Contáctanos a través de:
Lugares para visitar gratis en Vancouver Lugares para visitar gratis en Vancouver

América

6 lugares para visitar gratis en Vancouver

¡Que el dinero no detenga tu viaje! Hay actividades o sitios por visitar en forma gratuita

Al momento de buscar un destino de viaje siempre nos preocupamos por nuestra economía, y entre menos gastemos es mejor para nosotros, vaya, que nos gusta lo gratis.

Si vas a viajar a Vancouver y estás corto de dinero estos 10 lugares para visitar gratis. Además, en esta ciudad puedes realizar muchas actividades, puedes entrar a galerías, teatros e incluso hay época de festivales. 

Lugares para visitar gratis en Vancouver. Gif: Archivo

En el 2019 se realizó un estudio que demostró que Vancouver es la segunda ciudad más cara de Canadá, sólo por detrás de Toronto y pensarás ¿Qué puedo hacer aquí sin dinero? 

Lugares para visitar gratis en Vancouver Foto Pixabay
Lugares para visitar gratis en Vancouver. Foto: Pixabay

6 lugares para visitar gratis en Vancouver

Centro de convenciones de Vancouver

Puede que un centro de convenciones no llame tanto tu atención para hacer turismo, pero es un lugar con arquitectura impresionante y está junto al puerto de Vancouver ¡tendrás una vista asombrosa!

El centro de convenciones es un lugar para visitar gratis en Vancouver Foto Pixabay
Centro de convenciones. Foto: Pixabay

Además puedes hacer uno de sus recorridos gratuitos, admirar su techo lleno de plantas o las obras de arte que se encuentran al interior de este espacio.

Museo del pueblo de Burnaby

Además, éste espacio es la recreación del pueblo de la década de 1920. Es gratis y podrás revivir tiempos mágicos.

Personas visitando el museo Foto Archivo
Visita el museo. Foto: Archivo

Viajarás hasta esta época pues en el museo hay gente disfrazada como en esos años, una tienda general, un herrero, una heladería y mucho más, ¡pareciera que estás viviendo en esa década!

Por lo tanto, puedes ver su carrusel restaurado que estado dando vueltas durante más de un siglo.

Parque Dr. Sin Yat-Sen, ¡todo gratis!

Primero, éste fue el primer jardín chino que se construyó fuera de China, el parque es gratuito.

Este bello parque es uno de los lugares que puedes visitar gratis en Vancouver Foto Guy Dugas
Lugares que puedes visitar gratis en Vancouver. Foto: Guy Dugas

Además, a través de sus senderos puedes encontrar árboles de bambú, encontrar una pagoda y caminar alrededor de una laguna.

Wreck Beach, un lugar para visitar gratis en Vancouver 

Se ubica a un lado del campus de la Universidad de Columbia Británica. Es un espacio nudista y si quieres puedes disfrutar del sol sin bañador, solamente recuerda ponerte la ropa al salir de la playa.

Esta playa gratuita en Vancouver es un gran sitio Foto Archivo
Esta playa gratuita en Vancouver es un gran sitio. Foto: Archivo

Puente colgante de Lynn Canyon

Un espacio para verdaderos amantes de la adrenalina, pues este puente se balancea a 50 metros de altura.

Visitar este puente colgante en Vancouver es gratis Foto Lynn Canyon Park
Visitar este puente colgante en Vancouver es gratis. Foto: Lynn Canyon Park

Además, al cruzar el puente puedes entrar al parque que es un lugar magnífico para tener una caminata con sentarse en un picnic en familia, ¡vas a disfrutar de este lugar!

Criadero de salmón de Capilano

En este criadero tendrás contacto con la naturaleza, el lugar está rodeado de árboles de hoja perenne al sur del lago Capilano

Lugares para visitar gratis en Vancouver Foto Archivo
Lugares para visitar gratis en Vancouver. Foto: Archivo

Si es tu día de suerte podrás atrapar salmones saltando del río, además de aprender de los ciclos de vida de las diversas especies de peces que se encuentran en el lugar.

Vancouver es un lugar en el que no se necesita dinero para divertirse y recuerda, #Nuncadejesdeviajar

América

Descubre a los gigantes de la prehistoria en el Museo de Historia Natural de Nueva York

El lugar que invita a exploradores de todas las edades a adentrarse en las profundidades del tiempo…

Situado en la vibrante Nueva York, a un paso de Central Park, el Museo Americano de Historia Natural se erige como un homenaje viviente a las maravillas de la ciencia y el pasado terrenal. Este recinto invita a exploradores de todas las edades a adentrarse en las profundidades del tiempo, ofreciendo una ventana única a la era de gigantes que una vez dominaron nuestro planeta.

Museo de Historia Natural de Nueva York. Foto por katoloiseau.

