Contáctanos a través de:

Museos

Museo del Títere, donde las piezas cobran vida

Marionetas que arrancaron sonrisas y llantos, enojos y amor, actores de hilos y madera

Museo Nacional del Titere Rosete Aranda

Qué sería de la historia de México sin ese toque de picardía y diversión que le imprimen sabor a las charlas, los eventos sociales y a la vida cotidiana. Quizá todo sería un poco más formal y respetuoso, pero justamente ahí es donde aparece el humor mexicano, una tradición que se ha convertido sino en un arte, en una forma de entretenimiento.

Por eso me declaro fan de los títeres y marionetas, han marcado la historia de nuestro país en el entretenimiento y diversión. Imagínate la importancia, se han encontrado piezas de barro en las zonas arqueológicas de Cacaxtla y Xochitécatl (en Tlaxcala) en donde las figurillas de seres humanos ya estaban articuladas.

Estudios y testimonios han revelado que los niños, hijos de personajes importantes, eran quienes tenían el privilegio de tener estas ánimas y les ayudarían incluso a desarrollarse como seres inteligentes y sociables.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (8)Incluso hay un códice maya que revela a un personaje “Teokikixltli” (el que hace bailar a los dioses) que en una mano cuenta con un títere de guante y en la otra un títere de hilos.

Esto desmiente que las artes llegaron con los europeos y nos revela que los títeres ya tenían años como parte de las culturas prehispánicas, lo que sí sabemos es que los frailes utilizaron títeres para temas de evangelización.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (44)En los escritos que dejo Fray Bernardino de Sahagún se menciona  que la forma de llegar a los indígenas y convertirlos a la religión era a través de personajes animados. Claro, fue un proceso que duró años.  Así comenzaron a surgir titiriteros que daban vida a distintos personajes;  en tiempos de la inquisición los titiriteros fueron mal vistos y quemados en la hoguera.

Sabemos que los primeros títeres fueron diseñados para adultos ya que siempre se ha buscado una conciencia social y que al moverlos, se pretendía transmitir algo al público. Y es así como surgen las carpas de titiriteros, algunos resaltaban temas políticos con la picardía y burlas que merecían ciertos personajes.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (3)De ahí se desprendieron los títeres de espectáculos, sí aquellos que entretuvieron a chicos y grandes en donde los temas como el circo, los toros, el mariachi, la alameda y un sinfín de cuadros o montajes, eran el centro de reunión para pasar la tarde.  Al llegar el camión llamado “hormiga” que se convertía en teatro, la gente sabía que algo bueno y original estaba por ocurrir.

Hubo una época de auge que grandes compañías montaban espectaculares obras con escenarios completos y contrataban cantantes y actores para darle vida a los títeres, quienes eran las verdaderas estrellas de las obras.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (40)

Una compañía que trascendió fronteras fue la de los hermanos Rosete Aranda quienes dejaron como testimonio de una tradición, un acervo de cientos de títeres.

Claro después llegó el radio y la televisión y el entretenimiento evolucionó. Algunos artistas de los hilos pudieron pasar a esas siguientes etapas, incluyendo el cine.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (52)

Pero, ¿Qué es un títere?

Es muy sencillo, un títere es cualquier objeto inanimado que le podemos dar movimiento, una tela, una cuchara, un zacate;  el chiste es moverlo y darle vida. Todos en algún momento hemos sido titiriteros con: la muñeca, el caballito, el carrito… y así al jugar con ellos, les damos ánima.

Pero si hablamos ya de un muñeco en sí, hay que tomar en cuenta el “discurso plástico” que es una característica de los títeres: su expresión, el material con el que están hechos, lo que traen puesto, todo en conjunto siempre nos dice algo del personaje, quizá es alguien pobre, quizá es un músico, quizá es domador de leones o una doncella.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (29)A los títeres también se les llama “marionetas” palabra francesa marionette que se refería a la virgen María quien se aparecía en representaciones religiosas y efectuaba un sonido agudo. Por eso las marionetas hablan con voces agudas o falsas. El nombre de títere es una palabra onomatopéyica que hacían los actores con un silbato produciendo un ti-ti al mismo tiempo que movían los muñecos. ¡Ahí viene el ti-ti-ritero!

