Contáctanos a través de:
barro negro san bartolo barro negro san bartolo

Oaxaca

Conoce el barro negro de San Bartolo Coyotepec

Conoce el barro negro de San Bartolo Coyotepec, es una maravilla que tanto nacionales como extranjeros debemos conocer

Conoce el barro negro de San Bartolo Coyotepec a 15 kilómetros al sureste de la Ciudad de Oaxaca, (llegando por la carretera 17), antiguamente conocido como Zaapeche (lugar de muchos Jaguares) es un pueblo que es famoso por su alfarería de barro negro.

Con asentamientos zapotecas sus tradiciones vienen desde tiempos inmemoriales y la producción del barro negro ha pasado de generación en generación, tanto, que el 80% de la población se dedica a ello.

Conoce el barro negro de San Bartolo Coyotepec
foto adn40

Artesanía de barro negro en San Bartolo

Su artesanía de barro negro es completamente original, es el único pueblo de Oaxaca que lo hace y cada diseño es irrepetible. Los artesanos describen que, plasman parte de su alma y estado de ánimo en cada una de sus piezas.

Los artesanos inician su ardua labor subiendo las colinas aledañas (un tanto al este del pueblo) para luego introducirse al fondo de los pozos excavados en las minas para sacar la tierra fresca y especial, porque de ningún modo utilizan la que está en la superficie.

Conoce el barro negro de San Bartolo Coyotepec
foto pueblosmexico

Sin embargo, imagina esta labor en los días de lluvia, donde corren el riesgo de que colapsen en la tierra blanda y mojada sus puntos de apoyo quedando enterrados los recolectores, ven a visitar el Barro negro de san Bartolo Coyotepec Oaxaca.

Posteriormente de recolectar el barro, éste es empacado en costales de 30 kg donde lo transportan hacia los talleres de los alfareros del pueblo. Es ahí donde comienza su proceso de limpiado e hidratación hasta conseguir una masa maleable y al puro estilo de Ghost, bueno no tanto.

pero sí con sus talentosas manos empiezan a crear bases, ollas, floreros y figuras para culminar a detalle su diseño que sin duda refleja un poco de ellos mismos.

Tipos de barro

Ellos explican que emplean 2 tipos de barro, el “negro” y el amarillo, que, en realidad el negro no es negro sino como un tono cobrizo y toma su color hasta después al cocerse, ya que tapan el horno completamente para que el mismo humo vaya dando este matiz.

barro negro
Barro Negro. Foto Sputnik Mundo

El barro amarillo es más resistente que el negro, es por este motivo que suelen mezclar algunos ambos barros para mantener las dos bondades; es decir una pieza con su tono negro característico que te vaya a durar por varios años y no se rompa a la primera.

Date una vuelta a este hermoso pueblo oaxaqueño, en específico a su mercado de artesanías donde podrás observar el proceso rudimentario en que elaboran todas estas bellezas. Y sobre todo #NuncaDejesDeViajar

Oaxaca

Prueba el caldo de piedra y vive una experiencia cultural profunda

El caldo de piedra no es solo comida, es una tradición arraigada en la región…

Prepárate para una aventura gastronómica única. En el estado de Oaxaca, al norte, se encuentra un tesoro culinario: el caldo de piedra. Este exótico platillo no solo deleita los paladares con su sabor único, sino que también ofrece una experiencia cultural profunda. El caldo de piedra no es solo comida, es una tradición arraigada en la región, con piedras locales que son esenciales para su preparación, lo que le confiere un toque auténtico y especial.

Déjate llevar por los sabores y aromas de Oaxaca mientras exploras las delicias locales. Desde el norte del estado hasta el sur, cada bocado es una experiencia única. El caldo de piedra es un pedacito de tradición y parte de la hermosa cultura por la cual todo mexicano se siente orgulloso.

Caldo de piedra. Foto por The Food Dictator.

