportunidad para conectarse con la naturaleza en su estado más puro.

Entre todos ellos, destaca el Parque Nacional de Fiordland, el más grande de Nueva Zelanda. Este parque, con sus vastos fiordos, exuberantes selvas tropicales y majestuosos picos, es un paraíso para los aventureros y los amantes de la naturaleza.

Parque Nacional de Fiordland. Foto por Go2Globe.

Aquí, los visitantes pueden disfrutar de actividades como senderismo, kayak y observación de la vida silvestre, todo mientras se sumergen en uno de los paisajes más espectaculares del mundo. Ya sea que busques explorar sus famosos fiordos, como el Milford Sound, o simplemente perderte en la serenidad de sus bosques, Fiordland es un destino que no te puedes perder.

Parque Nacional de Fiordland se encuentra en la esquina suroeste de la Isla Sur en Nueva Zelanda, dentro de la región de Fiordland. Con una extensión de 12,500 kilómetros cuadrados, no solo es el parque más grande de Nueva Zelanda, sino también uno de los más vastos del mundo.

Este impresionante lugar ha sido declarado en parte Patrimonio de la Humanidad debido a su singularidad y belleza natural, y es administrado por el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda, que se dedica a preservar su increíble biodiversidad y paisajes únicos.

Parque Nacional de Fiordland. Foto por New Zealand.

El paisaje de Fiordland, esculpido por glaciares durante 100,000 años, es verdaderamente espectacular. Aquí, las cascadas descienden cientos de metros hasta los profundos fiordos, creando una sinfonía de agua y roca que deleita a los visitantes.

Los milenarios bosques lluviosos, densos y verdes, se aferran a las laderas de las montañas, proporcionando un hábitat a una increíble variedad de flora y fauna.

Los lagos resplandecientes y las cimas de granito que se mantienen como en la antigüedad, ofrecen un entorno prístino y sereno, perfecto para la exploración y la aventura.

Milford Track. Foto por EasyHike.

Fiordland es un lugar donde la naturaleza se muestra en su forma más pura y espectacular. Aquí, los amantes del ecoturismo pueden disfrutar de una variedad de actividades que van desde el senderismo en famosas rutas como la Milford Track, hasta el kayak en los tranquilos fiordos.

La observación de aves y otros animales es una experiencia gratificante, ya que el parque es hogar de especies únicas como el kakapo y el kiwi. Cada rincón de Fiordland ofrece algo especial, ya sea que estés
admirando la majestuosidad del Milford Sound o explorando las tranquilas aguas del Doubtful Sound.

Kiwi. Foto por YouToo Project.

Este parque es un testimonio de la belleza natural de Nueva Zelanda y una invitación a descubrir la maravilla del mundo natural en su estado más puro.

El Parque Nacional de Fiordland incluye los impresionantes fiordos de Milford, Dusky y Doubtful. El primero de ellos, Milford Sound, fue citado por Rudyard Kipling como la octava maravilla del mundo, y no es difícil entender por qué.

Realizar una caminata por este lugar te permitirá apreciar la majestuosidad y belleza de sus paisajes. Además, si tienes suerte, podrías avistar dos de las especies de aves casi extintas y no voladoras,
el Takahe y el Kakapo, en su hábitat natural.

Parque Nacional de Fiordland. Foto por Traveldigg.com

La vida salvaje en Fiordland es igualmente fascinante. Aquí, puedes encontrar delfines juguetones, focas descansando en las rocas y pequeños roedores como ratones, ratas y conejos.

La variedad de pájaros es asombrosa, destacando el kakapo, el único loro no volador del mundo, y el kiwi, ave nativa de Nueva Zelanda. Los ciervos también son comunes, añadiendo un toque de vida salvaje a los ya vibrantes paisajes del parque.

Fiordland es un destino popular para escaladores, alpinistas y, especialmente, para excursionistas. Los senderos Milford, Kepler, Hollyford y Routeburn, ubicados en o cerca del parque, son algunas de las rutas más famosas y desafiantes del mundo, ofreciendo vistas panorámicas y experiencias inolvidables a quienes se aventuran en ellos.

