Ya son varias las generaciones que se han divertido jugando con los bloques de Lego. ¿Quién no ha soñado que construye la casa de sus sueños mientras juega con esas piezas ensamblables? Seguramente son millones de personas, incluyendo los dueños de la marca quienes acaba de realizar el sueño  de toda una vida: La Casa de Lego.

¿Cómo es la casa de Lego?

Por si no lo sabias Lego nació en Billund, una pequeña ciudad danesa donde desde hoy se puede visitar The Lego House. Una experiencia que promete atraparte en todos los sentidos.

No creas que se trata de una atracción exclusivamente para niños, de hecho cuenta con un espacio dedicado para cada miembro de la familia. Su construcción de 12,000 metros  cuadrados alberga 3 restaurantes, salones para jugar y una terraza espectacular.

El Corazón de la casa de basa en dos áreas de exhibicion y 4 áreas de juego. Las zonas de juego están presentadas por diferentes colores representando un aspecto especial del aprendizaje y el juego. El rojo es para las habilidades creativas, el azul para las habilidades cognoscitivas, el verde para las sociales y el amarillo para las emocionales.

La construcción de la Casa de Lego tardo 4 años y millones de piezas. Una de las piezas más icónicas es el Árbol de la Creatividad. Una obra de más de 15 metros de alto que representa los valores  de la marca. Su tronco resistente que perdura el paso del tiempo así como una rama sin terminar que simboliza el continuo crecimiento de Lego.

El árbol es tan impresionante que si una persona se hubiera propuesto hacerlo se hubiera tardado 12 años. Utiliza 6 millones de piezas. Además durante su producción e instalación se invirtieron 26,000 horas.

La casa de Lego sin duda se convertirá en un favorito de los amantes de la marca. De hecho podrán verla antes de aterrizar, su inconfundible estructura de piezas gigante se puede ver desde el aire.

¿Cómo la visito?

Si quieres sumarte a los 250,000 visitantes que la recorrerán todo los años solo debes comprar tu boleto en su página oficial. Ahora que si no deseas pagar por entrar pero si quiere tomarte una selfie para el Instagram puedes probar alguno de sus restaurantes que son de libre acceso.

Cuando la visites no olvides mandarnos una foto de tu experiencia. Si se puede tráenos una caja de “ladrillos” para empezar a crear. #NuncaDejesDeViajar

Dejar respuesta