Aunque no sabemos la fecha exacta en que surgió, sabemos que los indígenas chinantecos de San Felipe Usila, en Tuxtepec, Oaxaca, fueron los primeros en preparar esta versión especial de caldo. ¡Incluso desarrollaron métodos de cocción utilizando piedras calientes! Es increíble cómo la historia y la cultura se entrelazan en cada bocado de este plato tradicional.

Este delicioso platillo tiene raíces que se remontan antes de la Conquista y es una parte especial de las celebraciones de Cuaresma y Semana Santa en los hogares mexicanos.

Caldo de piedra. Foto por TuriMexico.

Según el Gobierno de México, su preparación es un acto de amor y cercanía, donde las parejas se reunían en la playa o junto al río para resolver sus diferencias mientras disfrutaban de este manjar.

En la antigua comunidad chinanteca de San Felipe Usila, en Oaxaca, los hombres se unían para crear esta deliciosa tradición. Cada uno tenía su tarea: unos pescaban mojarras y camarones, otros recolectaban hierbas frescas, mientras que los ancianos seleccionaban las piedras perfectas del río. ¡Una verdadera colaboración comunitaria!

Caldo de piedra. Foto por Tuxtepec Turismo.

Lo más sorprendente es cómo preparaban este caldo. Los antiguos chinantecos tallaban grandes rocas de la orilla del río para usarlas como ollas, ¡incluso se dice que usaban diamantes para ello! Una vez llenas con todos los ingredientes, las piedras se calentaban en la fogata hasta que estaban al rojo vivo y luego se añadían al caldo.

En cuestión de minutos, ¡tenían una exquisita comida lista para disfrutar! Aunque muchos ahora han adoptado formas modernas de cocinar, la magia del Caldo de Piedra sigue viva en San Felipe Usila.

Además, el caldo de piedra es más que una comida; es un ritual compartido entre familias y comunidades. En esta tradición, los hombres toman el rol de cocinar el caldo como una muestra de respeto y agradecimiento hacia las mujeres. ¡Una verdadera muestra de unidad y colaboración! No te pierdas la oportunidad de probar esta experiencia auténtica y significativa durante tu visita a México.

Caldo de piedra. Foto por Aderezo.MX

Hoy en día, esta receta es un verdadero tesoro culinario, y algo único es que solo los hombres de la comunidad preparan este manjar. ¿La razón? Es una forma de honrar y agradecer a las mujeres por todo lo que hacen.

La preparación del caldo de piedra es toda una ceremonia: desde la pesca de los ingredientes frescos hasta la selección de las piedras perfectas para cocinar. Los ingredientes principales incluyen pescado,
camarones, jaiba, jitomate, cebolla, chile verde, epazote, cilantro, agua y sal. ¡Una combinación de sabores que te dejará con ganas de más!

Caldo de piedra. Foto por Gourmet de México.

¿Quieren saber cómo se hace el famoso caldo de piedra? ¡Es más fácil de lo que creen! Todo comienza colocando todos los ingredientes en un tazón grande. Luego, se calientan unas piedras del río en la fogata hasta que estén al rojo vivo.

Una vez listas, se introducen cuidadosamente en el guiso y ¡listo! Después de unos pocos minutos,
tendrán un delicioso caldo de piedra listo para disfrutar. Es una receta sencilla pero llena de sabor que no se pueden perder.

¡La creatividad nunca tiene límites cuando se trata de preparar el Caldo de Piedra! En San Felipe Usila, Oaxaca, solían usar una técnica única: ¡cavar un hoyo en la arena junto al río y sellarlo con hojas de pozol (parecidas a las hojas de plátano)! Aunque el proceso de cocción era el mismo, cocinar en la arena le daba un toque especial al sabor.

Caldo de piedra en San Felipe Usila. Foto por Gudo Magazine.

Hoy en día, la tradición continúa de una manera un poco diferente: ¡los ingredientes se colocan en jícaras! Aunque el proceso de cocción sigue siendo el mismo, con las piedras calientes introduciéndose en las jícaras para cocinar todo a la perfección. ¡Solo hay un pequeño detalle! Las piedras solo se pueden usar una vez porque el cambio repentino de temperatura al entrar en contacto con los ingredientes frescos puede hacerlas estallar.

