Contáctanos a través de:
Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Portada. Imagen. Archivo Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Portada. Imagen. Archivo

Turismo Cultural

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya

¿No te ha pasado que disfrutas más de los sitios arqueológicos cuando no hay tanta gente? Conoce Xcambó el principio de la cultura y la naturaleza maya

Yucatán es tierra de maravillas y de sorpresas. Hicimos un viaje a una de las primeras ciudades comerciales de los mayas, la Zona arqueológica Xcambó la que hoy es una zona visitable de las mil 200 registradas en el estado de Yucatán, pero ¿Qué la hace tan especial?

Este lugar se encuentra rodeado de la ciénega de Chicxulub, aquella que comienza desde la Ría Celestún hasta la Ría Lagartos.

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura maya. Yucatán. Imagen. Inri
Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura maya. Yucatán. Imagen: Inri

Todo un complejo de agua salada en donde habitan cientos de aves locales y migratorias, la más importante y emblemática de Yucatán, El Flamenco Rosado.

Por la carretera que nos conduce a este conjunto de templos antiguos, podrás ver a la derecha que la zona lagunar se extiende por varios kilómetros.

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen: Deepak Sundar
Flamingos. Imagen: Deepak Sundar

Lo recomendable es hacer una parada antes -por la mañana digamos- para que te toque ver cómo estos animales alados se alimentan de la artemia o camarón rojo metiendo su cabeza en el agua hacia atrás como si su pico se tratara de una excavadora.

Ciertamente este pequeño crustáceo les da ese maravilloso y sutil tono rosa a las plumas del flamenco. No te pierdas otras aves como garzas, cormoranes, patos y espátulas entre otras.

Zona arqueológica Xcambó. Yucatán. Imagen. Aaron Logan
Flamenco rosado. Imagen: Aaron Logan

Paraíso para los canadienses

Continuando con el viaje ahora del lado izquierdo verás como la costa que bordea el mar es hogar de los habitantes del pueblo maya de Chicxulub.

Después de este, comienza una línea de casas de descanso que son el hogar temporal de familias canadienses –en su mayoría- que huyen de su país con otros propósitos.

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen. Inri
Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen: Inri

Así es, nombres de todo tipo se mezclan entre mayas, norteamericanos y palabras populares como si se tratara de quintas.

Es decir residencias de descanso como: Manglar, Bertha Elena, Papagayo, el Mosquito, Ko-ko-mo, Bambú, m&m, el Faro … Y es ahí cuando despierta mi curiosidad por saber más de esta migración de personas.

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen.  Inri
Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen: Inri

Resulta que de Septiembre a Marzo, los canadienses abandonan el frio castigador de su país, para residir una temporada de 6 meses a las costas de Yucatán.

Ellos adquirieron terrenos para construir sus casas, adaptándose a las condiciones de construcción y claro, al caluroso clima que es permanente en esta parte de México.

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen. Inri
Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen: Inri

Algunos de ellos las rentan como villas, incluso dicen  por ahí que Mark Suckerberg -dueño de Facebook- tiene una residencia.

¡Hola, Xcambó!

Pero, finalmente y después de 40 minutos saliendo de Mérida, llegamos a Xcambó. Ciertamente como en la mayoría de sitios arqueológicos, no hay una gran infraestructura que te dé la bienvenida.

A nosotros nos bastó eso, ya que apreciar los templos sin tanto turismo como sucede en otros sitios, hace la experiencia más real.

xcambo entrada
Imagen: Archivo

Lo recomendable es que llegues con un guía para entender la importancia e historia del sitio.

Por ejemplo, esta ciudad perteneció al dominio de Dzibilchaltún (a 15 km.) una ciudad maya de las más grandes de toda Mesoamérica y principal centro de comercio entre ciudades y culturas.

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen. Inri
Zona arqueológica maya Xcambó. Yucatán. Imagen: Inri

Puerto comercial

Xcambó también fue un puerto comercial más pequeño donde se importaban y exportaban productos sobre todo la sal, la cual se sigue produciendo de manera natural.

También se comercializaban piedras, herramientas hechas de caracol y alimentos del mar. Recordemos que la sal rosada fue muy importante para conservar frescos a los pescados y otros productos.

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen.  Agomesq
Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen: Agomesq

Zona arqueológica maya Xcambó: Templos

Los templos de la zona cuentan con poco grado de restauración, se ve blanco todo ya que aún quedan vestigios del estuco que se utilizó en esa época.

Recordemos que también al ser una zona lacustre, en temporada de lluvias, el sitio se pone al nivel de los manglares, por lo tanto, se inunda.