Kakapo. Foto por Nat Geo.

Te invitamos a visitar su página web, donde encontrarás toda la información necesaria para planificar tu visita. Desde detalles sobre las actividades disponibles y las especies animales que puedes encontrar, hasta advertencias importantes sobre cómo cuidar y preservar este increíble entorno natural.

Prepárate para una travesía llena de belleza, aventura y respeto por la naturaleza. ¡Descubre Fiordland y deja que sus maravillas te inspiren! #Nuncadejesdeviajar!

Parque Nacional de Fiordland. Foto por Qveren.com
Continua Leyendo

Ecoturismo - Turismo Sustentable

Atexcac: La Laguna Mágica de Puebla

¡Esta laguna volcánica cambia de color!

PORTADA Laguna Atexcac

La laguna de Atexcac, ubicada entre Puebla y Veracruz, es un lugar increíble que tienes que conocer. Su nombre en náhuatl significa “lugar de las aguas escarpadas“, lo cual describe perfectamente el impresionante entorno que la rodea. Es el destino perfecto si quieres estar en contacto con la naturaleza y disfrutar de paisajes espectaculares.

Laguna mágica. Foto - web
Laguna mágica. Foto – web

Laguna de Atexcac: Un sitio de interés científico y turístico

Atexcac es uno de los seis lagos de cráter en la región de los Llanos de San Juan. Estos lagos se formaron cuando la actividad volcánica agrietó la tierra, creando enormes volcanes. La zona está rodeada por algunos de los volcanes más impresionantes de México, como la Malinche, el Cofre de Perote, el Pico de Orizaba y la Sierra Negra. Esta combinación de formaciones geológicas y vegetación lo convierte en un sitio de gran interés científico y turístico.

Belleza Atexcac. Foto - web
Belleza Atexcac. Foto – web

La magia de la laguna

La laguna de Atexcac no solo destaca por su formación geológica, sino también por las leyendas que la rodean. Una de las historias más fascinantes es la de una sirena de largos cabellos plateados que emerge bajo la luz de la luna. Su canto, dicen, atrae y pierde a los hombres en las profundidades de la laguna.

Laguna de Atexcac. Foto - web
Laguna de Atexcac. Foto – web

Durante el día, el agua de Atexcac cambia de color, pasando de un verde intenso a un azul profundo, dependiendo de la luz y las condiciones climáticas. Desde los bordes del cráter, el lago se asemeja a un manto turquesa que contrasta con el entorno volcánico y agreste.

Características y Curiosidades

La laguna de Atexcac tiene mucha sal y azufre, lo que le da un olor peculiar por los volcanes Las Derrumbadas que están cerquita. El agua está muy fría y las orillas son muy empinadas, así que hay que tener cuidado cuando camines por ahí.

Atexcac de día. Foto - web
Atexcac de día. Foto – web

Es un lugar ideal para admirar el paisaje y sacar fotos, porque las vistas son espectaculares en cualquier época del año. Aunque no se puede nadar por el frío y la salinidad, es perfecto para relajarse y disfrutar de la naturaleza en paz y tranquilidad.

¿Cómo llegar?

A dos horas de Puebla y una de Xalapa, el punto de partida ideal es el municipio poblano de Guadalupe Victoria. Sigue la carretera 140 hasta el crucero de Quechulac y luego varios kilómetros al suroeste hasta el crucero de Guadalupe Victoria, donde se encuentra la Laguna de Atexcac.

Paisaje Volcánico. Foto - web
Paisaje Volcánico. Foto – web

La Laguna de Atexcac es el lugar perfecto para escapar del estrés urbano y relajarte en la naturaleza. Aquí puedes disfrutar de vistas impresionantes de paisajes volcánicos y descubrir las leyendas locales, lo que hace que cada momento sea único.

#NuncaDejesDeViajar

Continua Leyendo

Trending