Dentro del teatro de títeres hay distintas técnicas: los de hilos, los de guante, los de varilla, los de sombra, los bocones, los ventrílocuos;  hay tantas formas de manipularlos que de ahí viene el dicho “te manipulan como títere”.

 

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (55)Para este tipo de teatro no hay reglas, incluso es más fácil tomar riesgos, como hacer volar a un títere en lugar de hacerlo con un actor.

Esta forma de entretener se convirtió en un arte en todo el mundo y subsiste en nuestros días, países como Francia, Republica Checa y Bulgaria tienen gran tradición que sus estudios llegan a grados universitarios; Por otro lado, Rusia hace competencias nacionales de titiriteros y Cuba es potencia en marionetas.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (22)

El Museo del Títere

Ubicado en el corazón de Huamantla, la Capital mundial del títere y Pueblo Mágico, se encuentra este museo que guarda un acervo muy importante de marionetas, títeres y personajes que han marcado la historia del teatro titiritero en México y el mundo.

La antigua casona perteneció a la familia Barrientos Carbajal, consta de 9 salas de exposición en donde se exhiben una brillante colección de cientos de títeres o muñecos que pertenecieron a coleccionistas o a las distintas compañías dedicadas al arte de entretener.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (42)

Además de las marionetas prehispánicas encontradas en Cacaxtla y el generoso acervo mexicano, podrás ver títeres provenientes  de otras partes del mundo como Alemania, Indonesia, Francia, España, Italia, india, China e Inglaterra, entre muchas otras. En este lugar aprenderás las distintas técnicas de teatro de títeres en todo el mundo.

En la sala introductoria te enterarás de cómo el fraile Simeón evangelizaba a las personas moviendo los hilos con una cruz de Cristo, a las marionetas que cobraban vida. Hoy incluso, hay un pueblo en su honor: San Simeón, ubicado en Tlaxcala.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (9)

Aprenderás cómo personas como don Ferruco y doña Mariquita que además de grandes artistas, fueron maestros que se adentraron en la sierra para alfabetizar a toda una generación de personas a través de las marionetas.

Por ejemplo, hubo títeres como “los petul” quienes iban puebleando por el sureste de México para hablar con personas del campo para evitar que fueran engañados en ofrecer sus tierras a cambio de una televisión.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (16)Fueron tan importantes las obras en todo el país, que habían representaciones especiales para presidentes y dictadores, aprenderás cómo algunas películas de la época de oro, fueron inspiradas en obras de teatro titiritero. Te suena “Ay qué tiempos, señor Don Simón” de Joaquín Pardavé?

¿Sabías que la Familia Telerín primero fue un grupo de títeres? posteriormente se convirtieron en una animación para TV con voces españolas, pero la realidad es que nacieron en México.  ¿Conocías de donde viene el nombre Guiñol? Pues de un personaje que en la intervención Francesa animaba a los soldados mexicanos  a luchar, sí Monsieur Guignol con su muñeco.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (25)Así, increíbles historias como el amor de Don Cristóbal y Rosita, farsa y personajes de Garcia Lorca, están ahí y podrás conocer su historia. Personajes como la muerte, el pájaro, payasos, Cantinflas, Benito Juárez, Carlomagno, Hansel y Gretel;  decenas de marionetas únicas y famosas te observan pero no cobran vida hasta que alguien lo decida.

También te adentraras en las tradiciones de desfiles y danzas mexicanas con títeres monumentales; conocerás a los famosos títeres de Cachiporra, esos de rasgos pronunciados que se golpeaban entre ellos causando carcajadas a los asistentes.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (6)Las ultimas salas están dedicadas a la dinastía de los Rosete Aranda, ahí te enterarás en los mejores días de la compañía cuando elaboraban desde una silla de bebé, hasta personajes y animales que participarían en cada una de sus obras. Sí, una familia proveniente de Huamantla.

