Contáctanos a través de:
Hotel Atlantis. Foto: Travel VIP Hotel Atlantis. Foto: Travel VIP

América

¡Vamos de vacaciones al Hotel Atlantis en las Bahamas!

Un lugar ideal para chicos y grandes, en donde la diversión y el lujo se hacen presentes en las bellas playas del Caribe.

De vacaciones en Atlantis Las Bahamas, nunca me imaginé que llegar a un hotel que está destinado al lujo y descanso para los mayores de edad, guardara sorpresas para nosotros los más pequeños.

Mis papás me dijeron: ¡Sebastián, nos vamos de vacaciones, prepara tu traje de baño y tu snorkel! Acto seguido, dejé a un lado mi compu y corrí a buscar todo mi kit de playa.

Hotel Atlantis las Bahamas. Foto: Forest Simon Vacaciones en Atlantis Las Bahamas

¡Vacaciones en Atlantis Las Bahamas!. Foto: Forest Simon

Me llevé la sorpresa más grande de mi corta vida cuando vi que se trataba de un enorme parque acuático en donde todos los adultos y menores se veían con rostros felices de jugar con el agua.

Así que una vez instalados en la torre familiar del enorme hotel Atlantis ubicado en la Isla Nassau en las Bahamas, me dispuse a ser dueño de mi tiempo mientras mis padres hacían planes para relajarse.

Hotel Atlantis. Foto: Taniamauritius Vacaciones en Atlantis Las Bahamas

Vistas increíbles en el hotel Atlantis Las Bahamas. Foto: Taniamauritius

¡El maravilloso acuario de Atlantis!

Nos esperaban varios días para descubrir lo que hay en esta propiedad de cinco torres con un total de tres mil 500 habitaciones y con una gran variedad de lugares y servicios para divertirnos.

Pero primero es lo primero, visitar ese lugar que tanto nos han hablado y hemos visto en la publicidad del hotel, el Acuario de Atlantis.

Acuario Atlantis. Foto: Yaoqi LAI Vacaciones en Atlantis Las Bahamas

Acuario Atlantis, Las Bahamas. Foto: Yaoqi LAI

Resulta que este complejo hotelero debe su nombre a la Atlántida, la famosa isla o continente perdido en medio del océano

Un reino que desapareció con sus tesoros de oricalco (más valioso que el oro) y que ha sido escenario de ciencia ficción en el libro Veinte mil leguas del viaje submarino, en su segunda parte.

Acuario Atlantis. Foto: Atlantis, The Palm Vacaciones en Atlantis Las Bahamas

Vivirás cosas increíbles en tus vacaciones en Atlantis Las Bahamas. Foto: Atlantis, The Palm

El acuario te recibe con esos trajes, escafandras y la nave submarina “Nautilus” como testigos fieles de que algo misterioso sucedió en las profundidades y de que ahora la Atlántida es el hogar de las especies más extraordinarias del mundo submarino.

Visitar este lugar a través de sus pasillos, túneles ambientados y grandes peceras oceánicas te puede dejar con la boca abierta, ya que hay más de 50 mil animales acuáticos divididos en más de 250 especies.

Hotel Atlantis. Foto: Atlantis, The Palm Vacaciones en Atlantis Las Bahamas

Acuario, Hotel Atlantis Las Bahamas. Foto: Atlantis, The Palm

Variedad de especies

Tiburones, rayas, barracudas, peces cocodrilos, pirañas, langostas, corales, anguilas y peces multicolores de todo tipo.

Son sólo algunos de los habitantes de esta gran exhibición marina dividida en 14 lagunas o estanques que podrás ver a través de los grandes cristales, oportunidad ideal para sacar la cámara y fotografiar la fauna con los tesoros perdidos.

Barracuda. Foto: Wouter Naert Vacaciones en Atlantis Las Bahamas

Barracuda, Hotel Atlantis Las Bahamas. Foto: Wouter Naert

A mi parecer los peces “payaso”, los caballitos de mar, las malhumoradas morenas y las increíbles medusas son mis favoritos ya que me puedo quedar horas contemplando su naturaleza tan perfecta.

Definitivamente me quedo con “The Dig” la laguna que muestra todas estas exóticas especies en diferentes peceras.