El museo presenta una colección sin igual de restos fósiles y reconstrucciones que narran la saga de la vida en la Tierra. Entre sus pasillos, los visitantes pueden maravillarse con los gigantes que gobernaron el mundo antiguo, destacando la experiencia de encontrarse cara a cara con criaturas de un pasado remoto.

Gigantes de la Prehistoria: La exhibición estrella incluye una impresionante representación de un titanosaurio, mostrando la magnitud de estos seres que caminaron por la Tierra hace millones de años. La majestuosidad de este gigante captura la imaginación de quienes lo contemplan.

Museo de Historia Natural de Nueva York. Foto por GetYourGuide.

Conservación de la Naturaleza: Más allá de los dinosaurios, el museo destaca la crítica importancia de preservar la diversidad biológica de nuestro planeta a través de exposiciones dedicadas a la ecología y conservación ambiental.

Puerta al Universo: El Centro Rose para la Tierra y el Espacio ofrece una exploración del cosmos, con el Planetario Hayden ofreciendo viajes estelares que expanden nuestro entendimiento del universo.

Museo de Historia Natural de Nueva York. Foto por Telemundo.

Dentro de las paredes del Museo Americano de Historia Natural, los visitantes se encuentran cara a cara con gigantes del pasado, en una galería donde el tiempo parece detenerse.

Entre los muchos tesoros que alberga este museo, la colección de fósiles y restos de dinosaurios se erige como una de las más impresionantes y educativas. Destaca el esqueleto de un tiranosaurio gigante, una maravilla prehistórica que, con su imponente tamaño, captura la imaginación de todos los que lo contemplan.

Museo de Historia Natural de Nueva York. Foto por NY.

Otro invaluable vestigio es Lucy, la Australopithecus, cuyos restos fósiles nos ofrecen una ventana invaluable a nuestra propia evolución.

Además, la exposición desentraña el misterio de la extinción de los dinosaurios a través del estudio de
meteoritos, proporcionando una visión científica de los cataclismos que remodelaron la vida en nuestro planeta.

Este museo no solo conserva fragmentos de un pasado lejano sino que también educa sobre los delicados hilos que conectan la historia de la Tierra con la nuestra.

Museo de Historia Nueva York. Foto por GetYourGuide.

El “titán de la Patagonia”, Patagotitan mayorum, se alza como una figura emblemática en el estudio de los dinosaurios, destacando por su tamaño y majestuosidad sin par. Este coloso, que habitó nuestro planeta en el Cretácico Superior, ha dejado a la ciencia y al público maravillados con sus dimensiones casi incomprensibles.

Se estima que el Patagotitan medía aproximadamente 40 metros de largo, una longitud comparable a la de tres autobuses colocados uno detrás del otro, lo que lo posiciona como el animal terrestre más grande que se ha descubierto.

Museo de Historia Natural. Foto por Mapcarta.

Su peso, que rondaba entre las 69 y 77 toneladas, equivaldría al de unos 14 elefantes africanos, poniendo en perspectiva su colosal figura. Vivió en lo que hoy es la Patagonia argentina, en un ambiente de llanuras aluviales y bosques, según lo indican los sedimentos de su lugar de descubrimiento, la Formación Cerro Barcino en Chubut, donde sus fósiles fueron hallados en 2014.

Una réplica a tamaño real de este impresionante dinosaurio ha encontrado su hogar en el Museo Americano de Historia Natural desde 2016. La magnitud de esta réplica es tal que su cabeza y cuello se extienden majestuosamente hasta el lobby del museo, invitando a los visitantes a sumergirse en un viaje al pasado y a reflexionar sobre estas magníficas criaturas que una vez dominaron la Tierra.

Museo de Historia Natural. Foto por Klook.

El Museo Americano de Historia Natural en Nueva York es uno de los más grandes y famosos del mundo. Está ubicado junto a Central Park. Para visitarlo, debes comprar la entrada con antelación eligiendo día y hora, ya que no se venden en taquilla.

Los precios varían según las exposiciones que desees ver, pero generalmente oscilan entre $13 y $23 dólares para adultos, con descuentos para estudiantes y niños. El museo abre todos los días de 10 a. m. a 5:30 p. m.

Museo de Historia Natural de Nueva York. Foto por Partir a Nueva York.

Para llegar, puedes usar la estación de metro 81st St Museum of Natural History (líneas B y C) o los autobuses M7, M10, M11, M79, M86 y M104.

Visitar el Museo Americano de Historia Natural es sumergirse en una odisea a través del tiempo.

Este bastión de aprendizaje y descubrimiento no solo enseña sobre los orígenes de nuestro mundo, sino que también inspira un sentido de maravilla y responsabilidad hacia el futuro de nuestro planeta. #Nuncadejesdeviajar!