Verás desde sus instrumentos para hacer títeres, pasando por sus carteles de presentación, hasta la caja registradora y los tickes de venta para entrar a sus funciones.

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (38)La última sala es de una orquesta sinfónica hecha por la Maestra Maria Luisa Sámano. ¿Te imaginas todos los títeres tocando sus instrumentos al mismo tiempo?

Lo recomendable es tomar una visita guiada en el museo del títere para que sepas todos los datos curiosos de las piezas que cobraron vida e hicieron sátira política o espectáculos llenos de imaginación; Marionetas que desataron risas y llantos, enojos y marchas, amor y engaño…

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (41)Ahora ya sabes que existe otra tradición ancestral de México que ha estado ahí esperando a que muevas tus hilos, los visites y descubras que es todo un arte, que no está perdido y solo hay darle ánima, eso es el teatro titiritero.

Museo Nacional del Títere (MUNATI)

Parque Juárez 15, Centro, Huamantla, Tlaxcala

Entrada general $20.00pesos Abierto de martes a domingo de 10:00am a 18:00hrs.

Uso de cámara fotográfica o de video $25.00 pesos

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (58)

Visitas guiadas gratuitas. Obras de Teatro titiritero todos los fines de Semana

Obras de teatro en domingo y algunos sábados. $15.00 pesos

Sede del Festival Internacional del Títere celebrado las dos últimas semanas de Octubre

Página del Museo del Títere

Museo Nacional del Titere Huamantla Tx (14)

Cómo llegar:

Llegar a Tlaxcala y después dirígete hacia Apizaco y luego a Huamantla, carretera 119. 40 Min.

Donde hospedarse

Hotel Mision Tlaxcala. Dirección: Carretera Tlaxcala-Apizaco Km 10, Santa María Atlihuetzia, 90459 Atlihuetzia, Tlax.

América

Pittock Mansion, el sueño de todos los que llegan a Portland

La sala de costura, el salón social, la recamara del niño, la cocina, el salón para fumar y la sala de escritura son espacios que las residencias como Pittock Mansion solo eran parte del sueño de Henry

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 40

Portland es una ciudad llena de encantos que si te descuidas te puede enamorar enseguida. Su naturaleza abraza la ciudad y uno de los puntos en donde puedes ser testigo de ello es en la casa-museo Pittock Mansion

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 43

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Así es, una hermosa mansión la cual parece haber salido de una novela antigua, aquella en donde se vivieron historias de riqueza, de enfermedad, de opulencia y de traición.

El sueño de un hombre de negocios

La Mansión Pittock fue el sueño hecho realidad de un hombre que llegó buscando fortuna a Portland sin un centavo.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 1

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Uno de los pioneros de la ciudad, Henry Pittock se convirtió en el propietario del periódico The Oregonian allá por el año 1860.

Junto con Georgiana Burton, su esposa, iniciaron una vida dedicada al trabajo y a la familia.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 18

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Tenían negocios bancarios, de bienes raíces, barcos de vapor, ferrocarriles, granjas de ovejas y hasta minas de plata. Todo a base de mucho esfuerzo.

La Pittock Mansion fue un encargo que Herny le hizo a un arquitecto a principios del siglo XIX.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 39

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

La idea era compartir una casa con los servicios más exclusivos de la época para el confort de los dueños y otros ocho miembros de la familia.

¿Cómo se planeó la residencia?