Al salir de este lugar nos espera una tienda de Souvenirs en donde niños como yo (que nos gusta el mar y sus especies) nos podemos enloquecer con toda la gran gama de juguetes, peluches y demás recuerdos.

Pez payaso. Foto: David Clode Vacaciones en Atlantis Las Bahamas

Pez payaso. Foto: David Clode

Diversión sin fin 

Otras espacios divertidos son “Ruins lagoon”, se trata de snorkelear con los peces entre las ruinas; “Predator Lagoon”, un túnel y pecera oceánica que muestra tiburones y peces sierra que pasan encima de ti.

“Hibiscus Lagoon” un lugar de tortugas verdes y de carey que puedes incluso ayudar a alimentar; “Dolphin Cay”, el espacio en donde interactúas con los delfines, el lugar favorito de mi hermana.

Un lugar que en especial llamó mi atención, el “Mayan Temple Shark Lagoon” un estanque de tiburones y peces que nadan mientras observas cómo personas pasan a toda velocidad entre estos escualos, pero protegidos por tubos de acrílico.

Hotel Atlantis. Foto: Bindass Vacaciones en Atlantis Las Bahamas

¡Tobogán con tiburones en el Hotel Atlantis!. Foto: Bindass

Toboganes para todos, no podía creer tal hazaña así que me decidí a buscar a mi papá para vivir la experiencia, resulta que en medio del parque acuático hay una gran pirámide maya que en su cima, salen 4 toboganes rumbo a las albercas.

Si tienes la estatura podrás lanzarte de ellos, los hay muy verticales, en donde te lanzas y pasas precisamente en el estanque de los tiburones, ¡claro con la velocidad y el agua que te entra en los ojos, no los ves!

Atlantis Tobogan Vacaciones en Atlantis Las Bahamas

Tobogan, Hotel Atlantis Las Bahamas. Foto: Archivo

Toboganes y más toboganes

Hay otros toboganes donde te lanzas con una llanta inflable hacia la obscuridad y mientras avanzas solo percibes lo serpenteante del camino.

De repente entra la luz y la llanta se detiene mientras pasas lentamente junto a estos depredadores y puedes verlos ahí, majestuosos frente a frente. ¡Qué experiencia para chicos y grandes!

Tobogán Atlantis. Foto: Atlantis, The Palm Vacaciones en Atlantis Las Bahamas

Vacaciones en Atlantis Las Bahamas, Tobogán Atlantis. Foto: Atlantis, The Palm

De ahí nos fuimos a gritar más fuerte en la Power Tower otro edificio muy alto con toboganes para todas las edades.

Han sido tantos recuerdos que tengo de este viaje que cuando regresé a casa me metí a la página del hotel www.es.atlantis.com y pude repasar paso a paso todas las actividades que realicé en la semana más acuática de mi vida:

Un paseo por el río y rápidos (The Current) de más de kilómetro y medio de longitud a bordo de una llanta inflable; alimenté a las rayas nariz de vaca, me divertí en el carrera de obstáculos de Cartoon netwok y nadé con los delfines y lobos marinos.

Hotel Atlantis. Foto: Tai Pan Touristik Vacaciones en Atlantis Las Bahamas

Toboganes para chicos y grandes, Hotel Atlantis. Foto: Tai Pan Touristik

¡Algo que jamas olvidaré!

Además disfruté por horas en las tres piscinas para niños (Ripples, Poseidon y Splashers) con sus toboganes, juegos y puentes; y claro está, disfruté de la playa de arena blanca con toda la familia.

Por su parte mi pequeña hermana Susy, estuvo la mayoría del tiempo en el Atlantis Kids Adventures (AKA) en donde participó en obras de teatro, clases de cocina, música electrónica, etc.

Atlantis Kids Adventures. Foto: Pink Paradise Travel

Atlantis Kids Adventures. Foto: Pink Paradise Travel

A su poca edad de tres años y medio, jamás extrañó a nuestros papás, al contrario sólo se acordaba de ellos cuando era hora de cenar y ellos llegaban por nosotros.

Por cierto, mi hermano mayor estuvo más ocupado en actividades extremas pero seguras, como escalar la gran pared de rocas mientras nosotros veíamos la gran hazaña.