No importa cómo se cocine, lo importante es el amor y la tradición que se ponen en cada plato. ¡Esperamos que hayas disfrutado de este viaje culinario y que te animes a probar esta delicia cuando visites la hermosa tierra de Oaxaca! #Nuncadejesdecomer!

Caldo de piedra. Foto por Cocina Fácil.
Continua Leyendo

Ecoturismo - Turismo Sustentable

Déjate consentir por las maravillas de la Sierra Norte de Oaxaca

La Sierra Norte de Oaxaca emerge como un verdadero edén natural dentro de este paraíso terrenal…

En el corazón de México, el estado de Oaxaca se erige como un tesoro cultural y natural que cautiva a quienes tienen el privilegio de explorarlo. Con una rica historia que se entrelaza con la herencia indígena y colonial, Oaxaca deslumbra con su arquitectura colonial, sus coloridas tradiciones y su exquisita gastronomía.

Más allá de sus encantadores pueblos y vibrante cultura, la Sierra Norte de Oaxaca emerge como un verdadero edén natural dentro de este paraíso terrenal.

Sierra Norte de Oaxaca. Foto por Adventure Mex.

El bosque de niebla que cubre la Sierra Norte de Oaxaca es un espectáculo mágico que deja a los visitantes maravillados. Con su atmósfera etérea y sus senderos enigmáticos, este bosque esconde secretos ancestrales y paisajes de ensueño que invitan a sumergirse en la naturaleza en su estado más puro.

Aquí, entre la niebla que danza entre los árboles, se encuentra un refugio para el alma y un santuario para
aquellos que buscan conectarse con lo esencial.

Se reconoce que los primeros habitantes del área ahora conocida como la Sierra Norte de Oaxaca fueron 10 familias zapotecas, quienes partieron de su lugar de origen, Zaachila, en busca de tierras más fértiles que las del valle oaxaqueño.

Sierra Norte de Oaxaca. Foto por Issuu.

Desde entonces, estas comunidades zapotecas se autodenominan “la gente de las nubes”, ya que los
vientos del Golfo de México transportan la nubosidad hasta la Sierra Norte, cubriendo así con neblina a los pueblos serranos.

El espectro altitudinal de la Sierra Norte oscila entre los 100 y los 3,300 metros sobre el nivel del mar, conformando así un corredor natural de bosques y selvas magníficamente conservados, reconocidos como los más diversos del mundo (WWF, 1995).

Este vasto territorio alberga la mitad de la diversidad florística del estado de Oaxaca y abarca una amplia gama de zonas climáticas, desde climas semi-fríos hasta cálidos.

Ejemplar de Chara Enana en la Sierra Norte de Oaxaca. Foto por ebird.

A medida que asciendes, atravesarás bosques de pino y encino, cada uno con su propio encanto y biodiversidad única. En estas alturas, es común encontrar troncos y ramas cubiertos de plantas epífitas como musgos, orquídeas, enredaderas y helechos, agregando una capa de misterio y belleza al paisaje.

Los bosques nubosos de la Sierra Norte de Oaxaca son verdaderos tesoros naturales, representando la zona virgen más extensa al norte de los Andes en el continente americano.

Se estima que esta región alberga unas 2.000 especies de plantas, muchas con propiedades medicinales. Además, la Sierra Norte es un bastión muy importante, lo que significa que muchas de estas especies son únicas de esta área y están en peligro por la pérdida de hábitat.

Sierra Norte de Oaxaca. Foto por Two Wandering Soles.

Reconocida como un “Área de Importancia para la Conservación de las Aves” por el gobierno de México. Este majestuoso sistema montañoso es el hogar del mayor número de especies endémicas a nivel nacional, con más de 400 especies de aves que llenan el aire con sus cantos y colores vibrantes.