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen. HJPD
Zona arqueológica maya Xcambó. Yucatán. Imagen: HJPD

Dentro del complejo de templos se puede apreciar la plaza principal con distintos edificios religiosos.

Destaca a la izquierda una estructura administrativa para dar discursos, y la estructura norte para hacer algunas ceremonias que en ese entonces eran para presentar algún gobernante, un visitante importante o a la familia real.

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen. Agencia palo de tinte y servicios
Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen: Agencia palo de tinte y servicios

Los edificios más pequeños estaban dispuestos como locales comerciales  en donde se presentaban los productos que se comercializaban y había una parte de cámaras de almacenamiento.

Por ahí hay una zona de temazcales en forma de pozas, distintos al resto de las culturas, ya que aquí se llenaba la pileta con agua previamente caliente con piedras que generaban el vapor, y se podía tomar el baño como un tanque romano.

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen. Inri
Zona arqueológica maya Xcambó. Yucatán. Imagen: Inri

Enigmas

También hay un edificio cuya estructura es un laberinto que poco se sabe del por qué hay este tipo de construcciones y qué motivó a hacerlo.

El estuco era una mezcla de hojas, tierra, agua y cal, que servía como el concreto y acabado de las antiguas construcciones; Al ser un producto biodegradable, con el paso del tiempo, este cemento natural se ha iba escurriendo de los templos, pero los vestigios de esta mezcla han permitido mantener la originalidad de las estructuras.

Cabe resaltar que grandes estilos arquitectónicos en esta zona no vamos a encontrar, ya que se trata de una época del clásico temprano (200 al 300 d.C.) y las grandes ciudades mayas como Chichen Itzá o Uxmal, florecieron mil años después.

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen.  Inri
Zona arqueológica. Yucatán. Imagen: Inri

Entonces en el templo principal lo que si podremos ver son unos mascarones grandes semidestruidos por el paso de los españoles.

No pierdas detalles de estos ya que por sus orejeras, nariz y boca, se pueden referir a Chaac, el Dios maya de la lluvia.

Zona arqueológico maya Xcambó. Ruinas Xcambo. Imagen. Inri
Ruinas Xcambo. Imagen: Inri

Zona arqueológica maya Xcambó: Capilla

Otro vestigio que dejaron a su paso los españoles fue una pequeña capilla construida en medio de la zona arqueológica, recordemos que ellos al habitar la península, desmantelaron templos para construir con las piedras.

Esas iglesias que doctrinaron a los distintos pueblos. Por supuesto, la capilla, columnas e imagen de la Virgen María no son parte de la arquitectura original.

Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen. Inri
Zona arqueológica maya Xcambó, lo primero de la cultura Maya. Yucatán. Imagen: Inri

Algo que me pudo encantar de este lugar, es su entorno natural, además de que hace un calorcito rico, la abundancia de árboles es gracias a las constantes lluvias y laguna que le rodea.

Las maravillas de Yucatán

Así encontraremos laureles, palmas, don ramones, ceibas, mangles y otras especies del lugar que son el hogar de iguanas, búhos, pericos, aves y claro, no pueden faltar los mosquitos.

Así que ponte bloqueador, repelente, y no olvides visitar esta encantadora zona arqueológica cuando llegues a Yucatán.

Si deseas visitar este lugar, reserva tus vacaciones y el paseo en Miescape.mx no lo olvides #Nuncadejesdeviajar

El tour es operado por Mayan Heritage

Asia

Santuario Yasukuni en Tokio, un polémico recinto

Ven con nosotros a descubrir por qué éste lugar ha provocado controversia entre sus habitantes.

Tokio, capital de Japón, se ha caracterizado por sus rascacielos iluminados con tonos neones, pero también por sus templos históricos llenos de cultura, historia y tradiciones, en esta lista se encuentra el Santuario Yasukuni, un recinto que se construyó en honor a los soldados caídos.

Entre sus estructuras y jardines preciosos lograrás sentirte lleno de paz y tranquilidad.

Sin embargo, existe un detalle en el lugar que ha causado bastante polémica por todo el mundo. Esto se pondrá bastante interesante así que te invitamos a continuar leyendo.

Los árboles de cerezos abundan por los jardines. Foto por Meredith P.

El Yasukuni guarda las cenizas de 14 criminales de guerra

Este santuario fue construido en el año de 1869 y su propósito principal fue honrar a los soldados caídos por parte del gobierno central, quienes se enfrentaron a las fuerzas del emperador Meji contra Shogun.

Fue un enfrentamiento completamente escalofriante y el número de fallecidos alcanzó una cifra de aproximadamente 2.5 millones de soldados.