Niño escalando. Foto: Rachel

Los más pequeños también la pasarán de lo mejor. Foto: Rachel

Revisando el folleto y mapa del Atlantis, me doy cuenta que todos reímos y nos divertimos como enanos en cualquiera de las atracciones.

¡Son tantas que no me va alcanzar la infancia para conocerlas todas! Así que he decidido seguir siendo niño mucho tiempo (como mis padres) y ¡Regresar la mayor de veces que se pueda!. #Nuncadejesdeviajar.

Aquí un video de diversión muy acuático.

Continua Leyendo
Click para comentar

Deja una contestación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

América

Monte Shasta: una vista espectacular y una aventura extrema en California

Un reto para aquellos aventureros que buscan adrenalina, para los que no ¡También hay actividades!
🗻⛷

Vista aérea Monte Shasta. Foto: Archivo

El increíble Monte Shasta es tan perfecto que parece haber salido de la imaginación de un niño pequeño que buscaba dibujar una montaña, ¡Pero resultó ser un volcán!

Éste majestuoso monte es el segundo volcán más grande de la Cordillera de las Cascadas y se encuentra en el estado de California, EE.UU.

Monte Shasta. Foto: Ancient Origins
Monte Shasta. Foto: Ancient Origins

El impresionante e imponente volcán ha atraído la atención de millones de personas cómo poetas, autores y ¡Observadores de ovnis!

Muchas personas consideran al Monte Shasta un centro de poder espiritual.

El Monte Shasta

El Monte Shasta se eleva a casi 3000 metros sobre el terreno circundante, ya que no está conectado a ninguna montaña cercana.

Tiene un volumen estimado de 350 km3, lo que lo convierte en el volcán más voluminoso del arco volcánico en cascada.

Escala y domina éste gran reto en California. Foto: Hotbook
Escala y domina éste gran reto en California. Foto: Hotbook

Actividades en el Monte Shasta

Sí, si podrás escalarlo, pues es el destino favorito para los escaladores profesionales, ya que el último tramo para llegar a la cima ¡Es de 1,800 metros y no tiene ningún sendero para subir! Lo cual lo vuelve todo un reto.

Claro que debes de estar preparado, tener el equipo adecuado y de preferencia llevar un guía de la zona.

Escala el Monte Shasta ¡Todo un reto! Foto: Travernicolas
Escala el Monte Shasta ¡Todo un reto! Foto: Travernicolas

Si tú, al igual que yo, no eres un experto escalando, podrás incursionar en las laderas más bajas, ya sea en los senderos de excursionismo o esquiar en el Parque de Esquí del Monte Shasta.

Si eso no te interesa mucho, te recomiendo realizar alguna de las rutas de senderismo o ciclismo en los alrededores de éste monumental volcán, ya que tendrás una vista espectacular en tu recorrido.

En dado caso de que estés interesado de realizar alguna ruta del Monte Shasta da click aquí.

Bosque Shasta Trinity cerca del Monte Shasta. Foto: Blanca Tello Cadivich
Bosque Shasta Trinity cerca del Monte Shasta. Foto: Blanca Tello Cadivich

Actividades en tierra

Otra recomendación de viaje que te daré, es el visitar el Bosque Nacional Shasta Trinity, el cual tiene un área de 894.552 hectáreas.

Así que tendrás bastantes cosas que hacer en este increíble bosque.

En dado caso de que viajes con tu familia, te recomiendo realizar un pequeño safari desde la comodidad de tu auto por Modoc Volcanic National Scenic Byway.

El águila calva es una de las especies que podrás ver aquí. Foto: Anipedia
El águila calva es una de las especies que podrás ver aquí. Foto: Anipedia

Podrás observar fauna cómo águilas calvas, ciervos de cola negra, osos, coyotes y zorros.

Actividades acuáticas

Si eres amante de las actividades en el agua te recomiendo ir de pesca deportiva a McCloud, Upper Sacramento y Trinityson, que estos ríos reconocidos a nivel internacional por la pesca de trucha y el rafting por ríos rápidos.

Si buscas algo más tranquilo, ve a los lagos Lewiston, Castle y Siskiyou ya que son los favoritos entre los aficionados del kayak y los paseos en canoa.