La mansión incluía instalaciones modernas como sistemas de intercomunicación, telefonía, iluminación indirecta, aspiración centralizada, calentadores de agua automáticos, elevador y hasta su propia lavandería.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 19

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Además de lo anterior, contaba con radiador de vapor, termostato en las paredes y una caldera de petróleo que mantenía caliente la mansión; por lo tanto, las siete chimeneas eran meramente de adorno.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 32

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

¿Te imaginas esta maravillosa residencia levantada en el centro de Portland, pero a 300 metros de altura?, Se podía ver la toda la ciudad como si fuera un castillo que dominara a su pueblo.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 42

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

La propiedad de 1,486 m2 contaba con 5 enormes recámaras principales, más otras cuatro dedicadas al personal de servicio

Además, dos porches para dormir, una cochera para tres autos, un invernadero y una cabaña conocida como “la casa del conserje”, de estilo italiano.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 22

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Los habitantes de Pittock Mansion

Henry y Georgeana junto con la familia se mudaron en 1914. Su hija Kate y su esposo se establecieron en el ala sur; la hija Lucy ocupó el ala oeste junto con su esposo, dos niñas y un bebé.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 31

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

También se fueron ahí a vivir dos adolescentes sobrinas de Georgiana, quienes habían quedado huérfanas. Además de todos ellos, una sirvienta y un cocinero de planta, vivirían en la casa de la colina.

La residencia era toda una belleza y una oposición para la arquitectura de esa época, contaba con influencias medievales y neorenacentistas de corte francés.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 30

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

La vida de los Pittock

El uso de maderas obscuras sobre todo en la biblioteca era el lugar favorito de la familia, se sentían tan cómodos que todas las tardes se reunían para leer, platicar, tejer y armar rompecabezas.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 35

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Como la familia era aficionada a la música y patrocinaban eventos y conciertos en Portland, tenían un exclusivo piano Steinway del siglo XVII hecho con madera de palo de Rosa.

Las Hijas de los Pittock quienes habían estudiado en el Conservatorio de Música de Pittsburgh, se encargaron de enseñar a sus hijos la costumbre de tocar piano para que siempre hubiera música en casa, en el salón destinado a ello.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 9

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Recorrido por la Mansión Pittock

En un recorrido podrás todavía ver algunos muebles de época, pero debes saber que tanto utensilios, ropa y mobiliario marcados con una “P”, significa que son objetos originales de la familia.

Hay varias evidencias fotográficas que muestran cómo se veía todo en aquella época cuando la mansión se encontraba ocupada por la familia Pittock.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 5

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Otras familias ricas de Portland donaron muebles para esta casa a partir de que se convirtió en museo.

Los museógrafos y curadores de la casa-museo han hecho un gran trabajo para que tu tengas un viaje al pasado. Basta con llegar, pagar tu entrada y escuchar una visita guiada con los voluntarios.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 29

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Debes hacer una parada en el salón turco, el cual se utilizaba después de la cena cuando los hombres se retiraban a fumar y beber, mientras que las mujeres se disponían a platicar, una costumbre de aquellas épocas.

Más del primer piso

Hay un comedor que se utilizaba para reuniones formales, las comidas cotidianas se hacían en el desayunador.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 12

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Por su parte la cocina contaba con aparatos eléctricos y de gas, ambos de vanguardia. Tenía un piso de goma de 8 mil piezas, ideal para caminar y no derraparse.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 10

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

La bodega estaba repleta de alimentos enlatados que los proveedores entregaban a domicilio, era una costumbre moderna y saludable; entonces, frutas, verduras y pescados (como el salmón) llenaban las alacenas de la bodega.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 8

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Por su parte la cámara frigorífica era un lujo que solo los hoteles podían usar, en esta mansión se contaba con este refrigerador Westinghouse con una puerta gruesa y tres capas de vidrio aislante.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 11

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Segundo Piso

Para ver la segunda planta debes acceder por la hermosa escalera de caracol mientras admiras los candelabros. También podrás tomar el elevador, no algo común en aquellos tiempos.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 34

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Llegar al segundo piso es entrar a los espacios íntimos de la familia; verás las recamaras de los familiares con las comodidades propias de las épocas, los megáfonos que se colocaban junto a la cama para estar en contacto con la servidumbre.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 15

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Y qué decir de los baños los cuales muestran sus mosaicos blancos con la idea de detectar cualquier germen o mancha, esto facilitaba las labores de limpieza. El sistema de ducha es otra cosa que no te puedes perder.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 25

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Las perforaciones en la tubería horizontal rociaban el cuerpo en todos los angulos, habia un dispensador de champú que descedia del techo y otro de bidé que rociaba desde el piso.