Los restos de las personas que aquí descansan son pertenecientes a distintas regiones como China y Taiwán, ya que a muchos de ellos se les obligó a ir a la guerra.

Jardines. Foto por Kim A.

El Santuario Yasukuni en Tokio ha generado bastante controversia, ya que también tiene las cenizas de 14 de los más peligrosos criminales de aquellos conflictos bélicos.

Para la cultura occidental, no está bien visto que un lugar como este proteja a tan malvados seres, mientras que los monjes de la región opinan que a los muertos se les respeta y se les rinde homenaje, sin importar los actos que cometieron en vida. ¿Tú que opinas al respecto?

Cada uno de los templos invita a la meditación. Foto por Toshihiro Gamo.

¿Qué visitar en el santuario?

Como la mayoría de los santuarios japoneses, el Yasukuni cuenta con una puerta sagrada conocida como “Tori”. Consiste en dos postes de madera colocados en forma paralela y un tercero en forma horizontal (los cuales marcan la frontera entre el terreno profano y el terreno sagrado).

Esta puerta te conducirá a un camino repleto de verdes paisajes con frondosos árboles en el que un ambiente lleno de paz se apoderará de tu ser.

Santuario Yasukuni en Tokio. Foto por Toshihiro Gamo.

Llegarás a la segunda puerta sagrada, que además es conocida como la más grande elaborada con bronce en Tokio.

Como un ritual de sanación y tranquilidad, deberás lavar tus manos y boca en una pileta hecha de granito que se encuentra en el lugar para posteriormente dirigirte a un jardín repleto de cerezos.

Tori o puerta sagrada. Foto por Toshihiro Gamo.

Llegó el momento de honrar a los soldados

En la tercera y última puerta “Tori” del Santuario Yasukuni en Tokio, encontrarás representaciones de los sujetos que perdieron la vida durante los combates.

Además, existe un espacio muy solemne en el que podrás dejar ofrendas y asistir a rituales religiosos que conmemoran a los soldados.

Estas son algunas de las ofrendas colocadas para los soldados caídos. Foto por Miki Hashimoto.

Pasando el salón principal descansan las cenizas de los militares, aunque es importante que sepas que debido a las creencias religiosas de la región no está permitido el acceso al turismo en esta zona.

Sin embargo, también encontrarás un museo en donde se guardan las armaduras tradicionales que fueron usadas en tiempos de guerra, además de katanas (armas de un solo filo que tomaron lugar en los conflictos bélicos) pertenecientes a los soldados caídos.

Pieza exhibida en el Yasukuni. Foto por 5th Moon.

La mejor época para visitar el Yasukuni es el mes de Julio, ya que se lleva a cabo el Mitama Matsuri, una festividad que honra a quienes lucharon por su país mientras los jardines se llenan de lucecitas de mil colores al caer la noche.

Visitar este recinto sin duda alguna es una experiencia completamente diferente, es tener un momento de reflexión, meditación, y sobre todo, sentimientos encontrados. Recuerda, #Nuncadejesdeviajar.

Mitama Matsuri. Foto por Manish Prabhune.
Continua Leyendo

Quintana Roo

¿Sabías que existen más de 10 zonas arqueológicas en el Caribe Mexicano?

Asómate a los secretos de las antiguas civilizaciones mayas

Muyil en Caribe Mexicano. Foto: JT ASTK

Al pensar en el caribe mexicano seguramente recuerdas sus playas de aguas turquesas, su emocionante vida nocturna, y su deliciosa gastronomía. Sin embargo, Quintana Roo también resguarda algunos de los vestigios más importantes de la cultura maya: sus zonas arqueológicas.

Estas construcciones que datan de miles de años y tuvieron diferentes usos, algunas de ellas funcionaron como centro ceremonial, otras como observatorio, y otras más como hogar para personajes importantes de aquella época. ¡Vayamos a conocerlas!.

Descubre las zonas arqueológicas que se localizan en el caribe. Foto por Riccardo M.

Tulum y Cobá

Probablemente estas fueron las 2 zonas arqueológicas que te vinieron a la mente al pensar en el estado de Quintana Roo, así que hablemos un poco de ellas.

La zona arqueológica de Tulum fue una de las más importantes durante su época, ya que era una escala fundamental en el tráfico marítimo para el comercio.

El Castillo, Tulum. Foto por Jennifer.

El edificio más imponente de la ciudad maya: El Castillo. Se dice que esta construcción servía como faro para guiar a las embarcaciones que se adentraban en las aguas del caribe.

Son vestigios que datan de los años de 1200 a 1450 D.C, en sus muros aún se pueden observar algunos restos de los colores vivos que los adornaban.