Kayak en el Lago Lewiston. Foto: Visit the USA
Kayak en el Lago Lewiston. Foto: Visit the USA

Obviamente en todos estos lugares tendrás la vista increíble y espectacular Monte Shasta.

Datos curiosos del Monte Shasta

  • Los nativos californianos creían que era el hogar de un gran espíritu celestial.
  • Los peregrinos new age dicen que es un vórtice de energía, ¿Lo crees?
  • Un explorador de finales del siglo XIX, afirmó que en sus túneles habitaban supervivientes de un continente perdido. ¿Te imaginas? ¡Es alucinante!
Sé el Monte Shasta es espiritual. Foto: Archivo
Sé el Monte Shasta es espiritual. Foto: Archivo

Así que cuando viajes y conozcas el lugar ¡Cuéntame qué dato es el verdadera!

Y recuerda, ¡Nunca dejes de viajar!

Continua Leyendo

América

El “casado”, playas y recuerdos: un viaje padre e hijo a Costa Rica

Cada año viajo al extranjero con mi papá, esta ocasión a Costa Rica y fue ¡Un viaje inolvidable!

Viaje a Costa Rica. Foto: Jorge Peralta

Cada año mi papá y yo realizamos un viaje a algún país en el extranjero, con el fin de probar y conocer nuevos lugares, y así poder agregarlos al currículum de viaje, ¡Costa Rica era ideal!

San José, parte de nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Axel Peralta
San José, parte de nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Axel Peralta

Me entusiasmaba la idea de conocer otro país que no fuera México o Cuba, así que comenzamos a buscar hoteles y qué sitios iríamos a visitar en Costa Rica.

Selva Internacional Foto: Axel Peralta
Selva Internacional Foto: Axel Peralta

Mi papá quería relajarse y dejar atrás el estrés de la ciudad, por lo que buscaría playas para poder nadar y estar bajo el sol un buen rato.

Yo quería encontrar buenos restaurantes para poder conocer la gastronomía y los sabores de Costa Rica.

¡Manos a la obra!

Mi papá encontró los vuelos y el hotel en el que nos hospedaríamos, pero le propuse que, como Costa Rica tiene a un lado el Caribe y el Pacífico, fuéramos a ambas playas para saber la diferencia que había de un lado al otro.

Así estaba buscando opciones de hospedaje.

Él aceptó y buscamos hoteles u hostales en los que pudiéramos quedarnos por una noche y que contará con conexión a internet.

Comienza el viaje a Costa Rica

Para el viaje a Costa Rica tuvimos que tomar dos vuelos, el primero a Panamá y cuándo aterrizamos, mi papá y yo entramos en conflicto, pues no sabíamos en dónde estaba la puerta por la que salía nuestro siguiente vuelo.

Teníamos una hora para encontrar el hangar y formarnos para entrar, pero íbamos de un lado al otro perdiendo el tiempo.

¡A quién no le ha pasado algo similar en un viaje!

Hasta que un guardia nos señaló la forma rápida de llegar a la puerta, ¡Aún le agradezco!

Afortunadamente pudimos llegar y abordamos el avión sin tanto problema…

Comenzaron las complicaciones en el viaje a Costa Rica

Perdimos el primer día de seis que estaríamos en nuestro viaje a Costa Rica debido a la revisión de maletas, y cuando nos entregaron las maletas ya eran las 9 de la noche.

Al salir del aeropuerto, tomamos un camión que nos dejaría en el centro de la capital.

Toma panorámica en Puntarena de nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Axel Peralta
Toma panorámica en Puntarena de nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Axel Peralta

El trayecto fue de unos 30 minutos aproximadamente, y cuando estuvimos en las calles de San José buscamos un taxi para poder llegar al hotel.

Lo malo fue que el taxista nos perdió ¡Y tardamos 1 hora más en llegar! No tuvimos oportunidad de hacer mucho.

El “casado”, la gastronomía de Costa Rica en el viaje familiar

El hambre no nos dejaba en paz, los mapas de los celulares no indicaban nada abierto y teníamos que aventurarnos a viborear entre las calles para encontrar algo.

Casado Platillo Foto: Mexiticas
Casado Platillo Foto: Mexiticas

Cómo un milagro, encontramos un local y aquí vendían “guisados” típicos de Costa Rica: casados, arroz, frijoles, pollo, pescado y res.