Durante tus caminatas por los Pueblos Mancomunados, es probable que te encuentres con aves emblemáticas como el Trogón mexicano, conocido también como el “Pájaro Bandera”, cuyo hermoso plumaje evoca los colores de la bandera mexicana, o la llamativa Chara Enana, cuyo destello
azul ilumina los bosques mientras canta enérgicamente en las mañanas.

Trogón mexicano. Foto por ebird.

Además de las aves, la Sierra Norte alberga una impresionante diversidad de mariposas, con más de 350 especies registradas, incluyendo algunas endémicas como la rara Mariposa Esperanza, que solo se encuentra en un pequeño rincón de nuestra sierra.

Los amantes de la fauna también encontrarán un espectáculo fascinante.

Esto, con la presencia de seis especies de gatos monteses y felinos majestuosos como el jaguar y el ocelote.

Mariposa Esperanza. Foto por Naturalista.

Sumérgete en este paraíso natural y descubre la riqueza de vida que habita en la Sierra Norte de Oaxaca.
La Sierra Norte de Oaxaca ofrece un clima diverso y agradable durante todo el año, perfecto para disfrutar de sus impresionantes paisajes y actividades al aire libre.

Las temperaturas diarias suelen oscilar entre los 16 y 20 grados centígrados, con heladas frecuentes en las elevaciones más altas.

En las tierras bajas, a unos 2000 metros sobre el nivel del mar, el clima es cálido durante todo el año, con una temperatura promedio de 24ºC, mientras que, en las cumbres, a unos 3000 metros sobre el nivel del mar, el clima es fresco, con temperaturas que oscilan entre 8 y 10ºC.

Ocelote de la Sierra Norte de Oaxaca. Foto por Faunia.

La temporada de lluvias abarca desde mediados de mayo hasta diciembre, las más intensas entre julio y septiembre.

Lo que resulta en paisajes exuberantes y días nublados ideales para disfrutar de la naturaleza en su máximo esplendor.

Por otro lado, la temporada de sequía se extiende de diciembre a mayo, caracterizada por un clima
más fresco y húmedo.

Prepárate para explorar este paraíso natural con un buen abrigo y disfruta de un delicioso café entre las nubes, una experiencia única que te permitirá conectarte con la esencia misma de la Sierra Norte de Oaxaca. ¡No te lo pierdas y #Nuncadejesdeviajar!

Sierra Norte de Oaxaca. Foto por Universo Oaxaca.
Continua Leyendo

Oaxaca

Playa San Agustinillo ¡la mas hermosa de Oaxaca!

Un cachito secreto y muy bonito, que reúne lo mejor que tienen por ofrecer las tierras oaxaqueñas y la calidez de su gente.

Imagínate encontrarte en un edén secreto, íntimo y de una belleza sin igual, frente al majestuoso océano pacífico y acobijado por montañas; San Agustinillo en Oaxaca. Una playa de mar abierto, con una colorida costa al final de su bahía y con un oleaje agitado, variado, dependiendo del día, con olas temerarias para los amantes del surfing y aguas calmadas e ideales para relajarse y hacer esnórquel.

Es un paraíso secreto que pertenece a un área protegida, un archipiélago formado por pequeños islotes con llamativas aguas cristalinas y arenas doradas. Si bien carece en cuestión de servicios o facilidades, esta propuesta lo compensa siendo una experiencia tan única, intima, inmersiva y tan sensitiva. ¿La conocemos?

San Agustinillo, Oaxaca. Foto por Brooklyn Tropicali.

Contando con recorridos selva adentro de la mano de los hogareños expertos en la vida silvestre que habita en la isla, siendo esta una gran opción para los amantes de la naturaleza.

Un clima más que ameno, en su mayoría de un calor sabroso, de ese que te hace sudar, pero no quema, del que da gusto simplemente el disfrutar de un coco fresco y recostarse bajo una palapa hasta quedar bien bronceado.

Sus aguas en su mayoría van de lo fresco hasta lo cálido, esto debido a las corrientes marinas que provienen del mar abierto, pero sorprendiendo a más de uno por lo frías que llegan a tornarse, en especial cuando la luna sale y hasta que se despide.