Dos regaderas más a la altura de la cintura fungían como masaje de agua en el área del hígado y los riñones.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 27

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Contaba con una manija de “prueba” para que el dedo del pie fuera el primero en saber si la temperatura del agua era la indicada.

Otras habitaciones

Los porches para dormir son espacios abiertos que en esa época eran necesarios por la epidemia de tuberculosis.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 46

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Los médicos los recomendaban como habitaciones con donde entraba aire y sol, además cubrían de la lluvia y el rocío.

Conocer la habitación de Henry, la de Georgiana, el baño principal es todo un suceso y un viaje al pasado, no te pierdas cada detalle de la decoración de sus aposentos.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 26

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

La sala de costura, el salón social, la recamara del niño y la sala de escritura son otros encantadores espacios que no te debes perder, además de los encantadores jardines que rodean la mansión.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 21

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Una familia altruista

Debes saber que cada miembro de la familia Pittock tenía sus propias aficiones y ayudaban a la comunidad de Portland a través de distintas fundaciones, organizaciones de caridad y grupos sociales.

Fundaron también la Sociedad de las Rosas de Portland junto con sus festivales y conciertos.

Qué hacer en Oregón Foto El Souvenir 25

Qué hacer en Portland. Foto El Souvenir

Si tienes oportunidad no te pierdas el hermoso Jardín de las Rosas, uno de los más completos del mundo.

Henry y Georgeana murieron cuando habitaban esta mansión. La familia ocupó la casa por más de 50 años hasta que quedó vacía en 1958 con los últimos herederos.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 24

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Una vez vendida, la Mansión Pittock estuvo vacía y unos años después, una terrible tormenta la azotó.

La casona sufrió serios daños que estuvo a punto de ser derrumbada por las inmobiliarias.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 44

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

El gobierno de Portland, compró la casa como parte del patrimonio histórico de la ciudad. para que, poco tiempo después se convirtiera en un encantador museo en medio de una colina boscosa.

el sueño de ser dueño

Si tienes planeado visitar Oregón debes llegar a esta mansión y escuchar la gran cantidad de historias y leyendas de la familia Pittock. Quizá veas a más de una persona que desearía ser dueña de este lugar.

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 16

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Además de ser testigo de un pasado opulento, quizá puedas descubrir algunos secretos que no han sido revelados. Dedícale una tarde y #NuncaDejesdeViajar

Pittock Mansion Portlland Foto El Souvenir 45

Pittock Mansion, Portlland. Foto El Souvenir

Continua Leyendo

Europa

Museo del Titanic en Belfast ¡conócelo ya!

Fue el museo más visitado del mundo por algunos años desde su fundación en 2012

Museo del Titanic belfast

Si eres un súper fan del Titanic no te puedes perder una visita al Museo del Titanic en Europa: el más grande dedicado al barco.

Dónde se encuentra el Museo del Titanic

museo titanic belfast

El museo se encuentra en la ciudad de Belfast. Foto BDS Sponsorship

Este emblemático museo se ubica en medio de la ciudad de Belfast en Irlanda del Norte. Sí,  justo en el lugar donde se fabricó el barco, se alza el museo interactivo más grande en homenaje a él.

Se inauguró en el 2012 y es uno de los puntos turísticos principales de Irlanda del Norte.

¿Cómo es y cuánto cuesta entrar al museo?

museo del titanic interior

Interior del museo. Foto Ireland.com

La estructura es del mismo tamaño que la del barco y su diseño externo asemeja al Iceberg que hundió al Titanic. El costo es de 20 euros por persona y está abierto casi todos los días del año, salvo del 24 al 26 de diciembre.