Probablemente tengas una pregunta, y la hice qué era el “casado” y resultó ser una “comida corrida” de típica.

Incluye arroz con plátano frito, ensalada de lechuga con jitomate, frijoles y un guisado.

En nuestro viaje a Costa Rica conocimos el “casado”. Foto: Archivo
En nuestro viaje a Costa Rica conocimos el “casado”. Foto: Archivo

Así que pedí uno con pollo y me lo entregaron en menos de 5 minutos, mi papá, pidió un plato con pollo y preguntó si había tortillas… y ¡Rápidamente nos identifican como mexicanos!

El “casado” venía acompañado de una salsa que los locales afirmaban picaba demasiado, pero al probarla en la carne del pollo no se sentía demasiado el picor, en fin, mexicanos.

El sabor del pollo se compensaba bastante con la salsa y el arroz, los tonos neutros de la ensalada hacían juego con los tonos salados y poco picantes de la carne.

El “casado” es un plato con muchas variantes. Foto: Archivo
El “casado” es un plato con muchas variantes. Foto: Archivo

El plátano encaja con el sabor neutro del arroz, pero ésta variante del plátano era más dulce, por lo que para los paladares delicados y no tolerantes al picante el plátano será ideal para contrarrestar el sabor del chile.

El platillo de mi papá no parecía fuera de lo común, venía acompañado con ensalada solamente, y era parecido a un pollo frito, pero sin capear.

Con el estómago lleno nos regresamos al hotel y dormimos, ya que al día siguiente iríamos a Puerto Viejo y mi profesión gastronómica había tenido sus primeras experiencias.

Mochilazo en Puerto Viejo

Para llegar, tuvimos que tomar un autobús que nos llevara hasta allá, y ¡El viaje duraba 5 horas! Pues teníamos que llegar hasta el Caribe y nosotros estábamos en el centro.

El viaje no se hizo tan pesado, así que llegamos con energía y ganas de conocer Puerto Viejo, que la verdad es muy parecido a Cancún o Acapulco.

Puerto Viejo playa Foto Puerto Viejo
Puerto Viejo playa Foto Puerto Viejo

La gente es amable, el sol toca tu piel con gentileza, el calor hace que te de sed, la arena era suave, tersa y caliente, ¡Era como estar en casa!

Al bajar del autobús, buscamos el hostal en el que nos quedaríamos y desempacar las mochilas, pero antes pasamos a un mini súper, compramos un par de cervezas y unas cuantas botanas.

Playa Puerto Viejo Foto: Axel Peralta
Playa Puerto Viejo Foto: Axel Peralta

Fuimos a la playa y estuvimos bastante tiempo disfrutando de la relajación que tanto habíamos buscado, ¡Al fin! Claro, tomamos unas cuantas fotos y al anochecer buscamos un restaurante que nos habían recomendado los lugareños.

La Playa Negra era un establecimiento que ofrecía comida caribeña con el toque y sazón de Costa Rica, por lo que ya ansiaba probar dichos manjares.

Visitamos esta hermosa playa en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: My Guide Costa Rica
Visitamos esta hermosa playa en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: My Guide Costa Rica

Los manjares de la comida caribeña

Mi papá pidió un Cerdo en Salsa Caribeña y yo volví a pedir un Casado; la salsa del cerdo era agridulce, tenía tintes dulces y unos cuantos poco picantes.

La carne era suave y parecía estar marinada en una salsa similar ya que tenían un sabor parecido, aunque era ajeno a ella.

Venía acompañado de un tazoncito de frijoles negros, arroz blanco y ensalada.

Plato Casado Foto: Vivi L.
Plato Casado Foto: Vivi L.

Mi casado fue similar al de San José, sin embargo, lo probé con carne de res; el toque caribeño estaba presente en cada bocado, se sentía diferente al de la capital, más tradicional, y elaborado, ¡Un gran sabor!

Regresamos al hostal y vimos una película para quedarnos dormidos ya que al día siguiente iríamos en bicicleta a una de las playas vecinas, ¡Nuestro viaje a Costa Rica seguía!