Por otro lado, la ciudad de Cobá se desarrolló cerca de cinco lagos que fueron de suma importancia para su desarrollo y subsistencia.

Ruinas de Cobá. Foto por Temple X.

Se encuentra comunicada por extensos caminos de piedra, conocidos en la lengua maya como “sacbés” (caminos blancos), sus ancho y longitud eran variables.

Cobá se encuentra dividida en grupos, Nohoch-Mul (que tiene el basamento más alto de la península y mide 42 metros de altura), el grupo Cobá (con el segundo edificio más alto de la zona y un juego de pelota), el grupo Mecanxoc (en el que se encontraron 8 estelas talladas y altares) y El Xaibé, un edificio muy peculiar que se cree que funcionaba como observatorio.

Vestigios del juego de pelota. Foto por Tamera Kremer.

Zonas arqueológicas de Xel-Há y El Meco

Xel-há debe su nombre a la palabra maya compuesta por xel (pedazo) , há (agua), es decir, entrada de agua.

Fue uno de los principales puertos comerciales de la costa de la península de Yucatán.

“Entrada de agua”. Foto por Carl Hancock.

En la zona pueden observarse magníficas pinturas murales que hacen alusión a las distintas aves de la región, así como el “Grupo Jaguar”, que se localiza junto a un cenote.

El Meco, es otra de las zonas arqueológicas que podrás disfrutar en el Caribe Mexicano, es poco conocida y eso es lo encantador de ella, porque estará libre para ti y tu cámara.

Se nombró de esta manera al lugar debido a que así se apodaba a un residente local del siglo XIX, y hacía referencia a una malformación en sus extremidades inferiores.

Grupo Jaguar, Xel Há. Foto por Dennis Jarvis.

El Meco cuidaba un rancho cercano a la zona, por lo que se decidió nombrarla de esa manera; se desconoce su nombre original, pero algunos expertos creen que pudo ser conocida como Belma.

La zona pudo funcionar como una escala en la ruta de navegación maya a lo largo de la costa, si decides visitarla, no te pierdas de su cima, ya que ahí podrás apreciar una vista súper privilegiada de la isla de Cancún y algunos kilómetros a la redonda.

El Meco, una de las zonas arqueológicas que podrás conocer en el caribe. Foto por Jason M.

Muyil y Caracol-Punta Sur

Un poco más hacia el sur de El Meco, se encuentra la zona arqueológica de Muyil. Su nombre se debe a una de las dos lagunas adyacentes del lugar; Muyil y Chunyaxché).

Una de las construcciones más imponentes del lugar es conocida como El Castillo, mide 17 metros de altura y se cree que su función era representar a la ceiba, que era el árbol sagrado de los antiguos mayas.

Muyil. Foto por Pierre Selim.

Aquí se han encontrado algunas ofrendas y altares hechos en piedra verde, concha y caracol y que han sobrevivido al paso de los años.

Caracol-Punta Sur, se encuentra en la Isla de las Golondrinas, es decir, en Cozumel, se le dio ese nombre debido a los caracoles que ornamentan la cúpula que corona su Tumba del Caracol.

Tumba del caracol. Foto por Vincent Parsons.

No existe evidencia concreta al respecto, pero se dice que cuando el viento soplaba, hacía silbar a los caracoles y los mayas los asociaron con la presencia de algún fenómeno natural como los huracanes.

El caracol originalmente fue un templo miniatura de techo abovedado y cuatro puertas, que posteriormente fue ampliado y envuelto en 3 de sus lados, desapareciendo a la construcción anterior.

Punta Sur. Foto por Dronepic.

Chacchoben y Kinichná

Chacchoben es otra de las zonas arqueológicas que podrás descubrir en el caribe mexicano. Su ocupación inició ¡300 años antes de nuestra era! y comprende alrededor de 70 hectáreas.

En el lugar, se ubican conjuntos arquitectónicos de carácter público que tuvieron fines cívicos, religiosos y administrativos.

Chacchoben. Foto por Roger W.

Al noroeste de Chetumal se encuentra Kinichná, los jeroglíficos grabados en sus monumentos y hallazgos de ofrendas en cámaras funerarias denotan que estuvo involucrado en la conquista de varios pueblos durante más de dos siglos.

Sin duda alguna, cada una de las zonas arqueológicas del Caribe Mexicano tiene algo que la hace única y diferente.

Esta fue solo una probadita de todo lo que puedes descubrir en tu visita al estado de Quintana Roo.

Y decimos una probadita, porque en total suman nada más y nada menos que ¡18 zonas arqueológicas!