Puedes observar sus nueve salas que están repartidas en cuatro plantas. Éstas muestran la vida en la ciudad de Belfast en la época en la que se construyó el barco (comienzos del siglo XX). También puedes mirar cómo eran los camarotes de primera, segunda y tercera clase, pasando por otro tipo de interacciones como la maqueta del barco y algunas de sus estructuras.

museo del titanic salas

Parte del museo. Foto Discover Northern Ireland

Hay una parte al exterior donde está marcada la cubierta del barco y tienen sus bancas distribuidas en los mismos lugares cuando estaban en cubierta. Y, hay un espacio homenaje a las vidas perdidas durante el hundimiento, separado por primera, segunda, tercera clase y tripulación.

Aunque creo que a los personajes que quisiéramos ver es a Jack, Rose y a los entrañables músicos que cuentan, tocaron hasta el último momento del lujoso barco.

Sin embargo, el Museo del Titanic es una parada obligatoria en un viaje por Irlanda del Norte. Sus reconocimientos como el museo más visitado a nivel mundial, por algunos años, lo confirman.

¿Sabías que existe Irlanda del Norte? Pues si no, ahora ya lo sabes y tienes el pretexto ideal para visitarlo.

Continua Leyendo

América

Museo del Bonsai en Veracruz, ¡descúbrelo!

museo del bonsai fortin veracruz

El nombre de este museo del bonsai es “Museo Tatsugoro Estudio de Bonsai”, el cual se encuentra en Veracruz. Para ser más precisos, está en el municipio de Fortín de las Flores. Sí, el mismo lugar donde se encuentran las vías de tren más antiguas de México.

El primer museo del bonsai en México

museo del bonsai tatsugoro

Bonsai en el Museo Tatsugoro. Foto: Adrián Romero

A partir del 11 de octubre de 2008 la colección privada de bonsais de Miguel Ross se convirtió en el Museo Tatsugoro. Desde entonces ha recibido reconocimientos y algunos premios de talla internacional. ¿Por qué? Bueno, es el primero en México y Latinoamérica.

Este museo del bonsai alberga una colección de alrededor de 900 bonsais, en un área de 1800 metros cuadrados. De todos estos centenares, tienen especies catalogadas de primer nivel o gran bonsai.

museo del bonsai fortin

Bonsai en su maceta. Foto: Adrián Romero

Te sorprenderá saber la edad de algunos, ya que van desde los cinco ¡hasta los 500 años de edad! Y los hay de varios tamaños, desde algunos que caben en la palma de tu mano hasta otros de un metro o más. Pareciera que la técnica bonsai se pierde, pero no es así: cada uno de ellos se encuentra en su respectiva maceta.

Te puedes encontrar con especies nacionales e internacionales en este recinto que también es hogar de peces koi. Al recorrer las secciones del museo verás que tienen un estanque con muchos de ellos.

peces koi museo tatsugoro

Peces koi en estanque del Museo Tatsugoro. Foto: Adrián Romero

Ah, y si eres amante de los perros, aquí encontrarás a muchos amigos que conviven con los bonsais y los koi. Sin duda, una grata experiencia fuera de lo común.

¿Por qué el nombre de Tatsugoro?

museo del bonsai tatsugoro

Tatsugoro Matsumoto. Foto: Discover Nikkei

El nombre de este peculiar proviene del japonés Tatsugoro Matsumoto. Él fue quien  vino al país a poner un jardín japonés por órdenes de Porfirio Díaz. Además, este hombre fue quien trajo las jacarandas de sudamérica a nuestro México.

No pierdas la oportunidad de conocer este increíble lugar y de tomar fotos a cada uno de “los hijos” de Miguel Ros.

#VeracruzEstáDeVuelta y este es uno de los lugares que hacen que valga la pena la visita al estado jarocho. Y aprovecha para dar un recorrido por la zona de las montañas que incluye el municipio de Córdoba y los Pueblos Mágicos de Orizaba y Coscomatepec.

¡Nunca Dejes De Viajar!

 

Continua Leyendo

Trending