Una bici que me lleva a todos lados

Siempre me ha gustado andar en bicicleta, pero casi nunca he podido, así que no desperdicié la oportunidad en nuestro viaje a Costa Rica, y le propuse a mi papá ir a pedalear un rato.

Viaje en bicicleta Foto: Jorge Peralta
Viaje en bicicleta Foto: Jorge Peralta

Rentamos unas bicicletas y nos fuimos por la mañana, pudimos admirar la vegetación de la selva y llegamos a la Playa Manzanillo.

Nos empapamos en la lluvia que salió de la nada, platicamos de muchas cosas, tomamos muchas fotos del camino, incluso disfrutamos de una bajada un tanto pronunciada.

Obviamente gritamos bastante y nos reímos de cómo sonábamos, ¡Nuestro viaje padre e hijo a Costa Rica estaba siendo una maravilla!

Playa Manzanillo Foto: Axel Peralta
Playa Manzanillo Foto: Axel Peralta

Llegamos a Manzanillo y resultó ser una reserva natural, caminamos por los senderos que iban y venían a las distintas playitas que había dentro de la reserva, ¡Y tomamos muchas fotos de éste maravilloso escenario!

Al terminar el día devolvimos las bicis, recogimos nuestras mochilas en el hostal y subimos al autobús para regresar a San José.

Ya que al día siguiente ¡Nos esperaba otra aventura!

Playa Manzanillo Foto: Jorge Peralta
Playa Manzanillo Foto: Jorge Peralta

Puntarenas, una visita en nuestro viaje a Costa Rica

Al día siguiente despertamos temprano y fuimos directo a la central camionera para llegar a Puntarenas, fue un viaje sin tantas complicaciones.

Llegando a nuestro destino, notamos que la experiencia sería totalmente diferente a lo que nosotros queríamos: el cielo estaba nublado, no había playas en las que pudiéramos estar.

Puntarenas Foto: Axel Peralta
Puntarenas Foto: Axel Peralta

Aún esperanzados de que todo fuera bien, caminamos en busca del hotel en el que nos quedaríamos.

Tomamos un camión que nos dejó en la esquina del hotel y entramos a registrarnos, éste era elegante y se veía que llevaba pocos años en funcionamiento, pues se veía limpio, nuevo y con poco uso.

Nuestra habitación y era enorme, tenía una cama King size, cafetera, un pequeño refrigerador y una televisión enorme; era la definición correcta del “cuarto perfecto para descansar”.

Puntarenas es uno de los lugares que visitamos en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Jorge Peralta
Puntarenas es uno de los lugares que visitamos en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Jorge Peralta

Continúa la experiencia gastronómica…

En el centro de la ciudad había varios restaurantes o “fondas”, entramos a una y nos atendió una señora muy amable, que nos llevó a nuestra mesa y nos reconoció como extranjeros.

Le recomendó a mi papá una sopa de mariscos, él accedió muy convencido de querer probar la sopa y yo volví a pedir un casado, ya teníamos una relación.

Mi casado fue un tanto diferente a los anteriores, pues en éste el arroz ya no era blanco, sino amarillo, mi carne de cerdo estaba jugosa y se acoplaba bien a los demás sabores, los frijoles parecían estar refritos y hacían juego con el arroz aún teniendo el plátano frito.

Arroz Amarillo Foto: Cocina delirante
Arroz Amarillo Foto: Cocina delirante

Quedé maravillado de que los casados varían entre cada región o lugar; depende del toque personal o la manera de prepararlos lo que lo define.

La sopa de mi papá se veía diferente a lo que habíamos pensado; era un caldo blanco con cilantro encima, trozos de pescado dentro, y lo curioso del asunto ¡Lo servían con un plátano!

La mesera nos dijo que el plátano le daría más sabor a la sopa, mi papá le creyó y se lo agregó.

Caldo de Pescado Foto: Axel Peralta
Caldo de Pescado Foto: Axel Peralta

Lo comió sin tanto problema y al terminar dijo que el sabor del plátano no afectaba tanto al de la sopa, pues no era dulce sino neutro.

Regresamos al hotel y vimos una película, platicamos un rato y nos dormimos para el día siguiente ir a Playa Naranjo.