Museo de Historia Natural de Nueva York. Foto por Mag El Comercio.

Continua Leyendo

América

¡Así se vivió el Eclipse Solar en Estados Unidos!

Dinosaurios, rascacielos y el Sol eclipsado: la aventura de un eclipse total.

PORTADA Eclipse Estados Unidos

Hoy, 8 de abril de 2024, ¡un eclipse solar total cruzó toda Norteamérica! Desde México hasta Canadá, un show cósmico que no se volverá a ver en la región ¡hasta dentro de 20 años!

La NASA dice que los afortunados que vieron el eclipse desde donde la Luna tapó por completo al Sol, presenciaron algo increíble: el cielo se puso como en crepúsculo, ¡y hasta se podía ver la corona solar! Es la parte exterior del Sol que normalmente no se ve por el gran brillo del astro rey.

Eclipse Solar Estados Unidos. Foto-Web
Eclipse Solar Estados Unidos. Foto-Web

El eclipse solar cruzó 5 estados en Estados Unidos, done además de haber disfrutado del fenómeno astronómico, ¡hay un montón de cosas qué ver y qué hacer! ¿Te contamos algunos?

Eclipse Solar en Estados Unidos: Dallas

Dallas, Texas, no solo es rascacielos y negocios. ¡En Dinosaur Valley State Park, la prehistoria cobra vida! Aquí, podías caminar entre huellas de dinosaurios reales mientras esperabas el eclipse, con la luna a punto de devorar al sol. Y para reponer energías, nada mejor que El Bolero Cocina Mexicana: tamales de hoja de plátano, enchiladas de langosta y una Margarita de algodón de azúcar que te dejará babeando. ¡Un viaje al pasado y al paladar!

Dinosaur Valley. Foto-Web
Dinosaur Valley. Foto-Web

Poteau, Oklahoma

Hace un momento, el eclipse tiñó el cielo de rojo sobre Cavanal Hill, ¡la “colina más alta del mundo”! Si te gusta la aventura, sube a la cima y disfruta de vistas panorámicas alucinantes del valle del río Poteau. ¿Prefieres algo más “terrenal”? Prueba las hamburguesas legendarias de Myers Drive-In o relájate con un paseo en bote por el Lake Wister State Park.

Cavanal Hill. Foto-Web
Cavanal Hill. Foto-Web

Eclipse Solar en Estados Unidos: Little Rock, Arkansas

Acantilados majestuosos, vistas panorámicas del río Mississippi y una pizca de cine… ¡La combinación perfecta para una escapada! En el Trail of Tears State Park te sentirás como un explorador, mientras que en BG’s Deli podrás saborear los mejores sandwiches de la ciudad. Y si eres fan de la película “Gone Girl“, no te pierdas el Gone Girl Driving Tour: recorre los lugares de filmación y emociónate con la trama.

Arkansas. Foto-Web
Arkansas. Foto-Web

Cleveland, Ohio

En Edgewater Park, presenciaron este fenómeno natural con el espectacular paisaje urbano de fondo. Podías llenar la barriga con las deliciosas costillas de Mabel’s BBQ y para cerrar con broche de oro, visitar el Rock & Roll Hall of Fame Museum, donde te empapas de la historia del rock and roll.

Cleveland. Foto-Web
Cleveland. Foto-Web

Eclipse Solar en Estados Unidos: Erie, Pennsylvania

Bajo la sombra imponente de los acantilados de Erie Bluffs State Park, la costa del lago Erie se convirtió en un escenario perfecto para presenciar el eclipse. Tras la emoción del fenómeno, muchos aprovecharon para hacer una parada en Sara’s, un lugar emblemático de Erie, famoso por sus deliciosas malteadas. Para finalizar la jornada, nada mejor que un paseo por Presque Isle State Park, donde la puesta de sol se tiñe de colores mágicos.

Erie. Foto-Web
Erie. Foto-Web

Norteamérica se oscurece en un eclipse total que no volverá en dos décadas

El eclipse solar total del 8 de abril de 2024 ha sido un evento único e irrepetible que ha dejado a millones de personas maravilladas en Estados Unidos y toda Norteamérica. Un regalo de la naturaleza que no volverá a verse en la región hasta dentro de 20 años.

Eclipse Solar en Estados Unidos. Foto-Web
Eclipse Solar en Estados Unidos. Foto-Web

Con las huellas de dinosaurios en Texas y los acantilados del lago Erie, el eclipse ha adornado con su magia diversos paisajes, creando un espectáculo inolvidable.

#NuncaDejesDeViajar

Continua Leyendo

América

Chay-Sanic: La leyenda maya del ECLIPSE SOLAR

Chay-Sanic, un zompopo valiente, desafió las leyes de la naturaleza y se propuso alcanzar el sol.