Ha llegado la hora de empacar nuestras maletas y ¡aventurarnos a lo desconocido!

Kinichná. Foto por Arian Z.

#Nuncadejesdeviajar.

Continua Leyendo

Ecoturismo - Turismo Sustentable

“Seeing the Invisible” Llegó la realidad aumentada en los jardines del mundo

¿Alguna vez imaginaste poder visitar los jardines botánicos más importantes del mundo desde casa?

La realidad aumentada y la naturaleza se han unido para crear un maravilloso proyecto en el que participan algunos jardines botánicos del mundo para abordar temas relacionados con el cuidado del medio ambiente. Descubramos “Seeing the Invisible”.

El proyecto se inauguró el pasado mes de Septiembre, y permite a los espectadores seguir las exhibiciones a través de una app móvil muy amigable para quienes dicen que hacer uso de la tecnología es un tema complicado.

Descubre nuevos mundos con Seeing the invisible. Foto por TravelCBrand.
Descubre nuevos mundos con Seeing the invisible. Foto por TravelCBrand.

¡11 jardines botánicos de todo el mundo! 

“Seeing the invisible” fue presentado por el Jardín Botánico de Jerusalén (el más grande y diverso de Israel).

Este jardín cuenta con la colección más amplia de plantas vivas de Israel, y exhibe especies de todo el mundo en sus 6 secciones fitogeográficas. Además, ofrece visitas guiadas, talleres y cursos para un ambiente más interactivo.

El JBJ ha trabajado con 11 jardines de seis países diferentes para obtener este ambicioso proyecto, en el que se busca crear vínculos entre artistas, instituciones y audiencias.

Australia, Canadá, Inglaterra, Escocia, Sudáfrica y EEUU presentan obras de más de una decena de artistas, como el activista y artista contemporáneo chino Ai Weiwei, el escultor ghanés El Anatsui, la artista multifacética Sarah Meyohas, entre muchos otros más.

Proyecto Edén. Foto por Tim Parkinson.

Las obras de estos artistas se exhiben en algunos de los más importantes jardines botánicos de todo el mundo, como por ejemplo El Proyecto Edén en Inglaterra, siendo el más grande en su especie y con su impresionante diseño, que también ha creado programas educativos para ofrecer un concepto claro y preciso.

Los jardines botánicos de Denver y su gran variedad de especies no solo endémicas, sino de distintos países, también servirán como escenario para el impresionante “Seeing the invisible”.

Los royal botanical gardens también son parte del proyecto. Foto por Charlievdb.
Los royal botanical gardens también son parte del proyecto. Foto por Charlievdb.

Y qué decir del Jardín Botánico Nacional Kirstenbosch en Sudáfrica, que con más de un siglo de historia es para muchos “el jardín más hermoso de África” y de igual manera es parte del proyecto de realidad aumentada.

El Jardín Botánico Marie Selby, los Royal Botanical Gardens, el Real Jardín Botánico de Edimburgo, el Jardín Botánico de San Diego y los Jardines Botánicos de Tucson también sirven como escenario para “Seeing the invisible”.

Para muchos, el jardín más hermoso de África. Foto por Delyth A.
Para muchos, el jardín más hermoso de África. Foto por Delyth A.

Las obras más destacadas de “Seeing the invisible”

Entre las trece obras de este proyecto, destaca el primer trabajo en realidad aumentada de El Anatsui, que exhibe una escultura hecha con tapas de botellas recicladas en un tapiz.

Una rama seca de cactus hecha por el artista Jakob Kudsk Steensen, originario de Dinamarca,entre muchos otros proyectos con significados que giran en torno al cuidado del medio ambiente y promueven el reciclaje.

Realidad aumentada y naturaleza en un solo lugar. Foto por Ori.
Realidad aumentada y naturaleza en un solo lugar. Foto por Ori.

Otra característica de “Seeing the invisible”, es que colocará la misma obra de arte en sitios análogos de doce entornos diferentes. Es decir, podrás apreciar el mismo trabajo en un grupo de cactus saguaro en Tucson, y al mismo tiempo en un frondoso bosque de Edimburgo.

El proyecto suena completamente impresionante, ¿no?, te invitamos a descubrirlo en su versión disponible para Iphone y Android, pero recuerda que solo se ha estrenado en los países participantes.

Llegó la hora de descubrir nuevos mundos con la realidad aumentada porque el futuro ¡Ya nos alcanzó!

Descubre el concepto escondido detrás de cada obra. Foto por TravelCBrand.
Descubre el concepto escondido detrás de cada obra. Foto por TravelCBrand.

#Nuncadejesdeviajar.

Continua Leyendo

Trending