Una vista asombrosa en el ferry

Cuando despertamos, mi papá me comentó que el hotel incluía un desayuno de 7 am hasta las 11 am, nos cambiamos rápidamente y alistamos todo para llevarnos las mochilas con nosotros.

Pedimos indicaciones a la recepcionista sobre cómo llegar al ferry y resultó ser más rápido de lo que habíamos pensado.

Compramos los boletos y subimos a la parte superior del ferry para poder apreciar la marea, las olas y el mar, ¡Una gran experiencia!

Viaje en Ferry  Foto: Jorge Peralta
Viaje en Ferry Foto: Jorge Peralta

El viaje fue de hora y media y cuando llegamos el guía del grupo comentó que había varias playas a las cuales ir, pero había que esperar un transporte.

Mi papá, como buen mexicano, dijo que lo haríamos a nuestra manera, así que caminamos al contrario que la gente que esperaba el transporte y encontramos un camino que nos llevó a una playa y un bar llamado “El Perla Negra”.

Unos tragos aquí nos regalaron amistades en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: My Guide Costa Rica
Unos tragos aquí nos regalaron amistades en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: My Guide Costa Rica

La playa y la medusa

Tomamos unas cuantas bebidas y nos hicimos amigos del dueño, quien nos platicó sobre sus ideas de hacer un hotel sobre el bar e incluso nos lo mostró.

Terminamos nuestras bebidas, bajamos a la playa tal y como el dueño nos había explicado, pero no era una playa como las que habíamos visitado, sino que tenía piedras en vez de fina arena y pasto cerca de la orilla.

Playa Naranjo Foto: Viatgelovers
Playa Naranjo Foto: Viatgelovers

Nos sentamos a platicar y el oleaje trajo una medusa; de lejos parecía una bolsa transparente pero cuando nos dimos cuenta sacamos los pies del agua para prevenir un accidente.

Una medusa pudo ocasionar un accidente durante nuestro viaje, ¡Pero la salvamos!

La sacamos del agua con ayuda de una rama que estaba cerca y la dejamos lejos de la orilla, por mera curiosidad recorrimos la costa viendo qué más podía haber, pero no encontramos nada excepto piedras porosas por la marea.

Nos sentamos a terminar de platicar y cuando dieron las 5 pm regresamos a donde estaba el ferry.

Con nuestras maletas en mano, subimos al pequeño barco y llegamos a Puntarenas de nuevo, solo para tomar aire y correr para tomar el camión a San José.

Último día: adiós, Costa Rica

Llegando al hotel arreglamos todo para regresar a México al día siguiente, pero le dije a mi papá “No nos podemos ir sin regresar a los casados del primer día”.

Fuimos de nuevo y encontramos a las mismas personas que nos atendieron la ocasión pasada, así que comenzamos a platicar sobre cómo había estado nuestro viaje y qué lugares habíamos visitado.

Casados Cena Foto: Buen día Teletica
Casados Cena Foto: Buen día Teletica

Nos dijeron que nuestros recorridos habían estado bien porque habíamos visitado lo más característico de cada lugar.

Para comer, mi papá pidió el mismo casado que yo, y ésta vez le agregué más salsa de la que debía, ¡Terminé enchilando demasiado y mi papá se empezó a reír de mí!

Ya era la hora de regresar

Por la mañana nos recomendaron un restaurante típico del centro en el que servían un “Hot Cake de maíz”, lo servían con crema, queso y su sabor era parecido a los panqués de elote que tenemos en Mexico

Era un platillo muy grande y muy delicioso, la crema y el queso le hacían juego porque le daban un toque fresco, cremoso y salado que contrastaba con la dulzura del maíz.

Hot Cake de Maíz Foto: Axel Peralta
Hot Cake de Maíz Foto: Axel Peralta

Cuando terminamos de desayunar, nos dirigimos al hotel por nuestras cosas y de ahí al aeropuerto, estuvimos esperando, hasta que nuestro vuelo estuvo listo para abordar y llegamos a Panamá.

Mi papá regresó por sus tenis que había visto en el vuelo de ida y parecía niño pequeño con su juguete nuevo.

Llegamos a la CDMX casi a las 11 pm y cuando finalmente estuvimos en casa, nos fuimos directamente a dormir.