PORTADA Leyenda Maya Eclipse Solar

Hoy, 8 de abril, el cielo se oscurecerá una vez más con la llegada de un eclipse solar. Este fenómeno natural, que nos recuerda el poder y la inmensidad del universo, también ha inspirado historias y leyendas a lo largo de la historia.

Leyenda Maya del Eclipse Solar. Foto-Web
Leyenda Maya del Eclipse Solar. Foto-Web

Una de estas leyendas, proveniente de la selva maya de Guatemala, nos narra la increíble hazaña de un zompopo llamado Chay-Sanic, quien desafió las leyes de la naturaleza para alcanzar el sol.

La leyenda maya del eclipse solar

En lo más profundo de la selva guatemalteca, donde las ceibas centenarias se elevan hacia el cielo y el canto de las aves se mezcla con el susurro del viento, vivía una hormiga diferente a las demás. Se llamaba Chay-Sanic y, a diferencia de sus compañeras que dedicaban su vida a cortar y transportar hojas, él soñaba con alcanzar el sol.

Zompopo. Foto-Web
Zompopo. Foto-Web

Cada mañana, mientras el sol se asomaba por el horizonte, Chay-Sanic observaba su brillo radiante y se preguntaba si algún día podría llegar hasta él. Las demás hormigas se reían de sus sueños, diciéndole que su lugar era en la tierra, trepando árboles y cumpliendo su rol en la colonia. Pero Chay-Sanic no podía acallar el deseo que ardía en su pequeño corazón.

Chay-Sanic: La leyenda del eclipse solar

Un día, mientras conversaba con una guacamaya que anidaba en un árbol cercano, Chay-Sanic le preguntó si ella había visto alguna vez el sol de cerca. La guacamaya, con plumas tan coloridas como el arcoíris, le respondió con arrogancia que ella volaba hasta el sol todos los días. Chay-Sanic, lleno de esperanza, le preguntó si él también podría hacerlo. La guacamaya se burló de él, diciéndole que las hormigas solo estaban hechas para cortar hojas y trepar árboles.

La hormiga habla con la guacamaya en la leyenda maya del eclipse. Foto-Web
La hormiga habla con la guacamaya en la leyenda maya del eclipse. Foto-Web

Desanimado, pero sin rendirse, Chay-Sanic regresó a su hormiguero. No podía entender por qué no podía alcanzar sus sueños solo porque era una hormiga. Decidido a demostrarles a todos que estaba equivocado, Chay-Sanic emprendió su viaje hacia el sol, sin esperar el apoyo de nadie más.

El zompopo comenzó a trepar la ceiba. Foto-Web
El zompopo comenzó a trepar la ceiba. Foto-Web

Comenzó a trepar la ceiba más alta que jamás había visto. Era un gigante verde que se elevaba hacia el cielo, tocando las nubes con sus ramas. El sol salía y se ocultaba mientras Chay-Sanic ascendía, sus pequeñas patas se cansaban y sus mandíbulas dolían, pero su determinación era más fuerte que cualquier obstáculo.

El momento del eclipse

Finalmente, después de días de esfuerzo y sacrificio, Chay-Sanic llegó a la cima de la ceiba. Desde allí, pudo ver el sol en todo su esplendor, más grande y radiante de lo que había imaginado. Sin dudarlo un instante, Chay-Sanic trepó hasta el sol y le dio un mordisco con sus mandíbulas.

Leyenda del Eclipse Solar. Foto-Web
Leyenda del Eclipse Solar. Foto-Web

En ese momento, lo imposible se hizo realidad. El sol, al sentir el mordisco de la hormiga, se oscureció y comenzó a brillar con una luz tenue y rojiza. La luz del sol se esparció por toda la selva, creando un eclipse solar que nunca antes se había visto.

La leyenda maya del eclipse solar. Foto-Web
La leyenda maya del eclipse solar. Foto-Web

Las demás hormigas, que observaban desde abajo, se quedaron asombradas por lo que estaban presenciando. El sol, que siempre había sido un símbolo de luz y calor, ahora se veía como una luna gigante.

La hormiga que mordió al sol

La hormiga que mordió el sol. Foto-Web
La hormiga que mordió el sol. Foto-Web

Desde ese día, Chay-Sanic se convirtió en una leyenda en la selva guatemalteca. Se dice que la hormiga que mordió al sol vive ahora en el cielo, convertida en el lucero de la mañana, acompañando al sol en su viaje por el cielo. Y de vez en cuando, para sorpresa de todos, Chay-Sanic regresa a la tierra y repite su hazaña, recordándole al mundo que los sueños, sin importar lo pequeños o improbables que parezcan, siempre pueden hacerse realidad.

#NuncaDejesDeViajar

Continua Leyendo

Trending