San Agustinillo. Foto por Playas de México.

Es un cachito secreto y muy bonito, cerca de Playa Mazunte que reúne lo mejor que tienen por ofrecer las tierras oaxaqueñas y la calidez de su gente; lo mejor de su cocina típica; quesadillas, picadas, salsas hechas a comal, mole casero y tortillas a mano.

Hay atracciones que agregan aún más valor a tu experiencia; catamaranes, motos acuáticas, snorkel y hasta guías buzos para explorar su zona de arrecifes y corales, incluso, en San Agustinillo podría ser el lugar donde finalmente aprendas el bello arte de dominar las olas, contando con una escuela de surf,
ideal para los principiantes y todo tipo de amantes del mar.

Obviamente la seguridad es prioridad, por esto mismo un equipo de socorristas se encuentra siempre al pendiente por los alrededores.

Surf en San Agustinillo. Foto por nirik.travel

Pero si lo tuyo, lo tuyo es nadar, sus aguas son suaves, con un fondo considerable si, pero bastante dócil. Al ser mar abierto su fauna marina es rica y abundante, pudiendo observar todo tipo de peces, crustáceos, pulpos y hasta tiburones en lo más profundo de sus aguas, con la indicación de hierro de respetar siempre a estas criaturas y a cuidar de sus aguas.

Ideal para toda la familia, contando con una orilla bastante tranquila para los peques, su arena es de un grosor bastante suave, pura y sin presencia alguna de basuras o desperdicios.

Snorkel San Agustinillo. Foto por México To Travel.

Con bastantes lugares de quedada cerca de la playa, la realidad es que se recomienda ampliamente visitar de esta playa natural en tiempos de temporada baja, pues su alta demanda y atractivos hace que durante periodos vacacionales este lugar sea bastante concurrido y movido.

La playa también cuenta con una plaza de parking, con una capacidad para 50 vehículos, y a una distancia de apenas 100 metros de las aguas cristalinas.

San Agustinillo. Foto por Las mejores playas del mundo.

En el Souvenir nuestra prioridad es asegurar la mejor experiencia para ti y los tuyos.

Por esto mismo aquí te van unos puntos muy importantes a considerar para el máximo disfrute en tu próximo viaje a San Agustinillo, Oaxaca:

°El mejor momento para visitar este hermoso paraíso secreto es durante la mitad del año, en el rico calor de verano. Una temperatura ambiente, unas aguas bastantes agradables, templadas y unas noches con ventiscas considerables y bastante frescas, sin duda alguna el momento ideal para disfrutar al máximo.

Hospedaje en San Agustinillo. Foto por Programa Destinos México.

°La mejor ruta para llegar a este cachito tropical es en auto particular, siendo parte del municipio de Santa María Tonameca, se puede adquirir un vehículo por renta desde $700 hasta $1,500 pesos por todo un fin de semana.

Desde la zona céntrica hasta este edén uno es capaz de recorrer el trayecto que lleva de Santa María hasta Playa Zipolite, lugar bastante conocido no solo en la zona, sino de todo Oaxaca y de ahí hasta San Agustinillo en apenas hora y media.

°Para pasar la noche, hay diversas posibilidades, recomendando ampliamente las cabañitas costeras que por la módica cantidad de $400 pesos la noche uno será capaz de disfrutar de los cielos nocturnos, lleno de estrellas, así como también de una buena cenita, con un par de cervecitas, mientras se comparte una canción frente a una fogata.

San Agustinillo, Oaxaca. Foto por Booking.com

Ya lo sabes, desconéctate un poco del todo y relájate en una hamaca en San Agustinillo.

Atrévete a domar las olas del mar, disfruta de unos ricos mariscos o comparte un momento intimo bajo su maravilloso cielo estrellado.

Y recuerda que cada pequeño acto, conlleva un gran impacto, no contamines a estas tierras puras en la Sierra Oaxaqueña, #Nuncadejesdeviajar!

Playa San Agustinillo, Oaxaca. Foto por Off Path Travels.
Continua Leyendo

Trending