Playa Negra fue uno de nuestros destinos en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Archivo
Playa Negra fue uno de nuestros destinos en nuestro viaje a Costa Rica. Foto: Archivo

Éste viaje a Costa Rica me dejó un recuerdo muy bonito junto a mi papá, sin dudarlo es uno de mis favoritos.

Atrévete a visitar Costa Rica y recuerda, ¡Nunca dejes de viajar!.

Continua Leyendo

América

Volcán Villarrica: ¡Atrévete a subir a la casa del diablo!

Uno de los volcanes más activos de América está esperando a aventureros como tú para desafiarlos ⛷

El volcán Villarrica es uno de los lugares más hermosos de Chile, pero también se considera uno de los volcanes más activos del mundo, ¿Te atreves a conocerlo?

Domina el volcán Villarrica, ¡Sube a la cima!

Volcán Villarrica

Ubicado en el Pueblo de Pucón se encuentra éste volcán de gran belleza, y desde que te acerques al lugar vas a poder admirar la espectacular vista.

El cono de nieve más activo de América Foto: Patricio Ramírez
El cono de nieve más activo de América Foto: Patricio Ramírez

Aunque este maravilloso cono de nieve se considera uno de los más activos de América vas a poder realizar un sinfín de actividades en él.

Podrás realizar exploración, senderismo, esquiar o subir al cráter del volcán para poder descender deslizándote por la nieve, ¡Estás listo!

Éste asombroso volcán está nevado casi todo el año

Lava en el Volcán Villarrica Foto: Avalancha Sport
Lava en el Volcán Villarrica Foto: Avalancha Sport

Ascenso al Volcán Villarrica, ¡Turismo extremo!

Si tu plan es subir todo el volcán debes de ir con un poco de tiempo, porque vas a tardar aproximadamente 5 horas, ¡Te lo imaginas!

Estarás tan cerca de la lava que vas a ser capaz de ver los chorros correr a tu alrededor, pero esto no se compara con la vista que tendrás en la cima, ¡Una experiencia inigualable!

Una vista espectacular desde la Sima Foto: Impulso viajero
Una vista espectacular desde la Sima Foto: Impulso viajero

Desde ahí podrás admirar la fantastica vista del pueblo de Pánuco y de otros volcanes de Chile, sin considerar la belleza de la naturaleza.

Para que realices esta actividad es recomendable utilizar una máscara de gas ya que sus emisiones son tóxicas para cualquier persona, ¡No se te olvide un seguro medico!

Cráter del volcán Villarrica Foto: Impulso viajero
Cráter del volcán Villarrica Foto: Impulso viajero

Campo de Ski

Aunque no lo creas vas a poder disfrutar las actividades de invierno casi todo el año, donde vivirás una divertida tarde familiar llena de nieve.

Tambien cuenta con andariveles para que vivas un divertido paseo en la nieve, ¿Te lo imaginas? Será una aventura maravillosa.

Andarrieles en el campo de Ski Foto: Los 40 Chile
Andarrieles en el campo de Ski Foto: Los 40 Chile

Parque Nacional Villarrica

Si no te gustan las actividades extremas, ¡No te preocupes! Admirar la belleza de este lugar desde muy cerca también es una experiencia.

Desde el Parque Nacional de Villarrica podrás disfrutar del paisaje y un campamento durante el verano al lado del lago.

Te imaginas estar a un costado del lago mientras admiras la belleza del volcán y los espectaculares árboles que lo rodean, ¡Es hermoso!

Parque Nacional Villarrica Foto: Pato Medina
Parque Nacional Villarrica Foto: Pato Medina

Tours al Volcán Villarrica

En Pánuco podrás encontrar una gran variedad de tours que se adapten a tu presupuesto y a tu nivel de locura.

Ahora que ya conoces un poco más del increíble volcán de Villarrica ¿Te atreves a subir y poner a prueba tu nivel de aventura?

Ascenso al Volcán Villarrica Foto: Disfruta Pucón
Ascenso al Volcán Villarrica Foto: Disfruta Pucón

Disfruta de Chile, sus paisajes y la belleza de la naturaleza que lo rodea, sin duda un lugar sorprendente que debes conocer.

Y recuerda, ¡Nunca dejes de viajar!


Continua Leyendo

Trending